R24 EN VIVO

HIPERDIGITAL PARA REPRODUCTOR

13
Mayo

13 MAYO 2019 REPORTE24//

APLASTANTE TRIUNFO DEL GOBERNADOR QUE CONSIGUIÓ LA REELECCIÓN Y LE SACÓ 25 PUNTOS DE DIFERENCIA A NEGRI Y MESTRE JUNTOS. ADEMÁS, EL PJ RECUPERÓ LA CAPITAL LUEGO DE 43 AÑOS.

Gustavo Molina//Ni en la mejor época de José de la Sota, el peronismo cordobés se quedó con todo, como pasó hoy con Juan Schiaretti, ese contador hincha de Racing de Córdoba, que el 19 de junio cumplirá 70 años; y en los setenta militó en el Peronismo de Base, luego se exilió en Brasil y en los 90 fue secretario de Industria de Domingo Cavallo, durante la Presidencia de Carlos Menem.

La trágica muerte de De la Sota hace ocho meses en un accidente en la autovía 36, le dejó a Schiaretti el poder total de un peronismo cordobés que siempre jugó a nivel nacional, como lo hará nuevamente ahora.

El mensaje fue claro para dentro del PJ: “No hay más delasotismo, hay peronismo”, mandó a decir. Y los delasotistas se enojaron. Entonces los dejó fuera de los cargos expectables. Y solos se alinearon tras la figura del gobernador, para no quedar fuera del todo. Como muestra de buen líder, Schiaretti designó candidatas a legisladoras a Natalia de la Sota y a Adriana Nazario, hija y última pareja de su amigo y socio político. Y cerró el delasotismo dentro de su estructura.

Para afuera de Córdoba, mandó otra señal, que tuvo mucho más de simbolismo, que de cosecha militante: desarmó Unión por Córdoba, la alianza conservadora armada por De la Sota para ganar las elecciones de diciembre de 1998 que lo llevaron a gobernar Córdoba seis meses después, el 12 de julio de 1999; y la reemplazó por Hacemos por Córdoba, la misma alianza conservadora, con un barniz progresista que le dio la incorporación del Partido Socialista de su vecino de Santa Fe, el gobernador Antonio Bonfatti y el GEN de la bonaerense Margarita Stolbizer.

También incorporó a Esteban Avilés, el intendente de Villa Carlos Paz, un ex radical y ex aliado a Luis Juez que jugó publicamente a armar un conglomerado progresista y kirchnerista, que finalmente terminó operando para Schiaretti.

Toda esta arquitectura política tuvo un trabajo en paralelo con Mauricio Macri, a quién conoce desde los 80, cuando ambos transitaban los pasillos de SOCMA. Schiaretti como uno de los armadores de Alternativa Federal, le asegura al Presidente mantener al peronismo dividido y esmerilar las chances de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner de regresar a la Casa Rosada. Como contrapartida, Macri operó para romper Cambiemos en Córdoba y facilitar la reelección de su socio estratégico.

Con las sucesivas derrotas de Cambiemos en otras provincias, como ocurrió en las PASO de Santa Fe y La Pampa; o las generales de Neuquén y Río Negro; Cristina ordenó jugar fuerte en Córdoba, el segundo distrito en importancia y de altísimo peso específico en el tablero nacional: horas antes del cierre de listas, le dijo al candidato a gobernador de Córdoba Ciudadana que no compita y baje todas las candidaturas para apoyar las listas de Schiaretti. La idea de asestar una dura derrota a Macri y Cambiemos pavimentaría el regreso del kirchnerismo al poder, o al menos, de tender puentes de unidad del PJ a nivel nacional.

La ruptura de Cambiemos Córdoba, con Mario Negri lanzado con el apoyo del jefe de Gabinete, Marcos Peña; y de Ramón Javier Mestre reclamando dirimir las candidaturas por medio de internas, terminó de facilitar la ruta hacia la victoria schiarettista.

Apoyado en una monumental obra pública que realizó con créditos millonarios tomados cuando el dólar cotizaba a $20; el contador hijo de un obrero ferroviario de la Resistencia Peronista y de una ama de casa montó una inteligente campaña publicitaria, donde no confrontó con la oposición; se negó a debatir con los otros candidatos y le dijo al electorado capitalino que lo mejor era que gobernador e intendente jugaran para el mismo equipo.

Mal no le fue; Schiaretti consiguió 54% de los votos, le sacó 36% de diferencia a su segundo, Mario Negri, que arañaba el 18%. Hace apenas cuatro años, Schiaretti le había ganado al radical macrista Oscar Aguad por 39% contra 34,5%.

Además, consiguió que Llaryora, un vecino de San Francisco que casi no conoce la geografía ni los problemas de los vecinos de la Capital, se convierta en el nuevo intendente con casi 37%, dejando al ex intendente Luis Juez al borde del 20%. Otro logro de Schiaretti fue haber logrado una mayoría casi agravada de la Legislatura provincial: triunfó en los 26 departamentos y de las 70 bancas, estaría consiguiendo entre 52 y 55 escaños.

Este poder, lo sitúa claramente a Schiaretti como un gran elector en las PASO y en las generales de octubre.

En el lado de Cambiemos, en tanto, asimilaron la derrota, y en la Casa Rosada ya trabajan para retener el voto conservador, que esta vez votó a Schiaretti en Córdoba, pero podría votar a Macri dentro de tres meses.

BAJATE LA APP DE HIPER DIGITAL Y LLEVA LA RADIO EN TÚ MOVIL

12
Mayo

12 MAYO 2019 REPORTE24//

EL GOBERNADOR CORDOBÉS JUAN SCHIARETTI ES TAAAAN FAVORITO HOY PARA LAS ELECCIONES QUE LOS PRINCIPALES INTERROGANTES SOBRE EL RESULTADO VERSAN SOBRE OTROS ASPECTOS.

Por Mario Wainfeld/ Página12  

El porcentaje que obtendrá y la diferencia respecto del segundo y del tercero.

   Quienes ocuparán esas posiciones entre los radicales Ramón Mestre (intendente de la capital de la provincia) y el diputado nacional Mario Negri.

   Si el peronismo vencerá en la capital.

   Qué hará o dirá Schiaretti esta noche.

Vamos por partes, como propugnaba el autodidacta cartesiano Jack el destripador. La división de Cambiemos no pudo zanjarse por consenso ni merced a las presiones de la Casa Rosada que, a diferencia de lo resuelto en Neuquén y Río Negro, se metió con patas y todo en la contienda local:impulsó a Negri en fórmula con diputado referí de PRO Héctor Baldassi. Los radicales no supieron o no quisieron armar una interna, antaño su deporte predilecto.

Córdoba, como otras 19 provincias, elige sus autoridades por simple pluralidad de sufragios, en una sola ronda. La fragmentación opositora redobló las, desde el vamos, sólidas chances del Gringo Schiaretti. Referentes cambiemitas de primer nivel auparon a Negri, visitaron la provincia, dejaron solito a Mestre.

La diputada Elisa Carrió hizo gala de su idiosincrasia faltando el respeto al fallecido ex gobernador José Manuel de la Sota. Sus declaraciones, imbancables desde un punto de vista ético y humano, tal vez sean piantavotos, un búmeran que seguirá en órbita durante mucho tiempo. Es osado hacer predicciones porque se sabe que la ciudadanía vota distinto en contiendas locales y nacionales pero tal vez la barbarie de Lilita arrastre costos diferidos para el presidente Mauricio Macri en agosto y octubre, justo en un distrito que le otorgó muchos sufragios.

Jamás debe darse por definida una competencia antes de jugarse, los jugadores del Barcelona podrían dictar seminarios al respecto. Pero, si se confirma el vencedor, resultará atractivo ver qué radical lo escolta y con qué caudal. Si Mestre prevaleciera sobre Negri (el caballo del comisario) conservaría virtualidad y acaso la perspectiva de intentar la recuperación boina blanca a partir de 2020.

Ya en el ‘45 cuando el radical Amadeo Sabattini rehusó la oferta de Juan Domingo Perón para conformar un frente político, Córdoba constituía un bastión radical, condición que perduró desde 1983. De la Sota debió remar para desplazarlo recién 1999. Desde entonces, él y Juan Schiaretti se han alternado en el Ejecutivo. En un escenario clásicamente bipartidista el peronismo ganó cinco elecciones a gobernador contra cuatro de la Unión Cívica Radical (UCR) tras ir en desventaja 0-4, al modo del Liverpool o del Tottenham. Los nueve mandatos se distribuyeron entre cuatro protagonistas: los radicales Eduardo Angeloz y Ramón Mestre (padre) más los dos peronistas ya nombrados.

- - -

La hegemonía de la UCR en la capital perdura más. Consiguieron interrumpirla parcialmente el ucedeísta-menemista German Kammerath en 1999 y el juecista Luis Juez en 2003.

Juez va ahora por la intendencia en la coalición que comanda Negri.

Rodrigo De Loredo procura ser el sucesor de Mestre.

El actual vicegobernador y ex intendente de San Francisco, Martín Llaryora, pinta con perspectivas para hacer redoblona para el peronismo. Un efecto arrastre podría beneficiar a Llaryora sobre todo porque se vota con boleta única de sufragio (BUS) en papel para todas las categorías. Quienes van por la municipalidad figuran debajo de los que bregan por la gobernación.

Mejor amarretear pálpitos y sondeos en la previa, a la noche se sabrá.

- - -

Córdoba es la provincia más poblada y con mayor PBI en manos de un justicialista. Schiaretti, afín al peronismo federal y adversario del kirchnerismo durante añares, puede llegar a ser el primer compañero gobernador refrendado en la maratón 2019 de votaciones locales. Muchos ojos y oídos estarán puestos sobre él. Se ventearon dudas acerca de su salud, desmentidas por el propio interesado.

A poco más de un mes del cierre de listas para las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) nacionales una definición movería el tablero.

La ilusión electoral de Cambiemos se desgrana en un esquema sutil y complejo. Que Macri llegue al 30 por ciento o un cachito más en la primera ronda. Que la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner sea primera sin poder evitar el ballotage y sea batida en la segunda vuelta. Para eso Cambiemos precisa que el peronismo federal consiga una cantidad ideal de votos: bastantes para achicar el estanque de personas indecisas o mejor no encuadradas en el que puede pescar el kirchnerismo. Y no tantas como para llegar segundos detrás de CFK. Si Schiaretti guiña hacia el costado federal puede propiciar el mejor escenario para Macri… o el peor.

En el camino,Cristina ordenó a sus seguidores en Córdoba que no compitieran con el gobernador, para agrandar el estanque en el que pescará Schiaretti.

Esta noche se sabrá si los pronósticos aciertan, se develará el tablero institucional local. Quizá haya algunas señales para el nacional. Ojalá que eso ocurra en una jornada cívica tranquila y con alta participación.

BAJATE LA APP DE HIPER DIGITAL Y LLEVA LA RADIO EN TU MOVIL

12
Mayo

12 MAYO 2019 REPORTE24//

DOS HISTÓRICOS GERENTES DE LAS FIRMAS FAMILIARES FUERON CITADOS A INDAGATORIA. EL PROPIO PRESIDENTE, SU PRIMO ÁNGELO CALCATERRA Y NICKY CAPUTO, ESTÁN EN LA MIRA JUDICIAL

Franco Mizrahi//Un nuevo caso de corrupción en la obra pública involucra a la empresa IECSA, una de las firmas insignia del Grupo Macri, que el clan familiar decidió traspasar al empresario y amigo presidencial Marcelo Mindlin por la cantidad de escándalos que sumó en tribunales en el último tiempo.

La compañía -bautizada SACDE desde que supuestamente pasó a manos de Mindlin- está siendo investigada por la forma en que se le adjudicó durante el kirchnerismo el desarrollo de las centrales termoeléctricas Ensenada de Barragán y Brigadier López, junto a Isolux, compañía con la que conformó una Unión Transitoria de Empresas (UTE) para participar de la licitación. Las maniobras irregulares en torno a esas productoras se extendieron durante el gobierno macrista, lo que motivó la apertura de otro expediente paralelo al de la obtención de las obras. Sin ir más lejos, según se denunció en sede judicial, IECSA e Isolux recibieron una millonaria indemnización por la rescisión del contrato sobre ambas productoras que decidió el presidente Mauricio Macri, a pesar de que las obras no estaban terminadas. Uno de los beneficiados de aquel pago fue el primo Angelo Calcaterra. El negocio fue redondo para el clan: la central Brigadier Lopez fue comprada por Central Puerto del empresario Nicky Caputo, el “hermano del alma” de Macri, que si bien ganó la licitación todavía no pagó.

La adjudicación

Los presuntos delitos que salpican a IECSA (que Calcaterra vendió en parte a Mindlin aunque no se desprendió del todo en lo que fue una transacción muy oscura) están siendo analizados en una causa donde se investiga la gestión de Energía Argentina SA (ENARSA), hoy IEASA, que tiene entre sus funciones la de operar en cualquier segmento de la cadena de valor de los bienes energéticos. El foco por la adjudicación está puesto en la gestión de Exequiel Espinoza.

Se trata de una investigación que impulsa el juez federal Sebastián Casanello. El 7 de mayo pasado, el magistrado resolvió citar a indagatoria a Espinoza y a Santiago Pierro -también fue funcionario de ENARSA- y a los empresarios Juan Carlos de Goycoechea Puente, Héctor Javier Sánchez Caballero, Alejandra Kademian, Osvaldo Macías y Santiago Ramón Altieri. A los siete se les decretó la inhibición general de bienes. Todos desfilarán por tribunales a partir del 19 de junio.

Sánchez Caballero y Altieri fueron los gerentes históricos de las empresas del Grupo Macri y también están involucrados en otros expedientes donde IECSA quedó en la mira por el supuesto pago de sobornos a funcionarios públicos, como el Soterramiento del tren Sarmiento, donde la firma de la familia Macri fue señalada como la encargada de canalizar los pagos ilegales. En ese caso, en el que Sánchez Caballero está procesado, conformaba una UTE con la brasileña Odebrecht, la italiana Ghella y Comsa.

Para Casanello, “a partir de las diversas medidas realizadas hasta el momento -declaraciones testimoniales e informes de naturaleza interdisciplinarios- se conformó un marco de sospecha tal que justifica el llamado a indagatoria”.

De acuerdo a la prueba que reunió el juez, las contrataciones estuvieron previamente direccionadas y “la licitación pública fue tan sólo una puesta en escena para disfrazar negocios previamente acordados”. La UTE Isolux-IECSA fue la única que se presentó para realizar esas obras.

La maniobra se repitió con la dos centrales y consta de “un mismo patrón de direccionamiento y mayores costos”. El mecanismo consistió en ampliar de modo directo las obras, alterando los principios que rigen ese tipo de contrataciones. Así, distintas adendas se convirtieron en “contrataciones directas”, impulsadas por ENARSA, e implicaron importantes ventajas para las adjudicatarias, que no tuvieron competencia.

En la misma resolución en la que Casanello definió las citaciones a indagatoria insistió en reclamar a su par Claudio Bonadio copias certificadas de las declaraciones brindadas por Ángelo Calcaterra y de los mentados Sánchez Caballero (IECSA) y De Goycoechea (Isolux) en la causa de las fotocopias de los cuadernos. También requirió “los acuerdos de colaboración que hubieren celebrado”. Lo que denota que el primo del Presidente vuelve a estar en la mira de la Justicia.

Las obras

El llamado a licitación para el levantamiento de las centrales por parte de ENARSA se realizó el 19 de julio de 2007. Era para la contratación del proyecto, construcción, puesta en marcha, supervisión de la operación y mantenimiento bajo la modalidad “llave en mano” de cinco centrales Termoeléctricas. Solo fueron adjudicadas dos: Ensenada de Barragán y Brigadier López (Santa Fe).

El monto estipulado en el presupuesto oficial para la primera central era de 1.237.309.646 pesos más IVA pero se adjudicó por 1.508.721.824 pesos más IVA. Luego se celebraron seis adendas al contrato. Se cuestionaron tres. Todas, representaron en total un 45,15 % del monto del contrato original y, conforme la opinión del cuerpo de peritos consultados, debieron ser comprendidas en el contrato inicial.

En lo que respecta a la obra que se levantó en Santa Fe, el presupuesto era de 711.453.046 pesos más IVA y se adjudicó por 1.016.046.897 pesos más IVA. En este caso se cuestiona una adenda que representó un 10,97 % extra de dinero.

Ninguna de las dos productoras se terminaron aunque están activas, funcionando, pero a una capacidad menor que la de su potencial.

Otras irregularidades

El caso de las dos centrales termoeléctricas compromete al presidente Mauricio Macri y a varios de sus funcionarios porque excede a la adjudicación de las obras. Una denuncia que impulsaron diputados del Frente para la Victoria apunta a la venta a precio vil de ambas productoras a allegados del jefe de Estado.

El paso previo la “privatización” de las productoras fue la rescisión del contrato de IECSA e Isolux que decidió Macri, para lo que el Gobierno desembolsó en 2016 unos 1.600 millones de pesos, de acuerdo a la presentación de los legisladores nacionales. Se trató de una “indemnización” con el objetivo de cubrir la compra de materiales y otros gastos que habrían tenido las compañías aunque esa erogación no quedó tan clara. En febrero de este año, Brigadier López fue adjudicada a Central Puerto, de Nicolás Caputo. El amigo del alma del Presidente también concursó junto con YPF para obtener Ensenada de Barragán pero la licitación se declaró desierta porque no se aceptaron las ofertas de estas dos compañías.

La presentación de los diputados Rodolfo Tailhade, María Emilia Soria, María Fernanda Vallejos y Adrián Grana, que en un principio había estado en manos del juez Daniel Rafecas, se acumuló en el juzgado federal Nº 7 “por conexidad”, el pasado 16 de abril. Por lo que será Casanello el encargado de investigar estas maniobras.

En la denuncia, los diputados apuntaron contra Macri, el ex ministro de Energía, Juan José Aranguren, el actual Secretario de Gobierno de Energía Javier Iguacel, Alberto Raúl Brusco – Director Ejecutivo y Gerente de Termoeléctricas de IEASA y exIECSA-, Adolfo Marcelo Piccinini -Gerente de Control de Proyectos de IEASA-, Hugo Balboa –expresidente de Enarsa-, Mario Dell Aqua - Presidente de IEASA-, Ángelo Calcaterra –exdueño de IECSA-, entre otros, por el posible delito de administración fraudulenta, negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas, cohecho, e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Brusco, según la acusación y tal como se desprende de su CV, estuvo de los dos lados del mostrador: fue gerente de IECSA, donde fue encargado principal de la construcción de las centrales térmicas en cuestión y, a la vez, fue designado a principios de 2016 como Subsecretario de Infraestructura Energética del Ministerio de Energía.

Entre las diferentes líneas que deberá investigar Casanello, destaca la denunciada por los diputados: si, además de las irregularidades en la adjudicación de las obras, con estas decisiones Macri buscó favorecer a personas de su entorno, en un claro perjuicio al Estado.

BAJATE LA APP DE HIPER DIGITAL Y LLEVA LA RADIO EN TU MOVIL

12
Mayo

12 MAYO 2019 REPORTE24//

MIENTRAS LA REELECCIÓN DE MACRI TAMBALEA, LA SENADORA DE UNIDAD CIUDADANA VOLVIÓ A UBICARSE EN EL CENTRO DE LA ESCENA: UNA CONSTANTE RODEADA DE VARIABLES.

POR Nicolás Lantos//Podría ser un cuento brevísimo de Augusto Monterroso: “Cuando despertó, Cristina todavía estaba allí”. En un escenario político donde prevalece la incertidumbre, la ex presidenta es el punto fijo alrededor del cual todo se articula, a favor o en contra. Para bien o para mal. Eso sólo lo sabremos en noviembre, o a fines de octubre en todo caso. Mientras la reelección de Macri tambalea, la naturaleza misma de las alianzas que acudirán a las urnas todavía no se define y el futuro inmediato de cada uno de los argentinos está teñido de dudas cotidianas, entre cierres de empresas a ritmo diario, inflación galopante y una creciente conflictividad social, esta semana CFK volvió a ubicarse en el centro de la escena: una constante rodeada de variables.

La coyuntura es propicia para la estrategia de la ex presidenta. Cuando anunció, hace algunas semanas, la salida de su libro, se difundieron algunos fragmentos, a modo de trailer. Esas definiciones preliminares escalaron rápido a los principales títulos de todos los medios, mucho más que la letra fina del volúmen de más de seiscientas páginas, publicado días más tarde. El primero de esos párrafos, seleccionados con esmero en el Instituto Patria, anticipa la línea que desarrolló el jueves pasado en su discurso en la Feria del Libro: “Si alguien me pidiera que definiera a Mauricio Macri en una sola palabra, la única que se me ocurre es: caos. Sí... Mauricio Macri es el caos y por eso creo firmemente que hay que volver a ordenar la Argentina".

Los gobiernos de los Kirchner, pero particularmente los dos de CFK, fueron conflictivos, en el sentido politológico de la palabra. Es una forma intensa de ejercer el poder, que puede causar desgaste en las sociedades, máxime después de doce años. (Queda para otra ocasión el debate respecto a cuánto de ese carácter belicoso fue una decisión propia o una reacción a otros factores; cualquier análisis de los mandatos de Fernández de Kirchner que obvie la rebelión del campo a menos de cien días de que asumiera es parcial y roza la mala intención). La grieta, aunque añeja, volvió a tomar protagonismo como nunca en esta etapa democrática a partir de 2008. Para el final de su segundo mandato, el cansancio era evidente incluso en sectores sociales que la apoyaron en iniciativas clave.

En 2015, Mauricio Macri llegó al poder prometiendo normalidad, un significante vacío que para algunos era poder comprar dólares, para otros llegar al trabajo sin ser interrumpidos por piquetes y para otros ver su programa favorito sin ser interrumpido por mensajes a través de la cadena nacional. Se consagró a “unir a los argentinos”. Juró sacar al país del estado de excepción. El resultado, con el diario del lunes, es muy distinto. Tanto, que se mantiene a flote gracias a la multiplicación de planes sociales y el esbozo de medidas de corte intervencionistas, como el control de precios. Herramientas clave en el botiquín de los Kirchner, rechazadas por el Presidente hasta que la necesidad le pintó la cara de hereje. Hoy, incluso, algunos le reclaman por no hacer cadenas nacionales.

Lo que dejó en evidencia el gobierno de Cambiemos, dice CFK en su libro y lo repitió el jueves, en la Feria del Libro, para el que supo escuchar, es que el contrario de orden no es conflicto, sino caos. Que el conflicto se puede organizar a través de pactos y acuerdos; pero el caos no trae ganancia siquiera para los pescadores, sino tan sólo para los que fabrican la caña y son concesionarios de ese tramo del río. En los últimos días se conocieron nuevos contactos de la ex presidenta con grandes fondos de inversión. El diálogo con empresarios ya es cotidiano. La mesa política que apoyará su candidatura está compuesta en partes iguales por dirigentes que siempre se mantuvieron junto a ella, otros que rompieron durante el trayecto y volvieron y algunos con los que hasta ahora nunca había coincidido.

Esa amplitud no debe confundirse con una capitulación respecto a los principios que marcaron su gobierno. Fue lo primero que dijo el jueves: “Nunca fui neutral ni lo quiero ser”. Sí, acaso, exhibe una dosis mayor de pragmatismo, algo que volvió a destacar cuando habló de la economía de Donald Trump. Nadie debería interpretar ese pasaje como un elogio al presidente de los Estados Unidos: hace menos de dos meses, desde su banca en el Senado, acusó abiertamente a la embajada de ese país de estar detrás de las persecuciones político judicial en su contra. El mismo carácter puede verse en la gira de Axel Kicillof por América del Norte: un día en México junto a Andrés López Obrador; al día siguiente en Washington, descartando la opción del default.

CFK no lanzó su candidatura presidencial el jueves en el Salón Jorge Luis Borges de la Feria del Libro por mera imposibilidad cronológica: ya estaba lanzada desde mucho antes. Trabaja para ganar las elecciones desde que se convenció de que ningún otro dirigente opositor tiene más chances que ella de derrotar al gobierno. Pero el jueves realizó una advertencia, al recordar al Perón de 1952: si regresa al poder, requerirá del apoyo de todos estos sectores con los que retomó el diálogo para afrontar la situación que heredará, más parecida a la de 2003 que a la de 2015. Caso contrario, ella prefiere volverse a su casa. Quienes esperen una definición más contundente, sólo tienen que leer el libro. En realidad alcanza con el tráiler. “Hay que volver a ordenar la Argentina”. Hay que volver. Quien quiera oír que oiga.

BAJATE LA APP DE HIPER DIGITAL Y LLEVA LA RADIO EN TU MOVIL

Página 5 de 550

investlateral