R24 EN VIVO

23
Septiembre

COMO HACER UN PAN INTEGRAL PERFECTO

Escrito por
Publicado en Informacion General
Visto 1485 veces

EL EQUIPO DE COCINA DE COCU BOULANGERIE COMPARTIÓ CON INFOGOURMET TODOS LOS SECRETOS PARA HACER ESTA RECETA PERO DE FORMA TRADICIONAL: CON MASA MADRE.

La masa madre es una mezcla de harina y agua expuesta durante días a levaduras salvajes presentes en el ambiente. Una vez obtenido el fermento, se lo conserva alimentándolo con más harina. Es la forma tradicional por excelencia de hacer pan, anterior a la domesticación de las levaduras.

Sólo un puñado de panaderías en el mundo conservan intacto este sistema de elaboración, que le confiere al pan una nota especial, única, como el linaje de la masa madre utilizada. Es el caso de Cocu, que panifica usando una levadura que acaba de cumpli 40 años de vida.

Para poder replicarlo en casa, los tres jóvenes franceses que llevan adelante este emprendimiento, compartieron con InfoGourmet todos los secretos para hacer un pan integral perfecto y de manera tradicional. Tomá nota.

Pan integral

Cantidad: 1 pieza / Tiempo de preparación: 3 horas / Nivel de complejidad: medio

Ingredientes:

• Harina integral orgánica, 1 kilo

• Sal, 1 cucharada

• Agua, 750 cc

• Leche en polvo, 60 gramos

Masa madre:

• Harina 000, 100 gramos

• Levadura, 25 gramos

• Azúcar, ½ cucharadita

Preparación:

1. En un recipiente mezclar una cucharada de harina con la levadura, la media cucharadita de azúcar y un chorrito de agua, lo suficiente como para lograr una mezcla cremosa. Cubrir y dejar leudar 20 minutos.

2. Formar una corona con la harina, disponer en el centro los ingredientes y la sal por afuera. Amasar unos minutos y dejar descansar 1 hora.

3. Amasar una vez más para sacar el gas del interior de la masa; dejar descansar otra 1 hora.

4. Darle forma al pan; taparlo con una tela y dejarlo descansar 1 hora.

5. Hornear a 210°C, entre 45 minutos y 1 hora.

COCU

Dónde: Malabia 1510, Palermo

Tel.: 4831-4675

Más info: www.boulangeriecocu.com

FB: COCUboulangerie / TW: CocuBoulangerie

06
Septiembre

LA PRIMERA TEMPORADA DE BORGEN SE ESTRENÓ EN 2010 Y CAPTURÓ A LA AUDIENCIA EUROPEA. HOUSE OF CARDS PERMANECE EN NETFLIX Y THE WEST WING FUE EDITADA EN DVD.

AL PIÉ DE LA NOTA UN CAPITULO ENTERO DE LA SERIE

Producida por la televisión pública danesa (DR), la primera temporada de Borgen se estrenó en 2010 y capturó a la audiencia europea. En 2012, DR confirmó la realización de dos nuevos ciclos, mientras que los guionistas, el director y la protagonista ganaron el premio BAFTA (que otorga la Academia Británica de Cinematografía) en sus rubros respectivos. En Argentina, acaba de concluir la emisión completa por Sundance Channel (DirecTV). A propósito del debate en torno al papel que juegan las corporaciones de medios en los procesos democráticos y de los puntos de contacto con House of Cards y The West Wing, Borgen vuelve a ser noticia en los principales foros de televisión.

Según consignó Tiempo Argentino, el primer episodio comienza tres días antes de las elecciones en Dinamarca. La disputa es entre el Partido de la Libertad (la derecha liberal gobernante) y el Partido Laborista (aspirante a sustituirla). "Como pasa siempre en la política danesa, la lucha es por el centro", explica Birgitte Nyborg (Sidse Babett Knudsen a quien vimos en la película Después de la boda), líder de los "Moderados". Esa mujer de, más o menos 40 años, casada, madre de dos niños, sospecha que "los daneses tienen hambre de cambio, aunque no saben exactamente hacia dónde". De hecho, ella misma parece no estar segura de qué dirección tomar.

Sin embargo, dejará trazado el camino al retirarle el apoyo al laborismo, tras la decisión del candidato de ese partido, de repatriar a los asilados políticos iraquíes. La negativa de Birgitte a retroceder en esa postura, precipitará una crisis sin precedentes (¡bienaventurados sean los daneses!), que pondrá en rojo las encuestas: "Las escuchamos, pero no nos dejamos que dicten nuestra política", será la réplica de Nyborg.

A diferencia de House of Cards y The West Wing que naturalizaron el tráfico de influencias y chantajes entre la corporación política y las corporaciones de medios hasta indiferenciarlas.

Como no podía ser de otro modo, la cadena TV1 (la más grande de esa Dinamarca que imagina Borgen, a imagen y semejanza de la verdadera), organiza un debate preelectoral con los líderes de todos los partidos. Esa noche, Birgitte va a torcer la balanza con sus declaraciones: "Me hice política porque alguna vez tuve fuertes convicciones sobre lo que debería ser el mundo. Aún las tengo. Creo que vivimos en una sociedad multicultural por lo que es una pérdida de tiempo discutir cómo evitarla… Creo que es un mito que todos seamos iguales y tengamos las mismas posibilidades… El libre mercado no es la mejor cura para la inequidad social… Debemos inventar una nueva forma de comunicar y de hacer la política."

Aquí hay que abrir un paréntesis para explicar algunos detalles. El Reino de Dinamarca (según Gallup, el país menos corrupto del planeta y "uno de los mejores para vivir") está integrado por un territorio continental, Groenlandia y las islas Feroe. Desde mediados del siglo XIX, el sistema de gobierno es la monarquía constitucional. Esto quiere decir que, aunque hay una reina (Margarita II), el poder ejecutivo está en manos del consejo de ministros multipartidario, presidido por uno de ellos que actúa como "primero entre iguales". En síntesis: el gobierno se basa en el consenso.

Volvamos a la ficción. Birgitte es elegida Primera Ministra (PM). No obstante, así como Borgen recrea las tensiones que sacuden el Palacio de Christiansborg (cede de los poderes del Estado, cuyo apodo popular da título a la serie), también desvía la cámara hacia la reportera Katrine Fønsmark, conductora estrella de TV1. Desde allí, va a interpelar la ligereza con la que un canal de TV depone el rigor informativo y la ética periodística, para sucumbir a la primicia y el escándalo, aún a costa de hacer peligrar la gobernabilidad. Desde esa perspectiva, se aluden el derecho de la sociedad a recibir información confiable, la obligación del cronista de preservar sus fuentes, el interés de los servicios secretos en vulnerarlas, la libertad de prensa y la autocensura.

Una tercera línea argumental, se ocupa de Kasper Juul, encargado de la comunicación y las relaciones con la prensa de la PM. Se trata de un operador eficiente, liviano de escrúpulos y excedido en secretos al que, a menudo, su jefa debe reprobar: "Usted vende nuestras políticas, pero yo las hago, ¿entiende?"

Yendo del Palacio al living, Borgen detiene su foco en la vida privada de la PM. Desde la preocupación por el excedente de kilos, hasta la inconveniencia de que el esposo retenga acciones de una empresa que fue favorecida por el gobierno, sirven para poner en primer plano las transformaciones que, a lo largo de la serie, van a reformatear el carácter de la protagonista.

A diferencia de House of Cards y The West Wing que naturalizaron el tráfico de influencias y chantajes entre la corporación política y las corporaciones de medios hasta indiferenciarlas, Borgen se permite establecer una distancia crítica respecto de esa circunstancia. A través de un relato despojado de espectacularidad, logra triangular política, medios y comunicación en el mismo engranaje dramático. A veces Birgitte y Katrine, otras Birgitte y Kasper van a alternarse como contrafiguras complementarias. Cuando la PM aplique pragmatismo para satisfacer los intereses de la comunidad ("Gobierno también para los que no me votaron"), quedará enfrentada a una periodista que, por defender la verdad, tendrá que renunciar a su empleo. En cambio, cuando sea el asesor de prensa el que manipule los hechos para convertirlos en una arenga emotiva, la PM romperá los papeles para avivar la conciencia del ciudadano danés.

Por primera vez en la historia de la TV, la actualidad política ficcionalizada altera las mediciones de audiencia. Habrá que prestar atención al "fenómeno". Porque no es lo mismo que encabece los créditos una televisión pública, a que lo haga una mega empresa de entretenimientos, probablemente, asociada a las propias cadenas informativas.

05
Septiembre

Matias Acevedo, bartender de NH Collection Jousten, compartió con InfoGourmet uno de los tragos emblemáticos de la nueva propuesta de Happy Breaks del hotel.
Ideal para distenderse y "hacer barra" después del trabajo, la cadena de hoteles NH se sumó a la movida de los happy hours y ofrece tragos sofisticados pero en un ambiente relajado.
"Por la proximidad del hotel con la Bolsa de Comercio, los hombres de negocios son los que más vienen. Buscan la tranquilidad y la posibilidad de tomar un trago al paso", explica Matias Acevedo, bartender de NH Collection Jousten, un lugar con una alucinante fachada andaluza y cuya edificación data del 1928.
Abierto a todo público, la nueva propuesta de Happy Breaks incluye finger food como bouquet de ravioles, pinchos de pollo con crema de lima a langostinos grillados, entre otros platos muy bien logrados. Y para quienes quieran regresar en otra oportunidad, el restaurante tiene una cocina de autor con una fuerte impronta española que también vale la pena conocer.
En cuanto a tragos, la barra cuenta con una variada carta que ofrece desde clásicos como el Dry Martini, Manhattan, pasando por las tropicales caipirinhas, daiquiris, cervezas y el mate tonic, un trago que no defrauda por su sabor original, fresco y seco. Además, lleva Principe de los Apóstoles, el gin nacional que creó el bartender Renato "Tato" Giovannoni.
"Para que no sea un trago tan amargo, la clave es agregar almíbar de mate cocido"
Para que te tientes con el trago emblema de la "casa", Matias Acevedo compartió con InfoGourmet la receta para hacer un mate tonic perfecto. "Para que no sea un trago tan amargo, la clave es agregar almíbar de mate cocido", aclara.
Mate tonic
Ingredientes:
• Gin Apóstoles, 2 oz (60 ml)
• Aperol, 0.75 oz (25 ml)
• Jugo de lima, 0.5 oz (15 ml)
• Yerba mate en polvo, 1 cucharadita
• Agua tónica, c/n.
Método: directo. Servir los ingredientes, integrar y completar con tónica.
Cristalería: copón sin tallo. Hielo 4 o 5 rocas.
Decoración: piel de pomelo y menta.
Happy Breaks
Cuándo: de lunes a viernes, de 18 a 21 hs.
Dónde: NH Crillon, City Hotel NH, NH Collection Jousten, NH Collection Lancaster, NH 9 de Julio, NH Tango.
Más información: www.nh-hotels.com
FB: NH.Hotels.AR / TW: nhhotelsar

01
Septiembre

GUILLERMO VÉLEZ, DE 64 AÑOS, ES INSULINO-DEPENDIENTE, PADECE PROBLEMAS CARDÍACOS Y UNA RETINOPATÍA DIABÉTICA PROGRESIVA.

El pedido de un paciente volvió a poner sobre el tapete un tema generador de controversias: la eutanasia.

Guillermo Vélez es insulino-dependiente, padece problemas cardíacos y una retinopatía diabética progresiva. A sus 64 años, basándose en la expectativa de vida que le señalaron los médicos, el barilochense realizó un pedido a la Justicia para que le otorguen “el beneficio de la eutanasia”.

"Sin previsión social ni pensión alguna, sin vivienda y sin posibilidades de una vida digna es que solicito se me otorgue el beneficio de la eutanasia, ya que tampoco puedo soportar el sufrimiento psicológico y moral de esta vida que no es digna de un ser humano", señaló el hombre radicado en Río Negro, según indica el sitio Diario 26.

"No puedo soportar el sufrimiento psicológico y moral de esta vida que no es digna de un ser humano"

El pedido lo formula "en razón de los horribles dolores que sufro actualmente por mi enfermedad y por mi actual situación de exclusión social, llevando muchos meses sin salario ni recurso alguno que me permita mantenerme dignamente".

“Estoy pidiendo la eutanasia porque no quiero vivir así, no tanto por las cosas materiales sino porque mi dignidad está destruida. Soy católico y no me puedo suicidar. No puedo caminar, no puedo trabajar y no quiero vivir de la caridad", concluyó.