R24 EN VIVO

17
Octubre

La falta de adherencia al tratamiento es uno de los principales factores que aumentan la mortalidad por causas cardiovasculares.

Baja actividad física, exceso de peso, colesterol elevado y la falta de control de la presión arterial son los factores que atentan contra la salud del corazón de los argentinos. Y es que, según datos oficiales, en 2011 las enfermedades cardiovasculares representaron en la Argentina el 30% de todas las muertes, lo que significa que continúa siendo la principal causa de mortalidad, por encima del cáncer (19%), las enfermedades respiratorias (15,6%) y las enfermedades infecciosas (4%).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) fijó como meta para 2025 una reducción del 25% en la mortalidad por enfermedades no transmisibles (iniciativa 25 x 25), un objetivo que según los especialistas sólo podrá ser alcanzado combatiendo los principales factores de riesgo como la obesidad, el sedentarismo, el tabaquismo, la mala alimentación y la hipertensión arterial.

“La reducción de la mortalidad cardiovascular planteada para el 2025 sólo puede ser encarada contemplando la modificación de sus determinantes múltiples. En forma esquemática la mitad de esta reducción debería surgir de los logros en la prevención cardiovascular y la otra mitad del tratamiento adecuado de las patologías instaladas”, aseguró el doctor Carlos Tajer, presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología y presidente del Comité Organizador del 40° Congreso Argentino de Cardiología.

“La Argentina cuenta actualmente con cifras de las encuestas de factores de riesgo que muestran una tendencia positiva en la reducción del consumo del tabaco, y un mejor conocimiento de la presión arterial y los niveles de colesterol. No obstante, otras fuentes nos indican que la mitad de las personas con presión elevada no son tratadas y una cuarta parte recibe tratamiento inadecuado. Lo mismo ocurre con el colesterol elevado en personas de alto riesgo. Argentina está trabajando pero a pasos todavía muy lentos”, refirió Tajer.

Efectivamente, la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR) de 2013, advierte que 6 de cada 10 personas registraron exceso de peso y 2 de cada 10, obesidad. En 2013 aumentó un 42,5% la prevalencia de obesidad respecto del 2005 (14,6% a 20,8%), con un incremento menos significativo desde 2009. A su vez, la baja actividad física se evidenció en 1 de cada 2 personas, con lo cual se mantuvo estable con relación a 2009. Entre los datos favorables, entre 2009 y 2013 disminuyó el porcentaje de población que agrega siempre sal a las comidas después de la cocción o al sentarse a la mesa, del 25,3% al 17,3%.

Respecto del tabaquismo, el relevamiento señala que 1 de cada 4 personas afirmó consumir tabaco en la actualidad, aunque se vio que la exposición habitual al humo de tabaco ajeno descendió progresivamente entre los tres relevamientos (52% en 2005, 40,4% en 2009 y 36,3% en 2013). La exposición en lugares de trabajo en tanto, bajó del 34% al 25% y en bares/restaurantes del 47,2% al 23,5% entre 2009 y 2013.

Además, 8 de cada 10 personas (varones mayores de 34 años / mujeres mayores de 44 años) se midieron alguna vez el colesterol plasmático. Sin cambios respecto de la ENFR 2009. De los que se controlaron, un tercio manifestó tener colesterol elevado. La Encuesta nacional también mostró que 9 de cada 10 adultos se controlaron la presión arterial en los últimos 2 años, proporción mayor a la registrada en 2009, aunque la prevalencia de hipertensión (entre quienes se controlaron) se mantuvo estable.

Según Tajer, el plan “Remediar + Redes”, uno de los proyectos más ambiciosos que a través de fondos internacionales provee de medicamentos sin cargo para hipertensión y colesterol elevado en personas de alto riesgo de la red de atención pública, “ha tenido una expansión mucho más lenta de lo que se esperaba”.

Para el doctor Pablo Perel, consejero científico senior de la Federación Cardiológica Mundial (WHF sus siglas en inglés) “como entidad líder internacional en el cuidado de la salud cardiovascular, la WHF trabaja codo a codo con sus más de 200 miembros, no solo para destacar que la enfermedad cardiovascular es una enfermedad prevenible en gran medida, sino también para ayudar a facilitar acciones de peso a nivel país. Nuestra prioridad es concentrarnos en la prevención secundaria: en el control de la hipertensión y del tabaquismo; temas que, a nuestro entender, tienen mayor incidencia en la reducción de la mortalidad prematura a nivel mundial en el mediano plazo”.

De acuerdo al Estudio Prospectivo de Epidemiología Urbana y Rural (PURE, por sus siglas en inglés), del que participó Argentina y que abarcó datos relevados entre 2003 y 2009 sobre más de 150 mil personas de entre 35 y 70 años de 17 países de diferentes ingresos económicos, entre los 7 mil pacientes relevados a nivel local se halló que el 50% tenía hipertensión arterial. Lo que es aún más preocupante: de ellos, apenas el 15% tenía su enfermedad controlada. Además se vio que de cada dos hipertensos, uno ignoraba que padecía esta afección, por lo que ni siquiera se trataba. Inclusive, entre los pacientes que sabían que eran hipertensos, si bien el 80% se encontraba bajo tratamiento, apenas 4 de cada 10 lograba un control efectivo de su presión arterial.

De acuerdo al presidente de la SAC, uno de los obstáculos más notables para la reducción de la mortalidad cardiovascular tal como propone la OMS para el año 2025, aun en pacientes con enfermedades conocidas, es la falta de adherencia a los tratamientos farmacológicos adecuados.

“Los fármacos que se indican luego de un infarto o una angioplastia prolongan la vida en más de diez años y disminuyen nuevos ataques en un 80%. Estudios en la Argentina han mostrado que la mitad de los pacientes a los seis meses de haber sufrido el ataque cardíaco ya no toma ninguno de estos medicamentos, motivado por una suma de factores entre los cuales está el acceso económico”, aseveró Tajer.

De acuerdo al profesional, si bien muchas de estas medicaciones son muy económicas y la red pública las brinda gratuitamente, aún no se ha solucionado este complejo problema. “Se han logrado mejoras con estímulos a los médicos, sistemas de cuidado integrando enfermería para llamar a los pacientes, sistemas de e-health (recuerdo a través de celulares) y otros, pero la falta de adherencia todavía es alta. Para poder llegar a la meta prometida deberemos acelerar los procesos de expansión de los planes de controles de factores de riesgo y mejorar los estándares de calidad de las prestaciones para pacientes”, sostuvo.

Por otra parte, respecto del tratamiento adecuado de la emergencia cardiovascular, las cardiopatías crónicas y la insuficiencia cardíaca, indicó que “estamos todavía lejos de una estrategia coordinada y de adecuada calidad. Por eso, esperamos que el Registro Permanente de Enfermedades Cardiovasculares, emprendimiento conjunto del Ministerio de Salud de la Nación, la Sociedad Argentina de Cardiología y la Federación Argentina de Cardiología, tenga un fuerte impacto en este sentido. Este Registro nos permitirá el diagnóstico de una serie de obstáculos, la instrumentación de correcciones y su evaluación permanente”.

29
Septiembre

Como parte de la Campaña de Vacunación contra el Sarampión, la Rubeola y la Poliomielitis, el vacunatorio móvil del Ministerio de Salud Pública permaneció durante una semana en Villa Ángela. En el lugar, el equipo profesional aplicó 900 dosis a más de 450 niños de la ciudad y zonas aledañas.

El cronograma de actividades continúa este martes, con la instalación del vacunatorio móvil en la plaza central de Las Breñas, donde los vacunadores continuarán la aplicación de dosis a los niños de 1 a 4 años hasta el miércoles, de 9 a 20. Luego, jueves y viernes, el camión sanitario se trasladará a General Pinedo.

La actividad forma parte de una Campaña de inmunización de alcance nacional que garantiza el suministro de una dosis extra de vacunas Sabin y Doble Viral a todos los niños de 1 a 4 años inclusive. Las dosis se proporcionan en forma gratuita y obligatoria en el móvil sanitario y en todos los centros de vacunación y hospitales públicos de la Provincia.

La coordinadora del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI), Antonieta Cayre, afirmó que el operativo en Villa Ángela “fue un éxito” debido a que más de 450 niños y niñas pudieron acceder a estas dosis extras. “Fue gran trabajo del personal sanitario de Villa Ángela que recibió a cada uno de los papás que se acercaban al camión, no solo a vacunar a los pequeños sino también a disipar dudas sobre el calendario de vacunación”, indicó Cayre.

La especialista explicó que la campaña incluye la aplicación de dos dosis extras que se dan en forma conjunta: la Doble Viral contra el sarampión y la rubéola (inyectable) y la Sabín contra la polio (que se administra en forma de gotitas por boca). Estas vacunas deben recibirla –según aclaró- todos los niños de 1 a 4 años, incluso aquellos que tiene el Calendario Nacional de Vacunación al día.

“El objetivo esencial de esta Campaña es sostener la eliminación de esas enfermedades en la provincia y en al país”, afirmó Cayre, antes de detallar que la Argentina no hay sarampión desde el año 2000, no hay circulación viral del síndrome de rubéola congénita desde 2009, y no hay poliomielitis desde 1984.

Cronograma del operativo

A partir de este martes, a las 9, el equipo profesional del Ministerio de Salud Pública se instalará con el vacunatorio móvil en la plaza central de Las Breñas, donde se suministrarán dosis contra el sarampión, la rubéola y la poliomielitis hasta el miércoles inclusive. Al día siguiente –jueves 2 de octubre-, en tanto, el operativo continuará en General Pinedo.

El camión itinerante, perteneciente a la flota del Programa de Equidad Sanitaria Territorial del Ministerio de Salud de la Nación, también estará presente en Campo Largo, Quitilipi, Juan José Castelli y San Martín –cronograma que será comunicado oportunamente - con el objetivo de garantizar el acceso a la inmunización a todos los niños y niñas de 1 a 4 años.

25
Septiembre

El ministro de Salud Pública, Jaime Parra Moreno, mantuvo una reunión de trabajo con las referentes del Programa Nacional de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles (ProNaCei), Gloria Califano y Carolina Rancaño, para evaluar el avance de la Campaña contra el Sarampión, la Rubeola y la Poliomielitis, que se lleva adelante en la Provincia desde el 1º de septiembre.

También participaron del encuentro la subsecretaria de Prevención y Promoción de la Salud, Carolina Centeno, y la jefa del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI), Antonieta Cayre.

El ministro Parra Moreno comentó el equipo nacional se acercó a la provincia para acompañar las acciones tendientes a lograr la cobertura en vacunación de todos los niños de 1 a 4 años comprendidos en el grupo objetivo. A la par, se interiorizaron sobre los operativos móviles de inmunización que se llevan adelante en diferentes puntos de la Provincia, con el apoyo del Programa Nacional de Equidad Sanitaria Territorial del Ministerio de Salud de la Nación.

“El trabajo articulado con la Nación es muy beneficioso porque nos permite coordinar acciones que fortalezcan el avance de la Campaña en las distintas localidades y nos da el empuje para cumplir nuestra meta principal que es llegar con la inmunización al 100 por ciento de los niños chaqueños”, comentó Parra Moreno.

La importancia de la Vacunación -recordó el titular de la cartera sanitaria- es “mantener la eliminación de estas tres patologías, porque en el país no hay sarampión desde el año 2000, no hay síndrome de rubéola congénita desde el 2009 y no hay poliomielitis desde 1984”.

En este sentido, instó a los padres que se acerquen con sus niños a los servicios de salud públicos para que puedan recibir estas dosis extra. “La vacunación es un derecho de toda la población y un verdadero compromiso para nosotros, los invitamos e insistimos para que continúen acercándose a los vacunatorios”, expresó.

“Además de significar la aplicación de una dosis extra, puede implicar la primera y única dosis que muchos chicos de la Provincia reciban. Por ello, con esta campaña ampliamos y garantizamos la equidad en el acceso a la cobertura en inmunizaciones para los chaqueños más pequeños”, concluyó el ministro.

Gloria Califano, por su parte, expresó que “al principio puede parecer que no son enfermedades graves, pero pueden traer complicaciones severas para las cuales no hay tratamiento”. “La Rubeola -por nombrar alguna- tanto para el niño como el adulto puede consecuencias muy lamentables. Las tres patologías presentan causas y síntomas diferentes, pero todas pueden prevenirse mediante la vacunación”, enfatizó.

Por este motivo, la funcionaria hizo especial hincapié en que “deberán vacunarse todos los niños y niñas de esas edades, aunque estén al día con el Calendario Nacional de Vacunación, para seguir manteniendo a la Argentina libre de sarampión, rubéola y polio”.

Campaña de Vacunación en Chaco

Cabe recordar que la Campaña continúa vigente hasta este 31 de Octubre en los centros de vacunación y hospitales públicos de todo el territorio provincial. Son dos vacunas que se dan en forma conjunta: la Doble Viral contra el sarampión y la rubéola (inyectable), y la Sabin contra la poliomielitis (que se administra en forma de gotitas por boca). Ambas son gratuitas y obligatorias.

Las dosis se pueden aplicar a niños sanos, sin necesidad de orden médica ni carnet, de manera que no existe ningún obstáculo para la inmunización.

Si bien el Calendario Nacional de Vacunación contempla la aplicación de estas vacunas durante los primeros meses de vida, al año de vida y al ingreso escolar, durante la Campaña se pretende proveer de una dosis extra para garantizar que toda la población responda a la inmunización de la forma esperada.

23
Septiembre

El Ministerio de Salud Pública llevó a cabo una reunión de trabajo con el equipo técnico nacional de la Unidad Coordinadora del proyecto de Funciones Esenciales de la Salud Pública (FESP) 2 para el fortalecimiento de cada uno de los programas desarrollados en la Provincia.

“En el 2013 Chaco fue la provincia con mayor ejecución de los programas”, aseguró la coordinadora Regional del NEA, Diana Díaz.

Durante el encuentro -encabezado por la subsecretaria de Prevención y Promoción de la Salud, Carolina Centeno,- los directores del nivel central y los responsables de los programas que funcionan en la Provincia presentaron un análisis de las metas alcanzadas. En el mismo sentido analizaron los objetivos trazados para el próximo semestre y sus posibilidades de cumplimiento.

“Desde el Ministerio trabajamos para mejorar la salud de la población desde una mirada integral dirigida a aumentar las capacidades de los sistemas de salud, la prevención y promoción de la salud”, afirmó Centeno.

Fueron protagonistas del evento: Emergencias Médicas, Desarrollo Humano, CUCAI Chaco, Salud Sexual y Reproductiva, Salud Indígena, Saneamiento Ambiental, Control de Vectores: Chagas y Dengue, Enfermedades Crónicas No Trasmisibles, entre otros programas y direcciones del nivel central.

“La provincia tiene muy buena ejecución de los programas, sobre todo en el control de diferentes vectores que transmiten enfermedades como por ejemplo chagas y dengue”, señaló la coordinadora Díaz, quien estaba acompañada por su par del NOA, Natalia Lardies.

Vale recordar que el FESP 2 brinda asesoramiento a los programas de gestión de cada una de las provincias para el ordenamiento de sus actividades, metas y objetivos. El proyecto surge en el contexto de la preparación del nuevo Plan Federal de Salud 2010-2016 (PFS) y en el marco de una exitosa implementación de los dos primeros años del Proyecto FESP I.