R24 EN VIVO

Usted está aquí:NoticiasPoliticaÚLTIMA ENCUESTA EN PROVINCIA DE BUENOS AIRES: CRISTINA KIRCHNER VA PRIMERA Y LEJOS LA SIGUE BULLRICH
A los 82 años falleció el dirigente peronista Adam Pedrini A los 82 años falleció el dirigente peronista Adam Pedrini DIARIO NORTE
27
Enero

A los 82 años falleció el dirigente peronista Adam Pedrini Destacado

Escrito por 
Publicado en Politica

Adam Pedrini.

Había nacido el 29 de octubre de 1932 y a lo largo de su extensa carrera política llegó a ser diputado nacional por el Justicialismo. Sin embargo, por sobre todas las cosas, fue un testigo lúcido de la historia política del siglo veinte y un reconocido militante, valorado por su compromiso “en todas las épocas, especialmente en las más duras”.

A título de homenaje, reproducimos un artículo escrito cuando era legislador, en el que Pedrini a su vez homenajeaba a un irreemplazable de la política nacional.

Mi homenaje y recuerdo a Raúl Alfónsín

Hacía unos meses. Había recuperado mi libertad. Corría el mes de marzo de 1977, y en el aeropuerto de la Ciudad de Buenos Aires, solo, sentado en una silla y con una pequeña valija, encontré a Raúl Alfonsín. Nos estrechamos en un fuerte abrazo y ambos nos sentamos. Le pregunté a donde viajaba y me contestó: “A Córdoba a interesarme por unos presos políticos”. Recuerdo que le contesté: “ Mirá Raúl, que no aflojás ¿eh?”, y me respondió: “No lo voy a hacer mientras tenga vida. Pero vamos a vencerlos”.

Me invitó a concurrir, a unas oficinas, ubicadas en un viejo edificio sin ascensor, que pertenecían al inolvidable dirigente socialista de Santa Fe, Guillermo Estévez Boero, y estaban ubicadas en Avenida Entre Ríos 36.

Allí nos reuníamos los miércoles a la mañana, a comer siempre lo mismo: un bife de chorizo con una ensalada de lechuga, y un vaso de agua que nos preparaba una señora. Cada uno, pagaba lo suyo. En estas reuniones concurrían; Conrado Storani, Raúl Borrás; el Coronel Cesio, el dueño de casa, Bernardo Grispun, Raúl Alconada Sempé y algunos invitados que iban rotando por semana. El tema recurrente, era tratar de conseguir la libertad posible de presos políticos que purgaban su militancia democrática en las mazmorras de la dictadura.

Cuando ya Raúl Alfonsín, era Presidente electo, en el departamento de quien sería su ministro del Interior, Antonio Tróccoli, nos encontramos y yo estaba acompañado por Deolindo Felipe Bittel. Allí nos adelantó “con secreto de confesión”, que pensaba juzgar a los militares, que habían conducido el Proceso Militar. Bittel le recomendó prudencia, sobre todo porque los militares conservaban a pesar de su descrédito total que coronaron con la derrota en Malvinas, la soberbia armada.

Alfonsín era una roca milenaria, que nadie podía con sus convicciones y sus pensamientos, cuando los tenía elaborado y decidido. El mundo se conmocionó ante el anuncio que el nuevo gobierno democrático juzgaría a los jerarcas militares. Había un solo antecedente mundial equiparable al nuestro: El Tribunal de Nuremberg que juzgó a los jerarcas nazis.

Estos rasgos ligeros en homenaje al espacio disponible, sobre Raúl Alfonsín y su política de Derechos Humanos, no se pueden discutir. Es por ello, que sentí un profundo dolor cuando, el ex presidente Néstor Kirchner, desde las puertas de acceso a la Escuela de Mecánica de la Armada, pidió perdón, al Pueblo Argentino, porque nadie había hecho nada hasta que él llegó al gobierno en defensa por Derechos Humanos.

Justamente él, haciendo esta acusación, cuando durante el Proceso Militar, no presentó jamás un Habeas Corpus, ni un Recurso de Amparo a favor de los detenidos por la dictadura. Al contrario, hay testimonios fotográficos que revelan su muy buena relación con los militares de Santa Cruz. De la actual Presidente no abro juicio de valor, porque en definitiva, ignoro si es o no abogada. Dicen los santacruceños, que dice serlo y así la anuncian, pero nunca nadie vio el título.

Terminando estas líneas hechas al correr del teclado, en este nuevo aniversario del instaurado Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, quiero rendir mi homenaje y mi admiración por el coraje cívico demostrado por mi amigo inolvidable y tan querido, como lo fue y es el Doctor Raúl Ricardo Alfonsín, Padre de la Democracia Argentina.

Visto 1752 veces
Valora este artículo
(0 votos)