Usted está aquí:LocalesReporte 24
REPORTE24 ENTREVISTÓ A JUAN CARLOS GOYA, SECRETARIO DE DERECHOS HUMANOS DEL GOBIERNO DEL CHACO REPORTE24 ENTREVISTÓ A JUAN CARLOS GOYA, SECRETARIO DE DERECHOS HUMANOS DEL GOBIERNO DEL CHACO julio molisano reporte24
29
Julio

REPORTE24 ENTREVISTÓ A JUAN CARLOS GOYA, SECRETARIO DE DERECHOS HUMANOS DEL GOBIERNO DEL CHACO Destacado

Escrito por 
Publicado en Locales

En el marco de la intensa labor que se desarrolla en el organismo de derechos humanos del gobierno del chaco, REPORTE24 entrevistó a Juan Carlos Goya con el objeto de interiorizarnos de las actividades que se llevan a cabo en el área.

DELITOS DE LESA HUMANIDAD CONTRA SOLDADOS ARGENTINOS EN EL CONFLICTO POR LAS ISLAS MALVINAS

J.C. Goya: “Esta secretaría se presentará ante la corte interamericana con pruebas obtenidas por el contingente chaqueño en oportunidad de visitar las Islas Malvinas a través de los viajes humanitarios que se pusieran en práctica desde el gobierno del Chaco para que familiares puedan visitar a sus seres queridos que quedaron sepultados en el lugar o fueron muertos durante el conflicto. Recogieron envases de alimentos vencidos dos años antes del inicio de la guerra, el primer soldado argentino falleció por hambre y frío y además perecieron tres integrantes de los Pueblos Originarios. La tortura, estaqueamiento y la falta de provisión de alimentos a nuestros soldados por parte de las Fuerzas Armadas Argentina no pueden ser desconocido por la Corte Suprema de Justicia que desestimó la demanda por crímenes de Lesa Humanidad. En este sentido recalcó que los viajes humanitarios se continuarán realizando y destacó el compromiso de Domingo Peppo, candidato a gobernador, para dar continuidad a esta temática. El contingente argentino recorrió las trincheras y los pozos de zorro y recolectó pruebas que serán remitidas a la Corte Interamericana de Derechos Humanos para lograr la condena de los responsables de estos delitos.”

A 91 AÑOS DE LA MASACRE DE NAPALPÍ

...les extraían el miembro viril con testículos y todo, que guardaba la canalla como trofeo... Los de Quitilipi declararon luego que estos tristes trofeos fueron exhibidos luego, haciendo alarde de guapeza en la comisaría... Para completar el tétrico cuadro, la policía puso fuego a los toldos, los cadáveres fueron enterrados en fosas... hasta ocho cadáveres en cada una... (y algunos quemados).”

El funcionario resaltó el trabajo de instalar en la comunidad los verdaderos motivos por el cual fueron asesinados cientos de personas en Napalpí, vejadas, torturadas y hasta empaladas por el solo motivo de realizar reclamos por mejores salarios y que se abone en monedas no en vales. Más de 200 personas perecieron salvajemente a manos del ejército argentino y la policía de territorio.

UN POCO DE HISTORIA

Napalpí no fue una matanza aislada, sino una práctica recurrente del poder político y los terratenientes - con la mano de obra policial o militar - para privar a los pobladores originarios de su forma ancestral de vida e introducirlos por la fuerza al sistema de producción. Todos los historiadores revisionistas coinciden en esa mirada y, en el libro La violencia como potencia económica: Chaco 1870-1940, Nicolás Iñigo Carrera afirma: «Los aborígenes de la zona chaqueña vivían sin la necesidad de pertenecer al mercado capitalista. La violencia ejercida hacia ellos, por la vía política con la represión y por la vía económica tuvo como objetivo eliminar sus formas de producción y convertirlos en sujetos sometidos al mercado. [...] Se comenzó a privar a los indígenas de sus condiciones materiales de existencia. Se inició así un proceso que los convertía en obreros obligados a vender su fuerza de trabajo para poder subsistir, premisa necesaria para la existencia de capital. Un modo de vivir había sido destruido».

Además de someterlos, el gobierno quería ampliar los cultivos, dar tierra a grandes terratenientes y concentrar a los indígenas en reservas. Siempre la versión oficial, «civilizadora y cristiana», hablaba de malones o enfrentamientos despiadados. Pero los muertos siempre eran pobladores originarios. Acerca de estos imaginarios combates, el historiador Alberto Luis Noblía remarca que «las naciones aborígenes chaqueñas no practicaron el malón, usual en otros pueblos. Todo lo contrario, los inmigrantes llegados de Europa nunca fueron perseguidos por los entonces dueños de las tierras. Al contrario, el colono supo encontrar en el indígena mano de obra barata».

El 21 de julio de 1925 —un año después de la matanza—, el ministro del Interior, Vicente Gallo, reconocía los deseos del presidente Alvear: «El Poder Ejecutivo considera que debe encararse definitivamente, como un testimonio de la cultura de la República, el problema del indio, no sólo por razones de humanidad y de un orden moral superior, sino también porque una vez incorporado a la civilización será un auxiliar valioso para la economía del norte del país».

Los testimonios de testigos oculares hablan de unos doscientos muertos. Las fuentes coinciden en señalar que no hubo resistencia alguna por parte de los indígenas, por lo que el hecho fue, en la práctica, un fusilamiento masivo seguido de actos aberrantes:

   ...les extraían el miembro viril con testículos y todo, que guardaba la canalla como trofeo... Los de Quitilipi declararon luego que estos tristes trofeos fueron exhibidos luego, haciendo alarde de guapeza en la comisaría... Para completar el tétrico cuadro, la policía puso fuego a los toldos, los cadáveres fueron enterrados en fosas... hasta ocho cadáveres en cada una... (y algunos quemados).

Ninguno de los hombres que cometieron la masacre murió o resultó herido y nunca se realizó una investigación ni se llevó a juicio a los culpables.

ENTREVISTA: JULIO MOLISANO

DIRECTOR DE RED DIGITAL DE NOTICIAS WWW.REPORTE24.COM.AR

Visto 1655 veces Modificado por última vez en Miércoles, 29 Julio 2015 20:02
Valora este artículo
(0 votos)

Medios

REPORTE24 ENTREVISTÓ A JUAN CARLOS GOYA, SECRETARIO DE DERECHOS HUMANOS DEL GOBIERNO DEL CHACO Julio Molisano Reporte24