R24 EN VIVO

15
Febrero

EL PRESIDENTE DEFINIÓ SACAR DEL MANDO A QUIEN HABÍA NOMBRADO CUANDO ASUMIÓ EL GOBIERNO.

El presidente Mauricio Macri decidió el relevo del teniente general Diego Suñer como jefe del Ejército y colocó en su lugar al general de brigada Claudio Ernesto Pasqualini, actual comandante de la Segunda División del Ejército, con asiento en Córdoba.

Según el diario Clarín, fuentes oficiales aseguraron que el cambio estaba definido desde el año pasado, pero todo se retraso con la desaparición del ARA San Juan. El ministro de defensa, Oscar Aguad, fue el encargado de darle la noticia a Suñer.

Su sucesor, Pasqualini, forma parte de la promoción 113, conocida como la "Promoción Malvinas" por haber egresado de forma anticipada en 1982 para ocupar los espacios dejados por los combatientes.

Los cambios en la cúpula de las Fuerzas Armadas podrían extenderse a la Fuerza Aérea, allí podría ascender el brigadier Roberto Andreasen en lugar del brigadier general Enrique Víctor Amrein.

No obstante, las modificaciones no tocarían a la Armada, donde continuaría el vicealmirante José Luis Villán, quien ocupa el cargo desde el desplazamiento de Marcelo Srur por el escándalo del San Juan.

13
Febrero

LA POBLACIÓN CONMOCIONADA POR EL HALLAZGO RESTOS FÓSILES HUMANOS CONTENIDOS EN BOLSAS DE RESIDUOS NEGRAS, 15 CRÁNEOS Y ESQUELETOS. SE TEJEN CONJETURAS QUE ABREVAN DESEE UN CEMENTERIO DE PUEBLOS ORIGINARIOS, DE MUJERES QUE AÚN SE ENCUENTRAN DESAPARECIDAS O PRESOS DE LA ÚLTIMA DICTADURA MILITAR. LA POLICÍA SE NIEGA A RECIBIR LADENUNCIA.PODES ESCUCHAR EL AUDIO AL PIE DE LA NOTA

En Playa Colombo a unos 30kms de Puerto Pirámides, provincia de Chubut. El vecino que los encontró se acercó a hacer la denuncia pero la policía no se la tomó, comprometiéndose a ir al lugar al día siguiente, pero inmediatamente después lo llamaron y dijeron que no harían nada porque estos restos fósiles correspondían a restos indígenas. Si esto es así el desprecio demostrado por el Eluwun, enterratorio indígena es indignante, pero también sabemos que puede no ser la verdad, ya que es llamativo que la policía se niegue a ir al lugar y dar curso a la denuncia. Tal vez se trate de restos actuales o de la época de la última dictadura militar.

13
Febrero

ES PORQUE LAS SUBAS SALARIALES QUE FIRMARON EL AÑO PASADO EN 18 PROVINCIAS RESULTARON MENORES A LA INFLACIÓN.

Casi 400 mil docentes, es decir, el 54% del total, repartidos en 18 provincias, perdieron en la pelea cotidiana de los salarios contra la inflación en 2017.

El próximo jueves se dará la primera reunión paritaria en la provincia de Buenos Aires, que contiene a un tercio del total de docentes del país, y que suele marcar el rumbo para el resto. Los gremios pretenderán romper el techo del 15% que intentará imponer el gobierno de María Eugenia Vidal.

En ese cuadro, un estudio de la Universidad Austral detalla cuál fue el porcentaje de aumento salarial en cada provincia y lo contrasta con la inflación de ese año en cada territorio.

El Indec –basado en datos del Ministerio de Educación– elabora una base de datos anual con la cantidad de cargos docentes en educación común (no incluye nivel universitario). La última actualización fue del año 2016.

Con estos datos, Tiempo estimó cuántos docentes ganaron y perdieron contra la inflación en el último año.

El total de cargos docentes en el país es de 718.397. En la provincia de Buenos Aires, hay más de 200 mil; el 30% del total. El aumento salarial 2017 fue del 27,4%, contra una inflación que llegó al 25 por ciento. Los docentes bonaerenses ganaron 2,4% de poder adquisitivo. Cabe aclarar que esa paritaria decantó en una dura lucha entre los gremios del sector y las autoridades, que pretendieron imponer un 18% de aumento y luego terminaron por ceder. A ese 27,4%, se llegó a través de una cláusula gatillo y de una recomposición de la paritaria del año anterior.

En la Ciudad de Buenos Aires, el aumento fue de 21,5%, contra una inflación del 25 por ciento. O sea, hubo 62 mil docentes que perdieron 3,5% de salario real.

Los docentes más golpeados por la inflación fueron los de Santa Cruz y Chaco, que tuvieron aumentos del 7 y del 7,5%, contra inflaciones del 23,5 y del 22,3%, respectivamente. En Jujuy, ocurrió algo similar: 10% de suba, contra una inflación del 24,3 por ciento. Son 46 mil docentes que perdieron unos 15 puntos porcentuales de poder adquisitivo.

Los docentes perdieron poder adquisitivo en 18 administraciones: CABA (62.052 cargos), Córdoba (49.085), Santiago del Estero (29.444), Mendoza (27.724), Tucumán (27.568), Salta (25.083), Entre Ríos (23.978), Río Negro (22.361), Chaco (21.484), Misiones (19.274), Jujuy (15.812), Chubut (13.562), San Juan (11.801), Catamarca (11.375), Santa Cruz (8655), La Rioja (7664), La Pampa (7557) y Tierra del Fuego (4384). Son 388.863 docentes que sufrieron pérdidas de salario real.

En el otro extremo, se encuentra San Luis. Cuando el gobierno nacional endurecía la postura de planchar las paritarias en un 18%, Alberto Rodríguez Saá decretó un aumento promedio del 50 por ciento. La inflación puntana fue del 25,5 por ciento. Unos 20 mil docentes vencieron a la inflación en casi 25 puntos porcentuales. Algo similar ocurrió en Corrientes, donde el entonces gobernador, Ricardo Colombi, decretó un aumento del 35%, contra una inflación del 22,3 por ciento.

Las provincias que lograron subas superiores a la inflación son cinco, según el informe: Buenos Aires (218.125 cargos), Corrientes (22.068), Neuquén (15.200), San Luis (12.960) y Formosa (11.967). Se trata de 280.320 docentes. En Santa Fe, el aumento fue igual a la inflación: 25%. Son 49.214 docentes que salieron empatados. «

Paro de estatales, el 15

Los trabajadores estatales de todo el país realizarán un cese de actividades de 24 horas el jueves próximo. Así lo determinó la conducción nacional de ATE la semana que pasó.

El paro será acompañado por movilizaciones en las principales ciudades del país, según explicó días atrás el titular del sindicato, Hugo “Cachorro” Godoy.

Ya anunciaron su adhesión a la protesta la CTA Autónoma, que dirige Pablo Michelli, la Coordinadora Sindical Clasista (CSC) y otras organizaciones políticas, sociales y populares.

Las paritarias que siguen

Los primeros cuatro meses de cada año concentran buena parte de las principales negociaciones paritarias por el peso de los sectores económicos involucrados, si bien algunas negociaciones se han corrido algunos meses, como la de los aceiteros.

Febrero concentra las negociaciones de los sectores del vestido, la actividad vitivinícola, el conjunto de la actividad ferroviaria (Unión Ferroviaria, La Fraternidad, Señaleros y Jerárquicos) y los docentes en las 24 jurisdicciones, según un relevamiento del periodista especializado Jorge Duarte.

En marzo se negocian las paritarias de los obreros marítimos de remolcadores, los portuarios, los metalúrgicos, la construcción, los gráficos, los papeleros y los químicos.

Por último, en abril discuten los azucareros, comercio, alimentación, textiles y trabajadores de prensa escrita.

Tiempo Argentino

12
Febrero

CON CAMBIEMOS, LA TRADICIONAL CLASE MEDIA ARGENTINA SE ACHICÓ CINCO PUNTOS QUEBRÁNDOSE LA TENDENCIA A LA MOVILIDAD SOCIAL ASCENDENTE VISIBLE HASTA EL 2015. ASÍ SURGE DE UN ESTUDIO REALIZADO POR LA CONSULTORA DELFOS SOBRE MUESTRAS REALIZADAS EN 2015 Y 2016 EN 36 CIUDADES DEL PAÍS.

De acuerdo con el informe, la clase media conocida como C3 en la nomenclatura profesional, se redujo del 30 al 25 por ciento a fines del año pasado, diferencia que motivó un aumento proporcional de la clase inmediata inferior, llamada D1.

Esto es un “traspaso” directo de un sector a otro: la clase media baja o baja superior (D1) pasó del 31 por ciento que tenía en 2015 hasta un 36 por ciento al cierre del año pasado.

“La principal conclusión que se desprende de los relevamientos es que en estos dos años se quebró la tendencia a la movilidad social ascendente visible hasta el 2015”, señalan Luis Dall’Aglio y Norman Berra, responsables de la consultora.

En diálogo con Diario Pulse, Berra sostuvo que “en este contexto, estamos ante un proceso de deterioro de la pirámide socio-económica del país”.

“Cambiemos tuvo un primer año con un proceso inflacionario muy fuerte, con 40% de inflación y aumento de tarifas en los servicios básicos. Sin dudas afectó la economía familiar, fue un año de deterioro neto del poder adquisitivo. El 2017 no compensó el bajón del 2016”, analizó.

Sobre el achique de la clase media subrayó que la caída de 5 puntos porcentuales “es significativa” aunque aclaró que “no es un resultado final” ya que el cierre se realizará en 2019. “El balance a dos años no es positivo y además es contradictorio con el objetivo de reducir la pobreza”.

En cuanto a la clase alta top (ABC1) apenas varió en el mismo lapso. Pasó del 6% en 2006 al 5% en 2015, y el año pasado se mantuvo en el mismo valor. “Tienen un status económico que les permiten mantenerse”, apuntó Berra.

En tanto, la media alta pasó del 14% en 2006 al 15% en 2015, guarismo que se repitió en 2017.

La media baja, por su parte, pasó del 32% en 2006 al 31% en 2015, pero en 2017 se ensanchó hasta el 36% por la caída de la clase media tradicional.

Los números devienen de dos amplias encuestas nacionales sobre muestras de 8.510 casos en 2015 y 2016 (20 ciudades) y 5.990 casos (16 ciudades) en 2017, con un error muestral de +-1,6 por ciento y +- 2,1 por ciento, respectivamente.

La comparación entre el año 2006 (cuando la Asociación Argentina de Marketing renovó el índice de nivel socioeconómico, NSE) y el año 2015 arrojaba un neto crecimiento de la clase media y un descenso de la clase baja: ese evolutivo mostraba a la media típica (C3) creciendo del 24 por ciento que registraba en 2006 hasta el 30 por ciento a fines de 2015, mientras que la sumatoria de las clases baja y marginal (D2 + E) pasó del 24 por ciento en 2006 al 19 por ciento en 2015.

Se observa así que “luego de un período de nueve años en que la pirámide del NSE a nivel nacional mostró un proceso de movilidad social ascendente (con crecimiento de la clase media y reducción de la pobreza, es decir, menor polarización social relativa) el 2017 arroja un descenso de los niveles medios típicos hacia la clase baja superior”.

“Eso implica un deterioro relativo de la situación, aunque a tenor de estos datos todavía aún no se traduce en un crecimiento de los segmentos bajo inferior y marginal (que siguen en 19 por ciento, idéntico guarismo que en 2015)”, destaca Berra.

El estudio puntualiza que, si se toma sólo la clase media C3, hoy menos de tres de cada 10 argentinos (2,5) pertenecen a la clase media típica.

“Si se contemplan criterios sociológicos, la referencia se amplía: aunque el segmento C2 está por encima de la media típica por variables económicas y poder de consumo, tiene comportamientos similares a esa clase en términos sociales, educativos y socioculturales. Visto con ese matiz, la clase media abarcaría al 40 por ciento del total (alcanzaba al 45 por ciento hasta el año 2015)”, destacó el informe.

Finalmente, si se considera también a la clase media baja, “que sin ser clase media típica tiende a identificarse con ella”, resultaría un conglomerado del 76 por ciento, “guarismo que casi coincide con el 80 por ciento de argentinos que se definen y sienten como de clase media”.

PDN – ENORSAI

Página 2 de 157

banner300x300