R24 EN VIVO

02
Abril

LA ACTIVIDAD CONTINÚA SIN REPUNTAR PERO EL EMPRESARIO MANTIENE SU OPTIMISMO PARA LOS PRÓXIMOS MESES. LA RENOVACIÓN DEL AHORA 12 SEGURAMENTE SOSTENDRÁ EL CONSUMO.

Las ventas minoristas de los comercios Pymes finalizaron marzo con una caída de 2% frente a igual mes del año pasado, medidas a precios constantes, y acumulan una baja anual de 1,5% en los primeros tres meses del año. Comparadas con febrero subieron 10%, incremento que se explica básicamente por cuestiones estacionales.

A pesar que se sintió más presencia de consumidores en la calle que en febrero, el despacho fue insuficiente por la falta de efectivo y el mayor cuidado del ingreso en la economía familiar. Los movimientos constantes en el tipo de cambio tampoco ayudaron porque sumaron incertidumbre.

Hubo mucho desplazamiento de ventas hacia canales alternativos. En indumentaria, calzados, blanquería, lencería y joyería se sintió la mayor competencia del comercio informal. En alimentos y bebidas, la línea mayorista captó muchas compras de los minoristas, y también los hipermercados y grandes bocas de expendio se llevaron clientes de negocios Pymes que se vieron tentados por las mejores condiciones de promoción.

Las siguientes fueron las principales variaciones en los volúmenes físicos vendidos en marzo de 2018 frente a igual fecha de 2017 relevadas en 2000 comercios físicos del país:

Hubo mucho desplazamiento de ventas hacia canales alternativos. En indumentaria, calzados, blanquería, lencería y joyería se sintió la mayor competencia del comercio informal. En alimentos y bebidas, la línea mayorista captó muchas compras de los minoristas, y también los hipermercados y grandes bocas de expendio se llevaron clientes de negocios Pymes que se vieron tentados por las mejores condiciones de promoción.

Las siguientes fueron las principales variaciones en los volúmenes físicos vendidos en marzo de 2018 frente a igual fecha de 2017 relevadas en 2000 comercios físicos del país:

27
Marzo

EL NÚMERO DE TRANSACCIONES CON TARJETAS DE CRÉDITO Y DE DÉBITO REGISTRARON EN FEBRERO UN AUMENTO INTERANUAL DEL 21,1% Y 19,5%, RESPECTIVAMENTE, SEGÚN EL INFORME DE LA CÁMARA DE TARJETAS DE CRÉDITO Y COMPRA (ATACYC).

En cuanto al volumen de negocios, la utilización de plásticos como medio de pago registraron un incremento de 49,4% para las tarjetas de crédito y del 47,1% para las de débito, precisó.

Así se confirma que las ventas con tarjetas del primer bimestre del año mantuvieron la tendencia de crecimiento de 2017, cuando las operaciones de crédito y de débito se incrementaron por encima del 30%, señalaron desde la cámara del sector.

En el análisis por rubros, en las tarjetas de crédito la telefonía celular lideró con un aumento de 74,3% en las transacciones y 92,3% en el monto de las operaciones en relación al mismo mes del año anterior y en segundo lugar Artículos del Hogar reflejó un crecimiento de 22,3% y 52,9% respectivamente. Siguieron en importancia de desempeño, Pago de servicios (32% y 77,5%), Combustibles (18% y 50%), Farmacias y perfumerías ( 19% y 47,8%) y Restaurantes y fast food ( 21,4& y 43,1%) y Materiales de construcción y hogar (18,9% y 39,1%).

Por el lado de las tarjetas de débito el rubro con mayor movimiento fue el de Líneas Aéreas, con una suba de 73,4% en la cantidad de operaciones y 138,7% en volumen en pesos; seguido por Pago de Servicios, con un incremento de 43,4% y 106,8%, respectivamente. Completan la nómina de mayores incrementos los rubros Servicios profesionales (36,3% y 63,1%), Materiales de construcción y hogar (27,4% y 62%), Misceláneo (27,9% y 45%) y Servicios para el automóvil (24,5% y 54%).

En las operaciones con tarjetas de crédito los rubros que mostraron un menor crecimiento respecto a febrero 2017 fueron Muebles y Colchones, un 8,7% en el total de las transacciones, seguido por Líneas Aéreas (10.0%), Servicios Profesionales (12,0%). En tanto, en las tarjetas de débito, los rubros que menos crecieron en número de transacciones fueron Indumentaria y Calzado (7,4%), Telefonía Celular (13,6%), turismo (18,6%).

Finalmente, el trabajo también detalló la evolución de los planes de cuotas que crecieron 29,9% en transacciones y 51,5% en volumen para las tarjetas de crédito.

26
Marzo

LAS CANASTAS DE ALIMENTOS AUMENTARON MUY POR ENCIMA DE LOS SUELDOS Y DE LAS ASIGNACIONES, DE ACUERDO A UN RELEVAMIENTO DE LA UNIVERSIDAD DE AVELLANEDA.

La inflación de las pascuas le ganó a los salarios en los más de dos años que lleva Mauricio Macri de presidente. Solo en el último año, el salario mínimo perdió un 8,6% de poder de compra para la festividad, las jubilaciones redujeron su poder adquisitivo -7,1% y la AUH cayó en términos reales -6,9%.

Con un salario mínimo podían comprarse 29,2 canastas de pascuas en 2016, mientras que hoy tan solo 24,4. Con la jubilación más baja un adulto mayor podía conseguir casi 24 grupos de productos, en tanto que en 2018 poco menos de 20. Con una asignación universal por hijo en el primero de los festivos de Cambiemos se podían tener 4,7 canastas, mientras que hoy no llega a 4.

El incremento promedio de las tres canastas para el corriente año fue del 22,4% interanual, de acuerdo al relevamiento del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda. No obstante, la canasta económica fue la que más aumentó (+29%), seguida de la canasta estándar (27,5%). Por su parte, la canasta premium fue la que menos subió (+10,9%).

Con el paso del tiempo, las diferencias entre las tres canastas se achicaron en virtud de una evolución de precios asimétrica. El incremento acumulado de dos años para la más accesible fue del 87,1%, mientras que la suba acumulada para los últimos tres años fue del 148,8%. Las otras dos canastas, en cambio, aumentaron menos. La estándar ascendió 81% en el bienio y 138,9% en el trienio, mientras que la premium se encareció 57,4% y 107,9%, respectivamente.

Los productos que más aumentaron en el último año son la rosca de pascua (+32,3%), el conejo de pascua (+30,7%), el chocolate en barra (29,4%) y el salmón (+27,2%). Los que aumentaron menos son: el camarón (+24%), el huevo de pascua (+25%), los langostinos (25,6%) y el filet de merluza.

El informe de la UNDAV surgió de un relevamiento de 15 establecimientos comerciales del área metropolitana y otros del interior del país. Los ocho productos de la canasta estándar, representativa de los consumos de la clase media, cuestan $ 893. Esto es, un 27,5% más que en 2017. Cuando la integran segundas y terceras marcas, puede conseguirse por $ 390, que aumentaron 29% respecto al año anterior. En contraste, el segmento de alta gama consolida una canasta de $ 1.214, con una suba cercana al 11% en el último año.

19
Marzo

EL RELEVAMIENTO QUE HACE EL BANCO CENTRAL ESPERA QUE LA INFLACIÓN ESTÉ EN CASI 20 POR CIENTO EN DICIEMBRE, PERO LOS AÑOS ANTERIORES DIJERON ALGO SIMILAR.

Mariano Parada López/Si nadie resiste un archivo, el "mercado" no es la excepción. Los pronósticos de las consultoras privadas respecto de la inflación durante el Gobierno de Mauricio Macri resultaron algo o levemente más optimistas que lo que terminó ocurriendo.

Los datos son recopilados por el Banco Central en el Relevamiento de Expectativas de mercado (REM), un promedio de los pronósticos de inflación de las consultoras que la entidad presidida por Federico Sturzenegger publica mes a mes. El dato de febrero muestra que los privados estiman, para diciembre de 2018, una inflación anual del orden del 19,9 por ciento, casi 5 puntos más que la meta del 15%.

Si ya el pronóstico desautoriza al objetivo del Ministerio de Hacienda (y a la referencia que Trabajo busca para las paritarias), el panorama también alerta otra cuestión: la suba de precios resultó más alta que la que auguraban las consultoras.

En febrero de 2017, por ejemplo, el REM ubicaba la inflación que estimaban a fin del año pasado en 20,8 por ciento, casi cuatro puntos más que la meta del 17. En realidad, y con un rebrote inflacionario tras las elecciones por la suba del dólar, la inflación del INDEC fue de 24,8% en 2017. Es decir, cuatro puntos más que lo que calculaban los especialistas en esta época del año.

En el primer informe del REM de la era Macri-Sturzenegger fue en junio de 2016 y estimaba una inflación a diciembre de aquel año en 37 puntos en todo el país, y de 40,2 en el AMBA. Según la Dirección de Estadísticas de la Ciudad, la inflación porteña fue del 40% y en la misma línea estuvo el índice que mide la CGT para todo el país. Ese año no hubo indicador del INDEC para los 12 meses debido a la emergencia estadística. El IPC San Luis midió un 31% de inflación para esa provincia.

Para cuando se elaboró ese informe, el grueso de las medidas que aceleraron la inflación (devaluación y suba de tarifas, principalmente) ya habían impactado. Para los siguientes 12 meses (julio '16-junio '17), el REM estimaba una inflación del 21,5%. El acumulado del IPC-AMBA fue levemente mayor: 21,9%.

Sin embargo, en ese mismo informe esperaban una caída sistemática de la inflación y calculaban que el 2017 cerraría con 19%. Casi unos 6 puntos menos que lo que ocurrió en la realidad.

La expectativa de lo que vaya a ocurrir en los próximos meses es clave para la puja salarial. El Gobierno insiste en que la inflación estará en torno al 15% y pretende que esa sea la referencia.

Curiosamente, el FMI remarcó en un informe reciente que para domar a la inflación era necesario domesticar la pauta salarial. Anteriormente, había pedido cambios en el sistema previsional y luego el Gobierno lanzó la polémica reforma que trajo como resultado una nueva fórmula que garantizó aumentos nominales menores a los que habrían conseguido los jubilados y pensionados con el viejo sistema.

investlateral