R24 EN VIVO

30
Septiembre

LA CALIFICADORA MOODY'S ADVIRTIÓ POR LOS AUMENTOS DE PRECIOS Y PORQUE CAMBIEMOS COLOCA CADA VEZ MÁS BONOS EN EL SECTOR PRIVADO.

Agencia NA/La consultora Moody’s alertó que la proporción de deuda en manos del sector privado "es cada vez mayor" en la Argentina, lo que "aumenta la vulnerabilidad fiscal del país". También mostró sus reparos por los aumentos de precios.

En un reporte, la calificadora de riesgo internacional puntualizó que alrededor de la mitad de la deuda del gobierno de la Argentina la mantiene con otras entidades del sector público, "lo cual reduce el riesgo de refinanciamiento".

Sin embargo, alertó que "la proporción de deuda en manos del sector privado es cada vez mayor, lo cual aumenta la vulnerabilidad fiscal del país. Otras debilidades crediticias incluyen inflación alta y una gran proporción de deuda en moneda extranjera, que expone al balance del Gobierno al riesgo cambiario".

Por otra parte, Moody s consideró que el mayor crecimiento de la Argentina "debería respaldar una reducción" del déficit fiscal, "que superará 6% del PBI" este año. La consultora también indicó que la economía argentina crecerá 3% en 2017 y 3,5% en 2018.

"Las inversiones públicas y privadas deberían reafirmar el crecimiento, y las iniciativas que se espera que el gobierno introduzca después de las elecciones de medio término de octubre ayudarán a reducir el déficit fiscal en, al menos, un 1% del PBI en 2018", evaluó Moody s.

El Oficial Principal de Crédito de la consultora, Gabriel Torres, dijo que "aunque el crecimiento económico de Argentina ha mostrado cierta volatilidad, su economía es más grande y más rica que otros países con calificaciones similares".

Además, dijo que "el mayor crecimiento debería respaldar una reducción del déficit fiscal, que superara 6% del PBI este año. La relación deuda/PBI del gobierno llegará al 53% este año y al 56% el próximo año".

27
Septiembre

EL INDEC ADVIRTIÓ ADEMÁS QUE CRECIÓ LA DESIGUALDAD. EL 10% MÁS RICO GANA 20 VECES MÁS QUE EL 10% MÁS POBRE.

Siete de cada 10 asalariados no logra reunir un ingreso mínimo que le asegure a una familia tipo no caer en la pobreza, según datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) dados a conocer hoy martes.

Según el organismo que conduce Jorge Todesca, el 70% de los empleados ganaba hasta 14.724 pesos al cierre del segundo trimestre, mientras que el ingreso mínimo para superar la pobreza a esa fecha para un grupo familiar compuesto por un matrimonio y dos hijos era de 14.811 pesos.

Si en cambio se toma el ingreso total de un hogar, la mitad de ellos queda en situación de pobreza al tener ingresos por debajo de los 15 mil pesos. En este escenario, el informe del INDEC indica que al cierre del segundo trimestre se agravó la desigualdad en la Argentina.

El índice de Gini se ubicó en 0,428, contra 0,427 que se había computado en el mismo período del año pasado.

Siempre de acuerdo al trabajo oficial, durante el segundo trimestre del año el decil más alto de la población ganó 20 veces más que el decil más bajo, empeorando la situación ya que un año atrás esa relación era de 19 veces. La situación se observa más desigual cuando se comparan los períodos en que los asalariados no cobran aguinaldos (primero y tercero de cada año) ya que la relación entre los ingresos del decil más alto y el más bajo trepa a 22 veces.

El informe también refleja la dependencia de los deciles más bajos de los planes sociales y/o jubilaciones o pensiones, ya que en el primero de ellos, sólo 3 de cada 10 pesos que ingresa en un hogar obtiene proviene de un trabajo.

Esa relación se reduce en cada segmento y en el tope de la pirámide 8 de cada 10 pesos que se obtienen provienen de una relación laboral. Cuando se evalúa la totalidad de los ingresos de los hogares, el 75% proviene de trabajos y el 25% de algún tipo de asistencia social.

26
Septiembre

LA FEDERACIÓN AGRARIA REQUIRIÓ QUE EL ESTADO CORRIJA LA "FUERTE DISTORSIÓN" EN EL KILO DE CERDO QUE GANAN LOS PRODUCTORES Y LOS SUPERMERCADOS.

Noticias Argentinas/El presidente de Federación Agraria Argentina (FAA), Omar Príncipe, afirmó que existe una "fuerte distorsión" en los precios al público de muchos alimentos en los supermercados. Reiteró su pedido de que actúe la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC).

“Al productor de cerdo en la Argentina le pagan $ 23 el kilo de cerdo y está a la venta en más de $ 250 el matambre de cerdo en un supermercado de Rosario; mientras que otros lugares que pudimos observar otros cortes están siendo vendidos en $ 190 ó $ 200 el kilo", consignó Príncipe en un comunicado.

El directivo explicó que las "distorsiones de precios la venimos advirtiendo desde FAA hace mucho tiempo, entre lo que le pagan al productor y lo que termina pagando el consumidor en las góndolas del país”.

"Esta situación se replica en otros productos y lo que venimos planteando hace muchos años es que la CNDC actúe sobre la cadena; porque hay que ver qué pasa después de que el alimento sale del productor, pasa por el matadero, por el frigorífico, que mire qué transportes usan para llegar al supermercado y se transforme en este precio exorbitante de 250 pesos”, agregó el reelecto titular de la entidad agropecuaria.

Para Príncipe, “el Gobierno nacional actual planteó que el consumidor iba a tener como herramienta a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia para actuar sobre estos temas de precios en supermercados; hace mucho tiempo que venimos pidiendo su intervención y no nos escuchan".

Por último, advirtió que a la FAA le "llama la atención que, con mucha más rapidez, cierran un acuerdo de importación de cerdos desde Estados Unidos en menos de 48 horas tras la visita del vicepresidente de ese país a la Argentina, incluso con un riesgo sanitario enorme, porque tienen una enfermedad sanitaria que en la Argentina no existe”.

26
Septiembre

EL MINISTRO DE ENERGÍA DECIDIÓ QUE EL PRECIO DEL COMBUSTIBLE LO FIJEN DESDE EL 1 DE OCTUBRE LAS COMPAÑÍAS QUE DEBERÍA REGULAR. SE ESPERAN NUEVOS AUMENTOS.

El Gobierno decidió la "liberación" del precio de los combustibles desde el 1 de octubre. El ministro de Energía, Juan José Aranguren, le dio a las petroleras el poder de decidir el incremento de las naftas.

El combustible local venía atado a un acuerdo entre la industria y las provincias, con supervisión del Gobierno Nacional. A partir del 1 de octubre ese pacto perderá la obligación de ser aplicado y cada empresa podrá establecer el precio que le parezca conveniente.

Aranguren, ex presidente de Shell Argentina, había adelantado que quería dar de baja ese convenio. En una nota fechada el 22 de septiembre, publicada por La Nación, comunicó que el cambio se consumará a partir del 1 de octubre.

"Un aumento de los precios internacionales permitiría la liberación de los precios internos y de ese punto en adelante mantener la paridad con un funcionamiento pleno de la reglas de mercado", dice el documento de Energía.

Las refinadoras establecían los precios en función de lo que pagaban por el petróleo crudo que le compraban a las productoras locales. Pero ahora quedarían liberadas de ese compromiso: podrán importar o comprar en el país, según les resulte más conveniente.

Página 2 de 49

banner300x300