R24 EN VIVO

HIPERDIGITAL PARA REPRODUCTOR

CINCO PROBLEMAS QUE CAUSAN LOS PIERCINGS EN LA BOCA CINCO PROBLEMAS QUE CAUSAN LOS PIERCINGS EN LA BOCA julio molisano reporte24
15
Enero

CINCO PROBLEMAS QUE CAUSAN LOS PIERCINGS EN LA BOCA Destacado

Escrito por 
Publicado en Salud

CADA VEZ SON MÁS FRECUENTES LAS COMPLICACIONES OCASIONADAS POR PERFORARSE LA BOCA. EN ESTA NOTA, LOS RIESGOS MÁS FRECUENTES.

La Universidad Rey Juan Carlos de Madrid realizó un estudio recientemente sobre las complicaciones que sufren las personas que llevan piercings en la boca y ha constatado que el 72% ha sufrido alguna molestia posterior a su colocación.

"Muchas personas llevan piercings en la boca sin saber que pueden provocar multitud de perjuicios para la salud bucodental", aseguró José Andrés Sobrino, Profesor de Odontología de la URJC y uno de los responsables de la investigación.

Las más frecuentes son:

Dolor e inflamación

Entre 6-8 horas después de una perforación lingual los tejidos circundantes empiezan a inflamarse, incrementándose el proceso durante los 3-4 días siguientes.

En casos extremos, si la la lengua se inflamada excesivamente puede bloquear las vías respiratorias y causar dificultad para respirar.

Hemorragia prolongada

La lengua es un órgano muy vascularizado, lo que significa que tiene muchas arterias y venas por lo que las hemorragias son frecuentes durante y después de la perforación.

Si la aguja atraviesa un vaso sanguíneo durante la colocación del piercing, puede producir una hemorragia que sea difícil de controlar y causar una pérdida importante de sangre.

Recesión gingival

Una de las complicaciones más importantes y frecuentes es la recesión gingival que implica la inflamación de las encías.

La retracción de las mismas puede alcanzar hasta entre 2 o 3 mm o pueden incluso alcanzar la unión mucogingival, produciendo la movilidad y posterior pérdida de los dientes afectados.

Este tipo de lesiones se producen en casi la mitad de los portadores de piercing en la boca.

Alteración del gusto

La lengua es un órgano inervado que tiene tres tipos de nervios los que regulan la sensibilidad general, los responsables de las sensaciones gustativas y los motores.  Por consiguiente al hacer una perforación se corre el riesgo de lesionar algún nervio y como consecuencia alterar el sentido del gusto o la función motora según cual se afecte.

Este tipo de lesiones son más frecuentes con los piercing dorsolaterales que con los dorsoventrales.

Fractura dentaria

El contacto del piercing bucal puede fracturar los dientes y romper restauraciones, como las coronas o las fundas y es más frecuente de lo que puede parecer ya que los que se lo colocan tienden a jugar con él, empujando el metal contra los dientes lo que suele ser causa de huecos interdentales y otros problemas.

Visto 1588 veces
Valora este artículo
(0 votos)

investlateral