R24 EN VIVO

HIPERDIGITAL PARA REPRODUCTOR

Usted está aquí:NoticiasLocalesPEPPO Y REPRESENTANTES DE ENOHSA ANALIZARON EL ESTADO DE LAS OBRAS DE SEGUNDO ACUEDUCTO
REVALORIZAR LA MILITANCIA POLITICA COMO FACTOR DE CAMBIO REVALORIZAR LA MILITANCIA POLITICA COMO FACTOR DE CAMBIO julio molisano reporte24
18
Agosto

REVALORIZAR LA MILITANCIA POLITICA COMO FACTOR DE CAMBIO Destacado

Escrito por  POR JULIO MOLISANO
Publicado en Politica

POR JULIO MOLISANO/Distinguir al militante político del “puntero partidario” es primordial para fijar valores en la política, el Cuadro Militante es aquel que abraza la idea, se prepara de manera permanente para evolucionar, se preocupa por transformar la realidad de su barrio, trabaja en ello de manera constante y se transforma en una referencia necesaria en su comunidad. Un militante es una fuente de consulta, cuando llegas al barrio y preguntas por él la gente lo reconoce y te habla con respeto de ese militante, más allá de coincidir o no con la idea que defiende. El cuadro militante convence porque predica con el ejemplo, sus acciones van destinadas al conjunto y es un ser humano preocupado por la construcción de la plaza de su barrio, el mejorado de sus calles, por la instalación de la escuela, el jardín, la comisaría, etc. Esa militancia ennoblece y valoriza la política, con la fuerza del respeto por la idea y el compromiso social, el Cuadro Militante es una persona preparada para dar el debate necesario en cualquier ámbito, porque se capacitó, sabe y conoce de lo que habla, no discute, confronta con la idea y sienta una posición ideológica con conciencia social.

EL PUNTERO ES TODO LO CONTRARIO AL CUADRO MILITANTE

El “puntero partidario” es un invento de los factores de poder que de manera peyorativa intentan desmitificar al cuadro formado de la militancia, con la figura de “puntero” se describe a un camandulero barrial que se mete en un partido político (siempre elije el poder para sacar rédito) motivado por las prebendas y a través de la dádiva construye un poder en el barrio, junta carne para el que mejor pague sus servicios, es funcional a cualquier ideología, es barato relativamente porque no tiene compromiso político con nadie. Se distingue porque él es el primero en percibir los beneficios y lo hace notar para que vean los del montón que él es la solución porque tiene con qué sostener si le haces caso y lo seguís. El Puntero no tiene problemas en pactar con la mafia del barrio y hasta convertirse en el “jefe” si es redituable, porque él vive de la política, no construye factores de cambio sino que es el mejor ejemplo del mercenario. Son los cultores del éxito personal por sobre los logros del conjunto y si llegan a los cargos se convierten en un engranaje para la corrupción, los negociados y la avivada politiquera, son los que venden, trafican y destruyen.

COMO SE INTRODUCEN DENTRO DE LAS ESTRUCTURAS PARTIDARIAS

El dirigente, como su nombre lo indica: DIRIGE GENTE, lo que quiere decir que para tener éxito en su carrera política personal necesita juntar la mayor cantidad de personas que lo viven y ovacionen en cuanta aparición pública se presente, eso muestra fortaleza electoral para el conjunto de la comunidad. Indudablemente resulta más fácil “alquilar punteros” para juntar carne, mostrar muchedumbre y cantidad, es el camino más rápido siempre que se tenga billetera gorda y estructura. Una vez logrado el objetivo de llegar al cargo propuesto ese “dirigente” ya no tiene compromisos con el montón que lo vivaba, simplemente porqué ya le pagó “al puntero” el servicio de amontonar gente.

Ese dirigente no puede hacer política enmarcado en una estructura de cuadros formados porque no puede “alquilar gente”, tendrá que convencer y enamorar, el cuadro militante le va exigir una propuesta y la va cuestionar y debatir para introducir los cambios necesarios que integren a la comunidad a la que representa y llegado al objetivo-el cargo propuesto- hará valer el compromiso político que expresó en la campaña. Lo hará, porque el militante no es uno del montón-no es un puntero que amontona seres humanos- es el resultado de un trabajo territorial que aportó a un Proyecto Político que tiene que gobernar para el conjunto, representa a su comunidad. Bajar la calidad de acción de un cuadro militante es denigrar a la política como factor de cambio real para los pueblos, dejar de lado la mística, la capacitación, la conciencia social y el compromiso es banalizar la política convirtiéndola en politiqueria. Hoy el cambio es volver a revalorizar la actividad militante, profundizarla y comprometerse de manera decidida para lograr el objetivo de una patria justa, libre y soberana con un Pueblo feliz con pan, paz y trabajo.

Visto 2002 veces Modificado por última vez en Martes, 18 Agosto 2015 20:16
Valora este artículo
(2 votos)

Medios

LAS INUNDACIONES Y LAS JORNADAS SOLIDARIAS QUE OCULTAN QUIENES FALSEAN LA VERDAD Julio Molisano Reporte24