R24 EN VIVO

12
Diciembre

Florencia Vilardel y Sheila Berta, expertas en seguridad informática, intentaron desarmar los estereotipos que vinculan al mundo hacker, al tiempo que explicaron cómo es la experiencia de las mujeres en el área

"Un hacker no siempre es un malo que roba como muestran algunas series"

"Un hacker es una persona que tiene pasión por saber cómo funcionan las cosas, por investigar y aprender, y dentro de la comunidad informática es un título de honor porque se sabe que se trata de alguien que tiene muchos conocimientos", explicó Sheila durante una entrevista con Télam, y luego diferenció a los que dentro de la jerga llaman "de Sombrero Blanco" de los de "Sombrero Negro".

Los hackers de Sombrero Blanco son aquellos que se dedican a "proteger, a saber cómo se puede llegar a vulnerar un sistema pero para mejorarlo", mientras que los de Sombrero Negro "son los que usan el conocimiento para robar, meterse en sistemas y causar daño", distinguió la joven de 20 años.

"Es cierto que somos pocas las mujeres que trabajamos en seguridad informática", indicó Florencia, y agregó que en parte se puede deber a que en la época en la que fue criada, "la década de los 80, las computadoras y los videojuegos estaban más asociados a los varones".

En este mismo sentido se expresó Sheila cuando recordó sus inicios en el mundo de la informática, a los 12 años, y dijo que "jugaba juegos en línea y empezó a hackearlos para poder ganar".

"Por ejemplo, yo tenía 1.000 unidades de oro en el juego y quería tener 300.000, entonces quería ver si podía lograrlo, así que pude hackear el juego y ponerme la cantidad de atributos que quería", recordó, y coincidió en que el ambiente de los juegos -que suele ser camino de origen para muchos programadores y programadoras- "está de alguna manera más asociado a los hombres".

"Un hacker es una persona que tiene pasión por saber cómo funcionan las cosas, por investigar y aprender, y dentro de la comunidad informática es un título de honor porque se sabe que se trata de alguien que tiene muchos conocimientos"

En este caso, Florencia indicó que hoy en día esa situación esta cambiando con "el ingreso de mujeres a escuelas técnicas o carreras universitarias vinculadas a la informática", y valoró que también ayuda la "posibilidad de acceder a una computadora como existe ahora desde la primaria".

No obstante, ambas manifestaron que nunca tuvieron problemas respecto a "comentarios negativos" que pudieran recibir por parte de los hombres que trabajan en el área, y que "en general existe muy buena onda".

Si bien ambas se dedican a la seguridad informática, Florencia es responsable de la gestión de los procesos en seguridad de la información, mientras que Sheila se desempeña "en la parte más ofensiva, probando y midiendo el nivel de seguridad técnica que tienen los equipos para que después alguien lo pueda mejorar".

De alguna forma, la actividad de Sheila está más relacionada a las tareas de una hacker, y así empezó desde muy chica, según contó, en los "foros underground, donde se aprendía y se intercambiaba información, porque no existía una carrera específica de seguridad informática".

"Esos foros, hace 10 años atrás, eran ambientes medios oscuros por decirlo de alguna manera y había muchos que se dedicaban a hacer las cosas mal, pero era el único lugar que uno tenía para aprender", señaló la joven, y agregó que por momentos se preguntaba "si lo que estaba haciendo estaba bien o era algo tabú".

Así empezó a investigar cuáles eran las leyes que había y a darse cuenta de qué era lo que estaba bien y mal, y mencionó que "hasta el día de hoy le siguen llegando propuestas desde el lugar negativo del estilo 'hay que hackear esto, te ofrezco tal dinero'", pero que las rechaza porque ya eligió el camino en el que quiere desempeñarse.

Ambas especialistas coincidieron en la importancia de mantener la seguridad informática de forma cotidiana y en este sentido mencionaron algunas recomendaciones para que puedan seguir los usuarios de Internet.

"Un caso práctico es en las redes sociales, donde hay que tratar de que las fotos no sean públicas, especialmente en menores", y también leer y configurar las condiciones de privacidad.

También recomendaron "tener un antivirus, que hay gratuitos que son muy buenos, y apelar al sentido común cuando llega un correo de alguien desconocido y que envía un archivo, porque descargarlo podría ser realmente peligroso, ya que muchos de los ataques que se hacen hoy en día son así".

En relación con las contraseñas, las expertas indicaron que siempre hay que "combinar longitud con complejidad", y que no es una buena medida "repetirlas en todas las cuentas".

"Lo que recomendamos es hacer una parafrase, es decir una frase que a uno le guste y tomar la primera letra de cada palabra como algo que ayude a recordar la contraseña que se puso; y después, por cada red social o cuenta variar una o dos letras, o poner primero los números, luego las letras y símbolos; e ir intercambiando", recomendaron las expertas.

19
Octubre

La firma de Bill Gates confirmó que su computadora portátil será la más cara del mercado. El desafío de un producto para muy pocos.

La compañía Microsoft anunció su más novedoso modelo de alta gama: la Surface Book 4, a un precio imposible (al menos para los bolsillos de la enorme mayoría del planeta): 3.199 dólares.

El gigante informático sacudió el mercado ha sacudido el mercado de los ordenadores personales con el anuncio de que su ambicioso Surface Book Pro 4, de 1 TB de capacidad de almacenamiento y 16 GB de memoria RAM, va a costar 3.199 dólares.

Aún no se conoce el precio final que tendrá en Argentina, aunque las especulaciones son altísimas y por ahora inimaginables en términos concretos.

Pocos fabricantes se atreven a romper la barrera psicológica de los 3.000 dólares, pero Microsoft es consciente de que con esta línea está ofreciendo noteboooks con las mayores capacidades de almacenamiento que existen en el mercado.

La característica del tera de memoria, junto a las otras prestaciones de alta gama que incorpora el modelo, como 16 GB de memoria RAM, un teclado con la GPU dedicada de NVIDIA y un procesador Intel Core i7, explican el porqué de este precio tan elevado, al alcance solamente de unos pocos.

Habrá que esperar para su llegada a la Argentina.

10
Octubre

ARSAT II

El satélite alcanzó con éxito la órbita geoestacionaria de 81 grados Oeste, a unos 36 mil kilómetros de la Tierra, ocupando con la insignia nacional la posición orbital que peligró por falta de uso durante la etapa privatizadora de las telecomunicaciones en la década del '90.

"Hoy la Estación Terrena Benavídez de Arsat dirigió de forma exitosa la última de las cinco maniobras de apogeo", lo que permitió que el segundo satélite de telecomunicaciones argentino llegara a órbita geoestacionaria, informó la empresa que lidera Matías Bianchi.

La órbita es casi circular y está ubicada en el plano ecuatorial, a unos 36 mil kilómetros de distancia de la Tierra, quedando el aparato en control desde la Estación Terrena Benavídez.

En detalle, el proceso consistió en que el Arsat 2 se desplazara en primer momento en una órbita de 250 kilómetros de perigeo -el punto más bajo-, hasta llegar a casi 36.000 de apogeo -el punto más alto-, cerca de donde se sitúa actualmente.

Así, el aparato se ubica como un transmisor en la punta de una elevadísima torre virtual, para irrigar su señal a un extenso territorio panamericano desde un punto fijo sobre la Tierra, geoestacionario, al girar en un período de 24 horas igual al del Planeta.

En total, la Estación Terrena Benavídez realizó cinco maniobras de apogeo los días 2, 4, 7, 8 y 10 de octubre; todas fueron precedidas por procedimientos de preparación, incluido el posicionamiento del satélite -que regularmente se encuentra orientado al Sol- en la dirección en que debe acelerado.

Las maniobras se realizan con la activación del motor principal del satélite en momentos de hallarse en el punto más alto de una órbita, lo que le permite adquirir órbitas más altas y más circulares.

"Durante las cinco maniobras todos los subsistemas de propulsión y autocontrol del satélite funcionaron correctamente", celebró la veintena de técnicos e ingenieros que vivieron pendientes del aparato desde su lanzamiento el 30 de setiembre, de la base Kourou, en Guayana francesa, al igual que hicieron con el Arsat 1.

30
Septiembre

GUAYANA FRANCESA

El segundo satélite geoestacionario argentino, el Arsat-2, ya viaja rumbo a su órbita definitiva a 36.000 kilómetros de la Tierra después de haber sido lanzado hoy a las 17.29 desde el centro de la Agencia Espacial Europea en Kourou, en la Guayana Francesa.

El despegue del Arsat-2

El segundo satélite geoestacionario argentino, el Arsat-2, ya viaja rumbo a su órbita definitiva a 36.000 kilómetros de la Tierra después de haber sido lanzado hoy a las 17.29 desde el centro de la Agencia Espacial Europea en Kourou, en la Guayana Francesa.

El Arsat-2 fue lanzado por un cohete francés Ariane 5 en la misión VA226, que además puso en órbita al satélite estadounidense de bandera australiana Sky Muster.

Los técnicos argentinos de Arsat e Invap trabajaron de manera coordinada desde la sala de control Júptier, en la Guayana Francesa, la sede del Inavap en la ciudad rionegrina de Bariloche y la estación terrena de Arsat en la localidad bonaerense de Benavídez.

El reporte de que todos los sistemas estaban listos se escuchó en la sala Júpiter del centro de control a las 17.22 y logró que la inquieta delegación argentina se sintiera por primera vez en la tarde ante la inminencia del lanzamiento.

Con la cuenta regresiva entrando en el último minuto, los argentinos que no estaban atendiendo a alguna responsabilidad específica en ese momento salieron disparados hacia las terrazas del centro espacial para ver con sus propios ojos el lanzamiento que se efectuó desde una plataforma a más de 12 kilómetros de distancia.

A las 17.29 el motor Vulcán del Ariane 5 comenzó a rugir e impulsado por más de 60 toneladas de combustible despegó rumbo al espacio.

La primera sensación en llegar a los testigos fue el murmullo de los motores que se transformó en estruendo cuando la onda de sonido alcanzó a cubrir los 12 kilómetros que separan la plataforma de la sala de control; luego, el temblor del piso pasó inadvertido para muchos que ya miraban hacia en el cielo cómo el Ariane 5 ganaba altitud envuelto en una esfera de luz que casi lo convertía en un segundo sol.

Con la desaparición del bramido del cohete, en Kourou se empezó a escuchar el festejo de la delegación argentina que cantaba distintas arengas y enarbolaba banderas celestes y blancas.

Ocho minutos después llegó la primera confirmación desde la antena espacial de la ciudad sudafricana de Natal, que chequeaba que el cohete mantenía los parámetros de trayectoria esperados; detrás de ella transmitieron datos en el mismo sentido las antenas de la isla Ascención, Libreville (Gabón) y Malindi (Kenia).

Media hora después del lanzamiento y a más de 200 kilómetros de la Tierra, el Ariane 5 abrió su cofia para que el Sky Muster partiese rumbo a su ubicación definitiva, dejando todo listo para la liberación del Arsat-2.

Minutos después y a unos 250 kilómetros de la Tierra, el segundo satélite geoestacionario argentino se desprendió de la última etapa del cohete a una velocidad cercana a los 30.000 kilómetros por hora.

El éxito de esa maniobra crítica hizo estallar un nuevo festejo en la delegación argentina y por primera vez en el día permitió ver algunas caras de tranquilidad entre los técnicos argentinos afectados a la misión.

Desde ese punto, el Arsat-2 es dirigido hacia su órbita definitiva, la 81ª oeste, a 36.000 kilómetros de la superficie por los técnicos de la base terrena de Benavídez, que protagonizaron el tercer festejo argentino de la tarde al avisarles a sus colegas de la sala Júpiter que ya habían recibido telemetría del satélite.

Técnicos y funcionarios recibieron las felicitaciones de directivos de la empresa Arianne Space, responsable del cohete; de SSL, la norteamericana constructora del Sky Muster; y de NBN la australiana que lo administrará.

Luego de los festejos, el presidente de Arsat, Matías Bianchi, señaló que “cuando el Arsat-2 llegue a su órbita definitiva habremos cumplido con la primera etapa de nuestra historia, cumpliendo con nuestra misión de origen que nos convocaba a cubrir las órbitas asignadas a la Argentina con satélites de diseño y construcción argentinos”.

“El Arsat-1 fue lanzado hace menos de un año y ya podemos decir que conecta a más de 2.500 escuelas rurales, que presta servicio a las tareas científicas en la Antártida y que además muchas empresas ya utilizan su capacidad generando divisas para nuestro país. Y hoy ese mismo satélite permite que muchos chicos de lugares alejados de la Argentina vean en vivo este nuevo hito y crean que este tipo de desarrollos de soberanía tecnológica son posibles para los argentinos”, añadió.

Por su parte, el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, dijo que “para la Argentina esto no se trata sólo de la capacidad para las telecomunicaciones, el proyecto Arsat es un hito de defensa de nuestra soberanía a través del desarrollo tecnológico que permitió ocupar órbitas que estuvieron cerca de dejar de ser argentinas”.

“Estos desarrollos son estratégicos, Arsat nació en 2006, el primer satélite se lanzó en octubre de 2014 y ahora festejamos el lanzamiento del segundo. Pero esta mañana también firmamos un acuerdo marco con Francia en el que mostramos que tenemos un completo plan de desarrollo en el que estamos convencidos de que vamos a estar de nuevo en este lugar en 2019 lanzando el Arsat-3”, completó.

Con casi tres toneladas de peso, 16 antenas en banda Ku y 10 en banda C, el Arsat-2 ya está en camino hacia la órbita 81 ª Oeste, desde dónde complementará las tareas del Arsat-1 y además podrá ofrecer servicio de transferencia de contenidos audiovisuales al continente americano.

Página 3 de 9

banner300x300