R24 EN VIVO

24
Octubre

La vedette convirtió su página de Facebook en un particular retrato de su vida íntima

Alejandra Pradón volvió a ser noticia. Esta vez, la vedette que supo ser la reina de los teatros a fines de los 90 arribó al mundo de las redes sociales para compartir su intimidad con los fanáticos que la siguen.

La rubia retrata en Facebook su bizarro mundo, rodeada de mascotas de diva de Hollywood, platos caseros de comida y fotos realimente subidas de tono, una mezcla bastante particular.

Pero no todo queda ahí; la ex chica Gasalla se anima a mostrar momentos tan íntimos como son la hora de la ducha y la pileta de la cocina con los platos sucios.

Desprolija, bizarra, sexy, atrevida o vanguardista, la Pradón sí que sabe cómo provocar.

18
Octubre

Ingrid Beck, la directora de la satírica publicación, habló con INFOnews y calificó la medida como "indignante". Aunque ya sucedió lo mismo con otra publicación que también involucraba a Jorge Bergoglio, afirmó: "No nos asombra, pero a la censura y al insulto nadie se acostumbra".

Fuerte debate por la polémica tapa de la revista Barcelona

La polémica se desató luego de que la Revista Barcelona publicara una nueva tapa con la leyenda "Putazo" como título principal, y una foto del Papa Francisco maquillado y con aritos.

"Influída por Francisco, la Iglesia Católica se abre por primera vez a 'sodomitas, invertidos y demás enfermos de homosexualismo'. La decisión del Sumo Pontífice argentino de tolerar a 'afeminados, depravados tragaleches', pone fin a siglos de discriminación y condena moral para dar inicio a una era 'manfloro friendly'. ¿Nace el movimiento de sacerdotes por el tercer sexo? ¿Será Bergoglio el 'Papa de los culorrotos'?", afirmaba la tapa de la publicación satírica.

Además de las críticas y el durísimo cruce que su directora, Ingrid Beck, mantuvo con el periodista Eduardo Feinmann, un nuevo capítulo se escribe en esta historia: ahora Facebook cerró (se supone que momentáneamente) la cuenta de la Revista Barcelona por tener "contenido inapropiado".

En diálogo con INFOnews, Beck explicó que no es la primera vez que esto sucede. De hecho, lo mismo ocurrió con otra tapa que involucraba al Papa: "Que nos chupen la Bergoglio".

"Es indignante, pero no podemos hacer nada, más que bancar y putear", se descargó Beck, y explicó que, a través de algún usuario que hizo la denuncia, de esta manera Facebook obligan a levantar la tapa de la red social. "Por más que no es la primera vez, a la censura y al insulto nadie se acostumbra", afirmó.

Según explicó, "supuestamente, se suspende por un par de horas", y mientras tanto desde la Revista pueden entrar a la cuenta pero no publicar contenido: "Que Facebook censura ya es sabido".

Sobre Feinmann, Beck sostuvo que tomó la decisión de dialogar con el periodista de C5N para promocionar la revista. "Consulté con mis compañeros la conveniencia de hacer nota con él y decidimos que sí, que serviría como promoción. Pensaba que estaba bien pero no fue una buena idea".

"La gente se indigna con pelotudeces"

"Vos te considerás muy evolucionada y muy viva con estos chistes, Ingrid. ¿Creés que faltándole el respeto al Papa de esta manera hacés periodismo?", le retrucó Feinmann durante el móvil de ayer. En ese sentido, Beck explicó que no ve el programa del periodista y que no imaginaba que fuese así. "Estoy acostumbrada a hablar con gente que te insulta pero esta vez fue peor".

Según Beck, la gente no entiende el humor de la revista porque "es literal e hipócrita" y porque no conocen a la publicación. "Se indignan con pelotudeces", afirmó. Y, aunque admite que la tapa es ambigua, sostuvo que Feinmann la entendió perfectamente sólo que siguió porque "es su juego".

13
Octubre

Con un mecanismo sencillo, se multiplican y son un éxito. De la vergüenza del “solos y solas” a la naturalización. El peligro de discriminar y de la desilusión veloz.

COMENTARIOS

Funciona casi como un catálogo de hombres o mujeres. Según un rango etario y de distancia (mínima de dos kilómetros), aparecen en la pantalla del celular una sucesión de fotos –el “perfil” de una persona– que se descartan o aceptan a la velocidad de un toque con el dedo hacia un lado. Después, sólo queda esperar –aunque esto puede ser inmediato– que haya una coincidencia –o match–, es decir que la otra persona también elija aceptarte y se habilite el chat. La aplicación Tinder, la más popular en la Argentina con 400.000 usuarios, marca la nueva tendencia para tener un encuentro –en su mayoría de sexo casual– y un cambio de paradigma en lo que refiere a encuentros por Internet: antes oculto, ahora común y popularizado.

“Con Tinder, a diferencia de otras redes sociales, el uso del levante quedó blanqueado y de algún modo es un poco cool, tiene un poco de onda –asegura a revista Veintitrés Tomás Balmaceda, experto en redes sociales–. Es gente que muestra su cara, en actividad. Nadie oculta que está ahí, al menos los solteros y en pareja, los que están de trampa sí. La sexualidad hoy está muy vinculada con prácticas tecnológicas, Tinder tiene mucho del like de Facebook o el fan de Twitter. Buscar en Tinder una pareja o alguien con quien casarte es un contrasentido, es para una aventura o algo casual”.

La aplicación es para celular y hay que descargarla. A partir de ahí se vincula con la cuenta de Facebook y se pueden elegir hasta seis fotos para el perfil y describirse, aunque pocos escriben algo. Al pasar por las personas con el sexo, distancia y edad que uno está buscando, se aprieta una cruz –o mueve la foto hacia la izquierda del celular– para rechazar o un corazón –mueve a la derecha– para aceptar. Según sus creadores, hay 5 millones de matches por día.

“Hace más de 20 años había varios lugares donde en cada mesa había un número y si te gustaba alguien a la distancia agarrabas el cartelito y llamabas a la mina –asegura el doctor León Roberto Gindin, profesor titular de Sexualidad y Salud en la Universidad Abierta Interamericana–. Hoy hay parejas casadas que se conocieron por Internet. Es armar grupos de conocimiento, ya no está tan mal visto. Si no conocés en el bar y no te presentan a alguien, está el recurso de Internet. Yo lo uso mucho en sexología. No creo que nos haga más superficiales eso, es una forma nueva de comunicación, hay que aceptar que los tiempos han cambiado”.

Hay números concretos que demuestran este cambio de paradigma. En un estudio hecho por la National Academy of Sciences entre 19 mil estadounidenses, se descubrió que uno de cada tres matrimonios conformados entre 2005 y 2012 se conoció online. Otros estudios de ese país aseguran que allí hay un total de 54 millones de solteros y que 41 millones probaron las citas online. 21 millones de ellos lo hicieron a través del portal Match.com, que cuenta con 2,2 millones de usuarios en la Argentina. “La gente tiende a confundir y meter todo en la misma bolsa: redes sociales, sitios de citas y aplicaciones. Son cosas totalmente distintas –explica Valeria Schapira, experta en relaciones de Match.com para América latina–. Match, básicamente, es un portal para conseguir pareja, en el que casi el 80 por ciento de los usuarios que se registran y abonan para eso dicen estar buscando una relación con compromiso”.

Buscar en Tinder una pareja o alguien con quien casarte es un contrasentido, es para una aventura o algo casual.

Tanto María, de 35 años, como sus amigos usan la aplicación: “Hay dos rubros: el que busca garchar y el que busca algo más. Mi generación no sale a bailar, en el trabajo conozco a todo el mundo y ya no estoy estudiando, es un buen plan conocer gente por ahí. Si bien salgo, voy a cenar con amigas, a un bar, no salís a buscar, eso se da en un boliche y no es un ámbito que me guste. Con Tinder, si tenés ganas, abrís el celular y es mucho más fácil”. María cuenta que conoce de los dos tipos de casos: una amiga que conoció a su pareja por Tinder y otra que abrió una cuenta en un bar estando con ella, se pasó el contacto con un muchacho y a los pocos segundos él le estaba mandando fotos desnudo. “Conocí cuatro pibes por ahí, aunque hablé con un montón. Dos en la misma que yo: se habían separado y les era difícil conseguir algo. Otro era casado, se cansó de la monotonía y quería experimentar algo más, y el último que no tenía nada que ver conmigo, deprimido y con mil mambos. En una época usé Badoo y me daba mucha vergüenza, lo primero que hice cuando me separé fue bajar Tinder, y cero”. Así también lo usan, por ejemplo, madres solteras o gente que no tiene tiempo para salir a conocer y prefieren y pueden hacerlo desde su casa con el celular.

Pero no es la única aplicación. Están Grindr y Manhunt, por ejemplo, para gays. La primera “se usa para conocer gente en cualquier sentido –cuenta Pablo, de 28 años–. Por lo general es para una noche y si pegás buena onda podés establecer una relación o un amigarche”. Pablo hizo un viaje por varias ciudades de Europa y tuvo sexo en cada una con un hombre distinto: “Acá quizá porque tenés más tiempo podés formar mejor un hilo de conversación y allá eran tres días en una ciudad y se concretaba rápido. Las aplicaciones sirven, por ejemplo, a gente que es tapada en el ámbito gay y es la única manera que tienen de conocer a alguien”.

“Ahora estoy casado y retirado pero cuando me separé hace dos años y estuve 6 o 7 meses soltero, usé Grindr: los encuentros eran puntuales, sexuales y nadie iba a buscar un novio e histeriquear, era a los bifes. Pero también es una lógica interna de la comunidad”, cuenta Balmaceda y agrega: “La cantidad de usuarios es tan grande que hay para cualquier nicho. Para cosas más específicas, a veces son cosas con poca vida. Está por ejemplo Trinder, que es para tríos”. También surgieron otras aplicaciones más controversiales como Luxy, cuyo eslogan dice que es como Tinder “pero sin pobres”. La portavoz de la aplicación incluso afirmó que “los miembros conducen los mejores coches, quedan en los mejores hoteles, viven en las casas más grandes… No hace falta mucho tiempo para expulsar a los que pertenecen a un sitio de citas de otra clase”. También existe Good2go que, se supone, propone una herramienta más efectiva para evitar mediante preguntas –como cuán borracho estás– situaciones incómodas o de abuso. Lulu, Down, OkCupid son otras, y la lista continúa.

Sergio Rodríguez, médico psicoanalista, asegura que “efectivamente es un fenómeno que crece y que viene desde el 2000. Conocí casos buenos y malos trabajando en mi consultorio o por gente que venía a supervisar conmigo. Están aquellos a los que les salió bien y ennoviaron y otros casos en que salió muy mal, porque claro, la historia empezaba en las redes: cada uno pone la mejor foto, es lógico. Cuando se encuentran, la persona es otra, y si eso pasa con la imagen, se puede imaginar con el contenido. Lo mejor que les puede pasar es si se dan un tiempo para conocerse, en todos los terrenos. Lo único que trajo de nuevo la informática y ese tipo de cuestiones es que facilita relacionarse con mayor cantidad de gente y más rápidamente. Por otro lado, el sexo casual, si bien no hay estadísticas, está más avalado. Esto es una suposición que se basa en mi experiencia como psicoanalista y en el hecho de que soy viejo y conozco varias generaciones previas. Lo que sí, las redes sociales, la informática y todo eso genera ilusiones más rápidas que, por eso mismo, se pinchan más rápidamente”.

Indiscutible, pese a tener sus vaivenes, es que la popularidad de la herramienta va en crecimiento. No sólo por el estudio que hizo Kirra Cheers, una fotógrafa de Brooklyn, que sacó fotos de 17 citas que tuvo durantes dos meses y sostuvo que “en un principio, eran ya difíciles, pero se añadía la presión del proyecto, que me ponía más nerviosa. Esa situación fue extenuante tanto en lo emocional como lo psicológico”. O por la fama del australiano de 25 años, Jarrod Allen, que luego de no tener éxito en Tinder, empezó a parodiar fotos del perfil de mujeres que encontraba. Sino porque, además, muchos famosos se animan a probar. Jimmy Fallon le abrió una cuenta a Britney Spears en vivo en su programa y aseguran que Lily Allen, Katy Perry y Lindsay Lohan tienen una cuenta. Incluso, en la Argentina a los famosos no les pasa desapercibido. Iván de Pineda demostró conocer cómo funciona Tinder en el programa 8 escalones y en una entrevista con Veintitrés Mónica Antonópulos contó que “hoy hay más gente sola y más herramientas para conocer a alguien, como el famoso Tinder, que no es que lo uso (risas). Tengo muchas amigas, que no voy a dar nombres, mujeres experimentadas, ‘fuentes importantes’, que lo usan. Es buenos para regalarles encuentros, aunque por lo general duran poco”.

Opinión

Salir de los vínculos habituales

Por Valeria Schapira

Periodista y escritora, experta en relaciones de Match.com para América latina

Hay un cambio en lo que significa conocer a alguien por Internet. Viví todo este proceso en carne propia. En el 2004, hace diez años, fui usuaria de Match cuando me divorcié. Tengo una amiga que hoy está casada con un muchacho que conoció en el sitio y que me instó a anotarme. Al poco tiempo saqué mi libro Enredados, en el que hablaba de sexo, humor y amor en la Web. Cuando hice ese proceso desde usar el sitio hasta escribir un libro contando cómo la gente se vinculaba online, a la par hice un taller para enseñarle a la gente a levantar por Internet: el 80 por ciento se me cagaba de risa. Hoy por hoy me escriben pidiéndome ayuda, consejo y asesoramiento, y no está la vergüenza de antes.

Un perfil de cualquier persona en Match lleva un tiempo: contás qué te gusta, te hace describirte, no es para relaciones superficiales. Porque para un “touch and go” es mucho laburo, pero entiendo que hay otros lugares donde se establecen otros vínculos y cada persona sabrá que quiere en su vida en un momento, si algo liviano o formar una familia. Cada cosa para cosa.

Hay más de 60 millones de usuarios de Match en el mundo. La registración es gratuita, no la suscripción. Hay varios factores: primero, la falta de tiempo en las grandes ciudades. No hay tiempo material y esto brinda la posibilidad de encontrar a alguien y conocerte cuando podés. Otra cosa es la movilidad: esta semana hice tres viajes y si yo quisiera conocer a alguien en otra ciudad, esto me permite geolocalizar a la persona. En las ciudades pequeñas, me pasó de dar charlas en pueblos chicos: se conocen todos, entonces te permite salir de los vínculos habituales

Encuentros en red

400000 usuarios tienen Tinder en Argentina.

5 millones de matches y 500 millones de usos diarios registra esa aplicación en el mundo.

2,2 millones de usuarios tienen Match en Argentina, y 60 millones en el mundo.

1 de cada tres matrimonios se conoció online en Estados Unidos entre 2005 y 2012

03
Octubre

El Maestro taiwanés Luoke Chen presentará “Interacción entre la Abstracción y la Figuración”, una performance de pintura al ritmo del bandoneón de Piazzola Tango, este domingo 5 de octubre, a las 15.00 horas, en el Museo de Esculturas Luis Perlotti, de la Ciudad de Buenos Aires, sito en Pujol 644. Entrada libre y gratuita.

El Emb. Lien-Sheng Huang presentará el evento del artista plástico taiwanés Luoke Chen, quien disertará sobre su obra y presentará “Interacción entre la Abstracción y la Figuración”, en el marco de las celebraciones de la Fiesta Nacional con motivo del 103 Aniversario de la Fundación de la República de China (Taiwán). En el Museo de Esculturas Luis Perlotti, de la Ciudad de Buenos Aires, los sonidos del bandoneón de Piazzola Tango inspirarán un cuadro que será realizado en vivo por el artista, el cual será donado al Museo.

Su exhibición artística busca expresar la filosofía del Lejano Oriente, del Tao, del Zen y la naturaleza en armonía con la humanidad. Así lo expresa cuando asevera que “Es mi concepto de un enlace cósmico entre humanidad y naturaleza: llevar la filosofía del Lejano Oriente y la naturaleza en armonía, hacia nuevas dimensiones”.

El evento cuenta con el auspicio de la Oficina Comercial y Cultural de Taipei, el Museo de Esculturas Luis Perlotti, de la Ciudad de Buenos Aires, la Asociación Argentina de Artistas Escultores, la Sociedad Argentina de Artistas Plásticos, la Asociación de Artistas Plásticos de San Isidro y Piazzola Tango.

Datos del Artista

Luoke Chen. Nació en 1957 en Taipei, República de China (Taiwán). Estudió Bellas Artes en la Academia Nacional de Arte de Taiwán, es profesor de Dibujo y Pintura y Máster en Diseño Industrial en la Universidad de Wuppertal, Alemania. Profesor en el Centro de Artes de Noruega y de la Escuela de Arte de Hong Kong. Profesor en la Universidad Tecnológica de China Continental y de la Universidad Nacional de Taiwán en Diseño Artístico, Dibujo y Pintura, Diseño Gráfico y Comunicación Visual. Profesor de Tai Chi Chuan. Profesor de Caligrafía China.

Actualmente vive y trabaja en Taiwán y en Alemania. Disertó sobre Bellas Artes y Diseño; expuso sus obras en Taiwán, Corea, Japón, Canadá, Alemania, Noruega, Francia, España, Grecia, etc.

banner300x300