R24 EN VIVO

11
Mayo

EL FMI NO VA A FINANCIAR EL DÉFICIT DE CUENTA CORRIENTE RÉCORD Y NO VA AVALAR EL ATRASO CAMBIARIO QUE LAS METAS DE INFLACIÓN DE FEDERICO STURZENEGGER GENERAN.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) no está dispuesta a financiar el atrasado cambiario de la Argentina y más en un contexto de altísimo déficit de cuenta corriente, lo que arroja grandes interrogantes en el mediano plazo sobre su capacidad de repago de la deuda externa, que crece a un ritmo geométrico y a la que ahora se sumará el desembolso del organismo.

Fuentes al tanto de las negociaciones confirmaron además, el que FMI no co parte la política de metas de inflación -o lo que quede de ella- que aplica Federico Sturzenegger desde el Banco Central y que viene generando un atraso cambiario que desequilibra la balanza comercial.

De hecho, el técnico del organismo a cargo del caso argentino, el italiano Roberto Cardarelli, en su último informe correspondiente al Artículo IV -revisión de la macroeconomía- en diciembre pasado, había señalado que Argentina tenía un tipo de cambio atrasado un 25%. Como explicó LPO, desde entonces el peso se devaluó un 23%, pero con casi 10% de inflación acumulada a mayo, el tipo de cambio continúa atrasado. Las primeras estimaciones ponen al dólar con un piso de $27,50. Puntualmente, para recuperar el tipo de cambio bilateral de los $16 de comienzos del mandato de Macri, el dólar debería estar en $29,65.

El FMI no va a financiar el déficit de cuenta corriente récord y no va avalar el atraso cambiario que las metas de inflación de Federico Sturzenegger generan.

De esta forma, Macri deberá abandonar el esquema de metas de inflación y pasar a uno mucho más severo en el corto plazo de agregados monetarios, como el que implementó Sturzenegger durante 2016 y similar al que proponen los economistas Milei y Giacomini con el espaldarazo de Domingo Cavallo.

Pero para Dujovne, las cosas no van a ser tan amenas. Una vez presentada la carta de intención de Argentina, el FMI responde con sus observaciones a esa propuesta y su intención sería reducir el déficit primario a cero en tres trimestres, no en tres años. Esto confirma la muerte del gradualismo, que Macri y Marcos Peña insisten en defender en sus discursos públicos.

Como sea, las negociaciones a partir de ahora entran en etapa de definiciones y se terminan las fotos y sonrisas ante las cámaras. El propio ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, que este jueves se reunió finalmente en Washington con la titular del FMI, Christiane Lagarde, reconoció que acordar no hablar de montos ni de condicionamientos, hasta que el acuerdo no esté realmente avanzado.

"Quiero aclarar que hasta tanto logremos cerrar el acuerdo con el FMI, nos hemos comprometido a no hablar de cifras o modalidades. Lo único que puedo informar al respecto es que hemos pedido que se considere para Argentina un acuerdo Stand-By de alto acceso. Este instrumento tiene la flexibilidad necesaria para cumplir el objetivo que estamos buscando", sostuvo Dujovne al término del encuentro.

En este sentido, la semana que viene viajarán los técnicos argentinos a evaluar la factibilidad de un plan de ajuste más acelerado. Según adelantó Marcos Peña, esperan que en seis semanas estén concluidas las negociaciones.

Dujovne regresó este jueves al país y el viernes por la mañana tan pronto llegue al aeropuerto de Ezeiza lo estará esperando un helicóptero para llevarlo directamente a la Quinta de Olivos, para informar a Macri en detalle sobre el contenido de las reuniones.

Antes de la reunión con los técnicos del Fondo, Dujovne se reunió con el subsecretario de Asuntos Internacionales del Tesoro de los Estados Unidos, David Malpass, buscando apoyo político para que el FMI apruebe el paquete de rescate, que en el gobierno aspiran a estirar a poco más de USD 40.000 millones, aunque por el tipo de línea que se está negociando se iría soltando por tramos y en base a cumplimiento de metas, durante dos o tres años. Es decir, lo que ahora se negocia en Washington condicionará al próximo gobierno.

Lo que ahora se negocia en Washington es una línea de crédito que se irá desembolsando por tramos en base a cumplimiento de metas trimestrales. Es decir que condicionará al próximo Gobierno.

Según informó el Tesoro estadounidense en un escueto comunicado, Malpass reiteró "su sólido apoyo hacia el programa de reformas orientadas al mercado implementado por el gobierno de Macri con el fin de promover el crecimiento impulsado por el sector privado. Asimismo, el funcionario elogió el plan del ministro para fortalecer la política fiscal y el accionar decisivo de Argentina para volver a anclar la inflación".

"El subsecretario Malpass vio con beneplácito el diálogo entre Argentina y el FMI en relación al programa propuesto por Argentina para incentivar el crecimiento y las reformas del mercado, al tiempo que manifestó que el Tesoro haría un atento seguimiento de los avances", agregaron desde la cartera que conduce Steve Mnuchin.

Horas más tarde, el ministro Dujovne y su equipo se reunió con Lagarde para dar los primeros pasos para conseguir el crédito "Stand-by de alto tránsito" anunciado ayer tras el encuentro con el directos del Hemisferio Occidental del organismo, el argentino-mexicano Alejandro Werner. Este tipo de créditos, superan el tope de 435% de la cuota de los miembros del FMI, tope de unos 19.750 millones de dólares, muy por debajo de la cifra a la que aspira el gobierno de Macri.

El Gobierno confía en que la simpatía de Lagarde y su apoyo previo al programa gradualista de Dujovne convalide la agenda de reducción escalonada del déficit fiscal, lo que parece más una expresión de deseos que una realidad.

La "flexibilidad" de esta nueva modalidad de crédito inaugurada en 2016 -y que hasta ahora ningún país ha utilizado- implica un mayor grado de discrecionalidad en cuanto a cuáles partidas recortar, pero es inflexible en cuanto al cumplimiento de los objetivos intermedios. Sin cumplimiento de las pautas de ordenamiento fiscal, el FMI no habilita los siguientes tramos del crédito con el que Macri espera poder concluir su mandato.

Como describe el FMI en su página web en la descripción de esta modalidad "Stand-by" de financiamiento: "Los objetivos del programa y las medidas de política dependen de las circunstancias de cada país. Sin embargo, el objetivo fundamental es restablecer o mantener la viabilidad de la balanza de pagos y la estabilidad macroeconómica, a la vez que se sientan las bases de un crecimiento sostenido de alta calidad".

09
Mayo

AHORA TENEMOS LO PEOR DE AMBOS MUNDOS: NO SÓLO INFLACIÓN POR UN LADO O ESTANCAMIENTO POR EL OTRO, SINO AMBOS JUNTOS. TENEMOS UNA ESPECIE DE "ESTANFLACIÓN". IAN MCLEOD, MINISTRO DE FINANZAS BRITÁNICO 1965

Así lo manifestaron diferentes asociaciones de defensa al consumidor, quienes señalaron una “actitud especulativa” por algunas empresas ante la reciente escalada de la moneda extranjera.

Asociaciones de defensa al consumidor advirtieron que la disparada del dólar ya impacta en los precios de los productos de primera necesidad, a la vez que denunciaron una “actitud especulativa” por parte de algunas empresas.

Al respecto, el presidente de Consumidores Libres, Héctor Polino, alertó que la suba de la moneda norteamericana “encarece los insumos importados, pero también pega en los precios internos”, según publica la agencia NA.

“Hubo aumentos de agua y gas en abril y mayo, que son insumos que se utilizan para la producción y seguramente se trasladará a precios”, señaló Polino, y añadió: “Si encima autorizan otro aumento en los combustibles, que encarece la logística, también se notará en los índices de abril y mayo, con una inflación en alza”.

ORIGEN DEL TERMINO “STANFLACIÓN”                                                                                        

La estanflación (calco del inglés: stagflation, palabra compuesta a partir de stagnation, estancamiento, e inflation, inflación) indica el momento o coyuntura económica en que, dentro de una situación inflacionaria, se produce un estancamiento de la economía y el ritmo de la inflación no cede.

Estanflación es un término que fue acuñado en 1965 por el entonces ministro de Finanzas británico, Ian McLeod quien, en un discurso ante el Parlamento en ese año, dijo:

   "We now have the worst of both worlds — not just inflation on the one side or stagnation on the other, but both of them together. We have a sort of "stagflation" situation. And history, in modern terms, is indeed being made."

   (Ahora tenemos lo peor de ambos mundos: no sólo inflación por un lado o estancamiento por el otro, sino ambos juntos. Tenemos una especie de "estanflación". Y, en términos modernos, se está haciendo historia).

   Ian Norman Macleod, House of Commons’ Official Report (also known as Hansard), 17 November 1965, page 1,165

Estanflación combina los términos «recesión» (o estancamiento) e «inflación»; es la situación económica que indica la simultaneidad del alza de precios, el aumento del desempleo y el estancamiento económico, entrando en una crisis o incluso recesión.

03
Mayo

LA DIVISA NORTEAMERICANA REGISTRABA ESTA MAÑANA UNA FUERTE SUBA EN CADA UNA DE SUS PUNTAS.

Agencia NA/El dólar registraba esta mañana una fuerte suba en cada una de sus puntas, para ofrecerse en bancos y casas de cambio a un promedio de 21,01 pesos para la compra y 21,80 pesos para la venta.

Algunos bancos, como el Galicia y el Comafi, ya operan pidiendo 22 pesos para el segmento vendedor, récord histórico de la divisa. Esto marca una devaluación del 7,3% en poco más de una semana.

La divisa alcanzaba así un nuevo pico máximo, tras cerrar ayer a 21,52 pesos, en una jornada en la que el Banco Central inyectó 600 millones de dólares para contener al tipo de cambio, que sin embargo trepó 64 centavos.

En el segmento mayorista, la moneda norteamericana también subía fuerte en el inicio de las operaciones de la jornada: 15 centavos, a 21,35 pesos vendedor.

En lo que va del año, el peso ya se devaluó 13,7% frente al dólar, sin contar el resultado de la rueda de este jueves.

01
Mayo

CAVALLO:"NO HAY RAZONES PARA LA ALARMA"

Escrito por
Publicado en Economia
Visto 178 veces

EL EX MINISTRO DE ECONOMÍA Y NUEVO ASESOR DE CAMBIEMOS OPINÓ SOBRE LA INFLACIÓN Y LA SUBIDA DEL DÓLAR.

DyN./El ex ministro de Economía Domingo Cavallo aseguró que "los dólares que se están yendo son los que nunca debieron entrar" y consideró que "no hay razones para la alarma" frente a la fuerte suba del billete norteamericano que llegó a superar la barrera de los 21 pesos.

El ex funcionario atribuyó el temblor cambiario de los últimos días a la "aparente puja" entre el Banco Central y la Jefatura de Gabinete.

"No hay razones para la alarma. Ni para el gobierno ni para la gente. Todavía es perfectamente posible lograr que se retome la tendencia a la baja de la tasa de inflación sin que se interrumpa el proceso de crecimiento de la economía que, aunque tenue, siempre es mejor que una recesión", indicó.

En su blog personal, Cavallo hizo una serie de definiciones sobre el estado de la economía, el dólar y la gestión del jefe del Banco Central, Federico Sturzenegger. El ex ministro durante las presidencias de Carlos Menem y Fernando de la Rúa justificó el uso de reservas para frenar la devaluación.

Al respecto, explicó: "Los sobresaltos cambiarios de la semana pasada se debieron más a la confusión que genera entre los operadores financieros la aparente puja entre el Banco Central y la Jefatura de Gabinete".

Consideró que el aumento en la tasa de interés por parte del Banco Central puede ser "leída por los mercados como un regreso a la práctica de inducir carry-trade para conseguir entrada de dólares prestados al activo del Banco Central".

"El gobierno tiene que dejar de hablar de metas cuantitativas de inflación, centrar su esfuerzo en controlar el crecimiento del gasto público primario, en términos nominales, no como porcentaje del PBI", afirmó.

Y señaló: "los dólares que se están yendo son los que nunca debieron entrar. El gobierno no debe preocuparse en retenerlos y no debe buscar aumentar reservas con dólares del carry-trade".

"El curso futuro de la inflación va a estar determinado fundamentalmente por el ritmo al que aumente el gasto primario del gobierno en términos nominales, el ritmo al que aumente el precio del dólar y el ritmo al que aumenten los salarios", sostuvo.

Dijo que "si hay déficit fiscal, habrá sobrevaluación del peso por un período que puede llegar a ser bastante largo. Por consiguiente, se percibirá en la economía un atraso cambiario preocupante para exportadores".

Página 5 de 66

investlateral