R24 EN VIVO

08
Junio

PLANTEA DÉFICIT PRIMARIO CERO PARA EL 2020 Y CORTA LAS TRANSFERENCIAS DEL CENTRAL AL TESORO. EXIGE DESARMAR LAS LEBACS.

Télam/El Gobierno y el FMI anunciaron este jueves que lograron cerrar un acuerdo Stand-By de 36 meses de duración que asciende a la impactante cifra de 50.000 millones de dólares, de los cuales el 30% llegará al país en las próximas semanas. De confirmarse el ingreso de esos 15 mil millones de dólares, se trata de un espaldarazo muy fuerte para calmar al mercado.

Se trata de una suma más que importante que superó las previsiones más optimistas y según afirmó un destacado operador financiero al tanto de las negociaciones "alcanzará para enfriar la volatilidad".

Este préstamo exige como contraparte duras medidas de ajuste. Plantea para este año llevar la meta de ajuste fiscal del 3,2% del PBI al 2,7% -como ya había adelantado Dujovne- y el año que viene un mucho más drástico pase del 2,2% al 1,3%, para converger en el 2020 en déficit fiscal primario cero.

De acuerdo a las estimaciones del Gobierno, esto implica que en los próximos tres años haya "una reducción acumulada del déficit de 3,1% del PBI, alrededor de USD 19.300 millones". Aun así, por el peso de los servicios de deuda el déficit total pasaría del 5.1% del PBI actual al 1,7% en 2021. "El nuevo sendero de convergencia fiscal permitirá que el ratio deuda pública a PBI comience a reducirse a partir de 2019", detalló el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en una conferencia de prensa que brindó junto al titular del Banco Central (BCRA), Federico Sturzenegger, en el Centro Cultural Kirchner del bajo.

Dujovne celebró que el préstamo acordado represente "once veces la cuota de Argentina" en el organismo. El acuerdo también incluye otras medidas de ajuste como llevar a cero las transferencias de fondos del Banco Central al Tesoro y una drástica reducción del stock de Lebacs. Además, se enviará al Congreso un proyecto de reforma de la Carta Orgánica del Banco Central que "refuerce su autonomía", según se informó oficialmente.

El "saneamiento" del balance del Central incluye la obligación del Tesoro de comprar de manera anticipada las letras intransferibles que el Gobierno le colocó al Banco Central para poder llevarse los dólares de las reservas de libre disponibilidad -en particular en 2005-. En principio, explicó Sturzenegger, Caputo le girará pesos (no los dólares de las reservas que se llevó el Gobierno) y el organismo monetario usará estos recursos para cancelar gradualmente el stock de Lebacs.

Serán unos USD 25.000 millones a devolver en etapas hasta mayo de 2021. El acuerdo confirma así que varios de los compromisos asumidos ingresan en el próximo mandato presidencial, en particular el último tramo del ajuste fiscal.

El ajuste prevé recortes muy duros como una baja acumulada en los tres años del programa de transferencias a las provincias del 74% y un recorte de los fondos destinados a la obra pública del 81%. Además incluye nuevos recortes a las jubilaciones.

Tanto el FMI como el Gobierno confirmaron que el acuerdo fue alcanzado a nivel del personal técnico, pero que está sujeto a la aprobación del directorio Ejecutivo del FMI, que se descuenta ocurrirá en los próximos días.

Las autoridades del FMI anunciaron que la intención es girar cuanto antes el primer tramo del acuerdo, pero "posteriormente tratarán el préstamo con carácter precautorio". Al respecto, Dujovne estimó que 30% del préstamo, unos 15.000 millones de dólares llegarán al país en las próximas semanas y que el resto esperan no necesitar utilizarlo y que quede por precaución. Así, los restantes 35.000 millones quedarán condicionados al cumplimiento de los objetivos fiscales anunciados.

"Todavía no podemos decir qué porción será para refuerzo presupuestario y qué porción para las reservas", sostuvo Dujovne dejando entrever que aún restan detalles técnicos por definirse.

La novedad del acuerdo radica en la cláusula del 0,2% del PBI de margen adicional de déficit fiscal en el que podrá incurrir el Gobierno para atender necesidades sociales. Consultado respecto de este nuevo apartado, Dujovne destacó que es un espacio fiscal adicional para ampliar la AUH en caso de considerar que la situación económica lo amerite. Para este 2018, las proyecciones de crecimiento se redujeron a 1,4% (0,4% para las previsiones fiscales) y para 2019 a 2,5% (1,5% para el cálculo de ingresos tributarios).

Respecto al costo del crédito, el FMI precisó que la tasa irá en función del nivel adeudado. Por el momento, la tasa "con los valores actuales de la tasa del DEG, se estima que el costo del préstamo será de 1,96% mientras los desembolsos acumulados no superen el 187,5% de la cuota argentina en el FMI (monto equivalente a aproximadamente USD 8.480 millones), de 3,96% si los desembolsos acumulados superan ese monto, y 4,96% si el crédito vigente se mantiene por encima de ese monto por más de tres años", detalló Hacienda.

El Gobierno también negocia contra reloj, como reveló LPO, que un grupo de bancos privados aporten un préstamo sindicado. Además se acordó la duplicación de créditos con otros organismos bilaterales (BID, Banco Mundial y CAF) por un total de USD 5.650 millones, que en principio se suman a los USD 50.000 millones anunciado por el FMI. También la renovación y ampliación del swap con China del que no hubo precisiones.

"El plan económico a implementarse durante el programa fue presentado por Argentina y refuerza nuestro compromiso con la eliminación de los desbalances económicos que han aquejado a nuestro país por décadas", informó el FMI en un comunicado deslindándose de los recortes y reacomodamientos de partidas que tenga que hacer Macri para cumplir con las metas fiscales prometidas.

"El plan es consistente y sostenible económica, social y políticamente, y tiene como objetivo continuar restableciendo el orden macroeconómico con dos ejes clave: convergencia más rápida al equilibrio fiscal y reducción de la inflación", señaló el organismo internacional.

08
Junio

EL ACUERDO QUE EL GOBIERNO ANUNCIÓ POR 50 MIL MILLONES DE DÓLARES SÓLO ASEGURA LA ENTREGA DE 15 MIL MILLONES Y EXIGE UN AJUSTE QUE PUEDE DUPLICAR EL DESEMPLEO.

Roberto Navarro/El FMI le entregará al país 15 mil millones de dólares y mantendrá en custodia otros 35 mil millones que, según el documento del fondo, figuran en forma “precautoria” a nombre del país y se entregarán en caso de una crisis y si el país cumple con un feroz ajuste.

El FMI exige que el Banco Central ya no venda dólares al mercado. Según ellos así habrá una flotación libre. El problema es que tal cosa no existe. Lo que llaman libre mercado es el poder del más grande. Y el gran proveedor de dólares del país es el campo. Así, sin la exigencia de liquidar la cosecha en un tiempo determinado y con el BCRA con las manos atadas, los grandes jugadores del sector podrán manejar la moneda a su antojo.

Esta decisión se toma días después de que se conoció que Estados Unidos tiene el desempleo más bajo desde el año 2000, hecho que apurará la suba de la tasa de interés americana y así la fuga aumentará su velocidad, empujando el precio del dólar.

El dato del empleo de EE.UU y la respuesta a de la Unión Europea a la suba de aranceles de Trump ya generó una suba del real esta semana, que presionará el tipo de cambio local.

Así, por cuestiones domésticas y eternas la exigencia del FMI de sacar al BCRA del mercado tarde o temprano impulsará nuevas devaluaciones.

El ajuste que aceptó el equipo económico es tan drástico que parece socialmente inviable.

Lo más importante es que se comprometen a “sostener el ritmo de la baja de subsidios” a pesar de que la devaluación y el precio internacional de los hidrocarburos empuja las tarifas fuertemente. Con un dólar a 25 pesos hay que agregar a los tarifazos previstos un 35 % de aumento más en electricidad y un 50 % más en gas. Además, el gobierno se comprometió a reducir la incidencia del gasto en salarios públicos en un 0,2% anual. Esto sólo se podrá hacer con despidos o con un recorte brutal de salarios reales.

También se vuelve a recortar el gasto en obra pública.

Y finalmente se exige un ajuste a las provincias que seguramente derivará en más despidos en las plantillas provinciales.

El acuerdo con el FMI no asegura 50 mil millones de dólares, deja el tipo de cambio en manos de los especuladores y condena al país a una recesión profunda y seguramente de largo aliento, que derivará en un importante aumento del desempleo.

07
Junio

LA ARGENTINA PODRÍA OBTENER UN PRÉSTAMO DE 20.000 MILLONES DE DÓLARES DEL FMI, QUE ACEPTARÍA CONTINUAR CON UN AJUSTE GRADUAL PARA EVITAR UNA CAÍDA DE LA ACTIVIDAD Y EL RIESGO DE UNA RECESIÓN.

Lo consignó un informe del banco alemán sobre el acuerdo que la Argentina busca sellar con el organismo, en el cual enumeró cuáles serían las exigencias al gobierno para concederle auxilio financiero.

En un informe a sus clientes, la entidad estimó que el acuerdo podría sellarse a mitad de junio y Argentina podría acceder hasta ese límite en un crédito “stand by”.

Si bien el préstamo sería el segundo más grande después de Grecia en términos nominales y estaría entre los diez primeros en los mercados emergentes, no alcanza ala cifra que esperaba negociar el país, que ascendía a 30 mil millones.

El banco señaló que el FMI inicialmente abogó por una eliminación frontal del déficit fiscal en 2019, aunque habría cedido esa posición por considerar que el ajuste monetario, los riesgos de recesión y el escaso apetito por las reformas legislativas, requiere de una consolidación gradual más en línea con los objetivos de déficit primario revisados por el Gobierno.

Según proyectó la entidad bancaria, el organismo pondría “fuerte énfasis” en la independencia del Banco Central, abordando fuentes monetarias de inflación y reducción de la inercia salarial.

También le pediría al Tesoro aumentar la emisión en el mercado nacional para reducir la vulnerabilidad de la cartera de deuda soberana.

Consideró que la reducción del sector público sería probablemente la piedra angular del programa.

Según el informe del Deustche Bank, el organismo le plantearía a la Argentina aplicar tasas de interés reales hasta que las expectativas de inflación vuelvan a un nivel bajista, incluso si esto afecta las perspectivas de actividad.

El banco señaló que el acuerdo incluye la prohibición de la financiación del déficit presupuestario a través de anticipos y transferencias de beneficios del Banco Central, que el año pasado ascendieron a 1,5% del Producto Bruto.

En tanto, el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, no tiene previsto viajar esta semana a Washington, aunque podría hacerlo la próxima, indicaron fuentes de esa cartera.

El presidente Mauricio Macri ya tiene la información sobre los términos del acuerdo para acceder a un crédito y la puntada final para hacerlo público se daría este fin de semana.

El domingo próximo, el mandatario argentino y la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, coincidirán en la cumbre del G7 en Canadá y mantendrán una reunión protocolar en la que podría definirse cuándo se realizará el anuncio.

04
Junio

EL VALOR DE LA CANASTA BÁSICA, EN TANTO, SE INCREMENTÓ EN UN 19,38%. SON ÍNDICES ALARMANTES, Y HUBO UNA SIGNIFICATIVA ACELERACIÓN EN MAYO.

Los aumentos de precios continúan castigando el bolsillo de la población. La canasta básica aumentó un 19,38% entre diciembre de 2017 y mayo de 2018, mientras que la de alimentos tuvo un alza del 17,05%.

Así lo indica un relevamiento llevado a cabo por el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCi), que además coloca el incremento de los alimentos en mayo en un 7%, lo cual denota una preocupante aceleración luego de la corrida cambiaria que terminó en una fuerte devaluación del peso.

La canasta básica de alimentos, que en diciembre de 2017 era de $6144,98 mensuales, en mayo ascendió a $7182,58, un incremento que en apenas cinco meses superó el techo que el gobierno impuso a las paritarias para todo el año.

En tanto otro informe, realizado en este caso por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), analizó el período comprendido entre el 18 de marzo y el 20 de mayo y registró un aumento del 16% en los precios.

Para el CEPA, las principales alzas se destacan en alimentos frescos, bebidas y elementos de higiene personal. En el caso de productos que no son estacionales, y que son de consumo masivo, como la yerba o el arroz, llevan un promedio de 50% de aumento durante los primeros cinco meses del año.

Para agregar un elemento más de preocupación, todos los analistas coinciden en que en los próximos meses segurá refléjándose en los precios la brutal devaluación que experimentó la moneda argentina en los últimos medes, que llevó el valor del dólar hasta $25.50.

Página 2 de 66

investlateral