Lo Ultimo! :

R24 EN VIVO

Usted está aquí:NoticiasPoliticaCORTES, EXABRUPTOS Y UNA CIUDAD VACÍA: EL BALANCE DEL PARO OPOSITOR
RESISTENCIA: LA PLAZA DE LOS EXCLUIDOS, ALLÍ DUERMEN PERSONAS QUE SON EXPULSADAS DE LAS POLÍTICAS PUBLICAS RESISTENCIA: LA PLAZA DE LOS EXCLUIDOS, ALLÍ DUERMEN PERSONAS QUE SON EXPULSADAS DE LAS POLÍTICAS PUBLICAS julio molisano reporte24
02
Noviembre

RESISTENCIA: LA PLAZA DE LOS EXCLUIDOS, ALLÍ DUERMEN PERSONAS QUE SON EXPULSADAS DE LAS POLÍTICAS PUBLICAS Destacado

Escrito por  JULIO MOLISANO
Publicado en Locales

ENRROLLAN SUS CALCHAS DE DORMIR Y SALEN A REBUSCARSE...

La plaza 25 de mayo de la capital chaqueña es el lugar donde pernotan los excluidos de la nueva gestión. Una situación que no se veía hace muchos años está siendo moneda corriente en esta nueva etapa de la gestión de Mauricio Macri en la argentina, con sus políticas de ajuste, recesión y enfriamiento de la economía que destruyó el mercado interno dejando trabajadores sin sus fuentes de trabajo por el cierre de la pequeñas y medianas empresas que son el motor de la economía interna. Solo basta pegarse una vuelta por la plaza central de Resistencia para ver la cantidad de gente que duerme y vive en su espacio verde, jóvenes, gente de edad y hasta familias ocupan el lugar para dormir, más allá del frío, las inclemencias climáticas y las altas temperaturas que fluctúan de manera incesante.

Vivir a la intemperie es el recurso que les queda a los excluidos del sistema, aquellos que están fuera de todo, esas personas que están al margen de los anuncios del estado, de las políticas públicas y del dialogo tan promocionado por esta “nueva manera de hacer política”, donde la gente, el ser humano, solo pasa a ser un número dentro de la estadística, si se quiere, podemos afirmar que se trata de la deshumanización del estado que a pesar de los esfuerzos que realizó la anterior gestión retornó a la crisis social de los años noventa donde la desesperanza, el abandono solo destruye a los sectores más vulnerables de la comunidad argentina.

El Chaco, que fue una provincia INVIABLE, que ni siquiera podía abonar los sueldo de la administración pública tuvo un veranillo recomponedor durante la gestión de Jorge Capitanich, donde la reactivación económica permitió que el estado pueda realizar obras impensables como rutas, escuelas, acueductos, hospitales, la instalación de empresas, fabricas que dieron esperanzas a la población, la construcción de más de 50 mil viviendas permitió el influjo de la construcción y dio trabajo, fortaleció la economía local y fomentó el crecimiento, pero hoy eso desapareció y retornó el vacío de la época de Ángel Rozas, donde los funcionarios del estado eran los nuevos millonarios en medio de la miseria, la desocupación y la desesperanza de un Chaco inviable. La hambruna a la que fueron sometidos los pueblos originarios abandonados totalmente por el estado será recordado como “un genocidio étnico”, el ensanchamiento de la frontera de la soja expulsó del monte y los condeno a la desnutrición y la proliferación de enfermedades propias de la miseria, el arsénico 04 del agua que ingerían en la zona del Impenetrable, en la primera gestión de Ángel Rozas fallecieron 3.500 niños por causas evitables(hambre, desnutrición y falta de atención de salud) y eso fue empeorando hasta el punto que La hija de un cacique radical, Mabel Pino Fernández, apareció en Resistencia con 41 años y solo 20 kilogramos de peso, con distintas enfermedades, fue traída desde la zona del Impenetrable en un intento desesperado por salvarle la vida, al poco tiempo falleció a causa del deterioro organico que padecía, luego siguió Rosa Molina con las mismas causas y se descubrió que la propaganda del gobierno de la “Alianza Frente de todos” –hoy cambiemos- se llevó puesta la caja del estado y en su camino dejó abandonado no solo a los pueblos originarios sino que sobre una población de menos de un millón de habitantes dejó 470 mil pobres, 238mil indigentes y 115 mil desocupados, ese fue el resultado del “modelo Chaco” que escondieron detrás de una formidable campaña publicitaria solventada por los recursos del estado. No, no me quedé en el tiempo, toda esa pesadilla esta emergiendo y vuelve a ser realidad, córranse a la Plaza, allí pernotan los nuevos excluidos.

CRECIÓ LA DESIGUALDAD EN EL ÚLTIMO AÑO

El 10% más rico logró ganarle a la inflación y, en la otra punta de la pirámide socioeconómica, el 10% más pobre perdió por goleada. Así lo detalló el último informe elaborado por el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz.

La desigualdad económica creció entre el segundo trimestre de 2015 y el mismo período de 2016: aumentó hasta un 8 por ciento. Esa brecha entre los más pobres y los más ricos de la Argentina se expresa en que el 10% de los argentinos con mayores ingresos lograron sacarle 10 puntos de ventaja a la inflación. Pero el 10% de los trabajadores que tienen los salarios más bajos perdieron hasta 19 puntos si se cuenta el ingreso principal y esa caída contra la suba de precios se achica hasta 11 puntos si se suman todos los ingresos del hogar.

"La desigualdad medida por Gini se incrementó entre un 4 y un 8% de a acuerdo a sí se toma el Ingreso per cápita familiar (IPCF) -que mide todos los ingresos que tiene una familia- o el Ingreso por ocupación principal (IOP), respectivamente. En el mismo período, el indicador de Bienestar de Sen retrocede un 1% (esa moderada caída se debe al poco realista incremento real en el ingreso per cápita familiar promedio de los hogares informado por la EPH)", señaló el último informe sobre distribución del ingreso elaborado por el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO).

El análisis del CESO se elaboró en base a indicadores estadísticos que permiten suplir el índice de Gini, que se usa para medir la desigualdad y que el INDEC dejó de publicar en el segundo trimestre de 2016. La medición tomó el período 2003 a 2016. Entre los primeros diez años se produjo "una clara mejoría" en los primeros diez años, donde el coeficiente de Gini del IPCF y del IOP se redujeron en un 23% (un menor valor implica una mayor equidad distributiva).

Al mismo tiempo, el índice de Bienestar de Sen (que toma en cuenta la mejora distributiva junto al incremento en el ingreso real de los hogares) mejoró un 114 por ciento. "La devaluación de comienzos de 2014 generó un deterioro de los indicadores de desigualdad y bienestar, que luego se recuperan hacia comienzos de 2015 en el caso de los coeficientes de Gini. El indicador de Bienestar, si bien mejora en 2015, no logra recuperar los valores previos", precisó el trabajo.

Pero entre 2015 y 2016 la desigualdad "se incrementó de acuerdo a la evolución de todos los indicadores de ingreso y de distribución", que determinó que "sólo los hogares de mayor nivel de ingresos le ganaron la carrera a los precios". En los estratos medios, al medir la carrera contra los precios por ocupación se observa una pérdida pero se puede llegar a un empate si se incorpora el ingreso per cápita por hogar y se suman los ingresos por todo concepto.

Pero los ingresos de los estratos más humildes perdieron ampliamente frente a la inflación. A su interior, el deterioro de los ingresos reales fue más pronunciado cuando menor es nivel de ingresos.

Visto 426 veces Modificado por última vez en Miércoles, 02 Noviembre 2016 12:23
Valora este artículo
(1 Voto)