R24 EN VIVO

HIPERDIGITAL PARA REPRODUCTOR

25
Enero

PIDEN LA INTERVENCIÓN DE LAS FUERZAS FEDERALES EN TODA LA REGIÓN. LA CIUDAD DE SAN FRANCISCO ES UN TERRITORIO DOMINADO POR LAS MAFIAS. LOS VECINOS CUENTAN QUE VIERON AVIONETAS, QUE ARROJAN PAQUETES CON DROGAS. EL JUEZ FEDERAL MARIO EUGENIO GARZÓN ASEGURA QUE LA POLICÍA LOCAL ES CÓMPLICE.

"Está es una de las zonas más calientes del país y casi no tengo causas abiertas. En este momento creo que hay tres pero todas son por transporte. La Caminera hace una inspección de rutina en la ruta, el conductor se empieza a poner nervioso, y ya tenés un procedimiento exitoso. Así conseguí a los dos únicos detenidos, que en realidad son mulitas, el eslabón más chico de la cadena. Por eso digo que nosotros no encontramos la droga; la droga nos encuentra a nosotros. ¿Qué satisfacción me puede dar eso a mí? Distinto sería si yo pudiera hacer trabajo de campo, si pudiera contar con una fuerza preparada y sobre todo honesta, pero los que están son cómplices de los narcos. El juzgado tendría que estar a full, pero la verdad es que es muy liviano. Todos hablan del estrés por trabajo. Bueno, lo mío es estrés por falta de trabajo."

Según consignó Tiempo Argentino, esto lo dijo Mario Eugenio Garzón, juez federal de la ciudad cordobesa de San Francisco, y no le importa la exposición. Ni ser blanco fácil de críticas y reproches. Es su manera, la única que tiene, para dar cuenta de una situación extrema. "Hay una ausencia casi total de fuerzas necesarias para combatir el narcotráfico. Este es un territorio liberado."

"Es sabido que la zona está llena de pistas clandestinas. Uno se va acostumbrando a ver cosas raras, y por eso nos cansamos de llamar a la policía".

Apenas una avenida, la Brigadier Bustos, traza el final de San Francisco y el comienzo de Frontera, de menos extensión y rural, en el lado santafesino. Fue esa condición, de pueblo chico y en el límite, la que condenó a Frontera a convertirse en una plaza para las organizaciones vinculadas al tráfico de droga, trata de personas y demás delitos asociados. El derrame hacía la vecina provincia no se demoró y los investigadores más experimentados confiesan que mucho ayudó la casi nula coordinación entre las policías de Córdoba y Santa Fe.

Así, los narcos comprendieron muy rápido que el negocio no corría peligro y, más importante aun, podían extenderlo aprovechando la estratégica ubicación. Por el corredor de la Ruta Nacional 19 se llega a las ciudades de Córdoba y Santa Fe, y desde esta última, hacía Rosario y Buenos Aires. Algunos golpes de las fuerzas de seguridad a cargamentos importantes –decomisos de toneladas de cocaína y marihuana– convencieron a los jefes de buscar una alternativa. La novedad pronto resultó más segura y rentable: el aire se llenó de nuevas rutas.

LLUVIA BLANCA. "Es sabido que la zona está llena de pistas clandestinas. Uno se va acostumbrando a ver cosas raras, y por eso nos cansamos de llamar a la policía. A nosotros los narcos ya nos robaron dos aviones", cuenta Roberto Alberto, de la comisión del aeroclub de San Francisco.

Roberto explica que cada tanto alguien se aparece por el hangar y hace preguntas torpes o ilógicas que terminan delatándolo: no es un piloto sino un transportista.

"Ellos necesitan avionetas –enseña el hombre– con un tren de aterrizaje fácil para poder bajar en los potreros o descampados. Pero lo más importantes es que estas naves les permiten salir del país con un solo reabastecimiento de combustible. Desde acá, con el tanque lleno, les alcanza para llegar al Paraguay."

En los últimos años, los vuelos clandestinos para el transporte de droga han saturado el cielo de Frontera y San Francisco. Muchas veces, por seguridad, el narco ni siquiera aterriza la nave y bombardea la zona con paquetes, que puntualmente son recogidos por otra célula de la organización. Los vecinos bautizaron el fenómeno como "Lluvia blanca".

Pero lejos está de ser algo exclusivo de cordobeses y santafesinos. La modalidad se extendió a cualquier territorio de controles débiles como Santiago del Estero, Corrientes o Salta.

"La gente me llama y me dice: juez, por favor haga algo –se lamenta Garzón. Me cuentan que todas las noches ven las luces de las avionetas descargando la droga. Yo no puedo seguir quedándome de brazos cruzados. Por eso pido que una fuerza federal venga a la zona, no sólo por los narcos, sino también para ocuparse de los que deberían investigar a los narcos y no lo hacen."

HEREDEROS. Fue el lunes, a unos kilómetros del casco urbano de Frontera, detrás del basural municipal y muy cerca de una espesa plantación de eucaliptus. Rafael Chamorro, alias "Pitín", recibió seis disparos en la cabeza. Germán Losada sólo uno, que también se alojó en el cráneo. La policía encontró los cuerpos al día siguiente, y se demoró en identificarlos porque estaban dentro de un Peugeot 307 incinerado. El prontuario de Losada era enciclopédico, con causas en la justicia federal –por drogas– y ordinaria. Los investigadores apuntaron enseguida al escarmiento mafioso. Lo siguiente que pensaron fue en la persona capaz de ejecutarlo.

A Héctor Argentino Gallardo le decían de muchas maneras: "Padrino", "Pa", "Jefe" o "Patrón". Está preso desde diciembre de 2013 en el penal de Bouwer, en Córdoba, luego de que la justicia federal lo detuviera en Orán, Salta, acusado de liderar una organización internacional de tráfico de estupefacientes con base en Frontera. Para los investigadores, Gallardo, de 43 años, tendría vinculación con un cartel colombiano y socios en Bolivia, Paraguay, Chile y España para distribuir cocaína y marihuana en cantidades industriales.

El encierro no parece haber perjudicado la empresa del Patrón, y desde la celda entrega instrucciones precisas a sus hermanos y sobrinos para no ceder espacio a la competencia.

El principal rival de Gallardo es Claudio Andrada, más conocido como "Piturro", quien está detenido desde octubre de 2013 y, según los expertos, integra una organización que controla el 80% del tráfico en la zona norte de Buenos Aires.

La supremacía de ambos capos –y la de sus herederos hoy– se cimentó en la connivencia con las fuerzas de seguridad. Sin ir tan lejos, hace dos semanas, el jefe de la División Drogas Peligrosas de la Unidad Departamental San Justo de Policía de Córdoba y un subalterno suyo quedaron detenidos luego de que el fiscal de Asuntos Internos de San Francisco, Bernardo Alberione, los acusara de dejar operar libremente a narcotraficantes en el límite entre Córdoba y Santa Fe.

"Sabes lo feo –dice el juez Garzón– que es enterarte de que detuvieron en Salta a un narco que vive a sólo diez cuadras de tu casa."

Abuso y violencia policial

En mayo de 2014, la ciudad santafesina de Frontera fue noticia a nivel nacional cuando Víctor Robledo, de 27 años, denunció que los policías del destacamento simularon con él una crucifixión. De acuerdo a su relato, los uniformados lo ataron con cinta de embalar a un poste, lo dejaron toda la noche a la intemperie, casi sin ropa, y le colgaron un cartel con la leyenda "No robarás".

Robledo fue encontrado del lado de la avenida que es jurisdicción de San Francisco. Un vecino que lo vio atado a la cruz de madera llamó a la policía cordobesa, que lo rescató y trasladó al hospital local, donde fue asistido. Luego de recibir el alta, el joven fue llevado a la Unidad Judicial de San Francisco, donde declaró ante los investigadores que había sido abandonado en esas condiciones "por entre cuatro y cinco policías de Frontera".

Por el caso, que destapó otros hechos de abuso policial, se dispuso el arresto de 12 empleados policiales de la comisaría de Frontera.

Robledo había sido detenido por un incidente callejero con un automovilista.

07
Enero

TAMBIEN TRASCENDIÓ QUE HABRÍA PERSONAL DEL PEDIATRÍCO IMPLICADO EN EL HECHO, SOSPECHAS DE LA PREVENCIÓN QUE SE DEVELARÍAN EN LAS DECLARACIONES QUE ESTARÍAN PREVISTA PARA MAÑANA. LA FUENTE INDICA QUE EL JEFE DE LA POLICÍA DEL CHACO, GUSTAVO PEÑA, HABRÍA COMANDANDO PERSONALMENTE EL OPERATIVO.

Este caso involucró a la joven Guadalupe, quien vive en Las Garcitas y fue a Resistencia junto a su esposo Jorge O., donde el hombre, quien tiene una empresa de transportes, iba a someter a una verificación técnica a uno de sus camiones. Con ellos iban su hija de seis meses y la abuela materna.

Mientras Jorge se quedó en Carro´s, sobre la autovía Avellaneda, Guada, como la conocen en su pueblo, decidió ir al hospital pediátrico para un control de su nena. Tomó un colectivo que la llevó hasta el centro y luego otro que la dejó en el Avelino Castelán.

Cerca del mediodía la joven denunció en la seccional Primera que dos sujetos secuestraron a su nena. De inmediato se montó un operativo controlando inclusive en la zona del peaje del puente interprovincial.

Pero testigos que estaban en el centro de alta complejidad dijeron otra cosa: «que esa chica había entregado a la menor a otra persona».

Los agentes llamaron a Guadalupe y la interrogaron. Poco después no aguantó más y confesó que había entregado a una mujer de Napenay, con quien se había contactado hace tiempo a través de Facebook, con la intención que esa señora críe a su hija. Se presume que no hubo venta sino que, según señalaron desde el entorno de Guadalupe, la chica de 19 años no habría querido tomar la responsabilidad de ser madre y dejar atrás una vida sin tantas responsabilidades.

Su esposo, consternado, regresó a Las Garcitas para buscar el acta de nacimiento para luego regresar a Resistencia y poder ver a su hija de nuevo.

FAMILIAS RECONOCIDAS EN LAS GARCITAS

Tanto la familia de Jorge como de Guadalupe son conocidas en Las Garcitas. Por el lado del padre de la beba, se supo que tiene una empresa familiar de transporte e inclusive los abuelos de la nena son reconocidos peronistas que llegaron incluso a ocupar cargos públicos.

Por el lado de la madre, sus progenitores tienen una ferretería conocida del pueblo.

06
Enero

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 2, de La Plata, condenó con penas de prisión a los jefes que una organización delictiva acusados por la AFIP de enviar una tonelada de cocaína a España, oculta en un cargamento de carbón vegetal.

Se trata de Roberto Miguel Casares, que recibió la pena de ocho años de prisión y una multa de 50.000 pesos más accesorias, y de Akira Taira, que fue condenado a seis años y una multa de 15.000 pesos.

En su veredicto, el Tribunal decidió absolver* *a Ricardo Oviedo, en sintonía con la Fiscalía y la AFIP, en su condición de querellante. “Estamos conformes con la sentencia”, señaló el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, aunque precisó que la Administración Federal había solicitado un pena de 10 años para Roberto Casares y 7 para el exportador Akira Taira, también conocido como el “japonés”.

Cabe recordar que la causa conocida como “Carbón Blanco” se trató de un contrabando de más de 1.000 kilos de cocaína escondidos en un cargamento de carbón, que se realizó en abril de 2005. Además de los dos condenados, también estaban procesados Blas Barbera e Isidro López, ambos con importantes participaciones en la organización delictiva, pero que fallecieron durante el proceso.

En instancia judicial, la causa tuvo un inesperado planteo por parte del fiscal y la defensa que –en conjunto– solicitaron realizar un “juicio abreviado”, algo que la AFIP se opuso de manera contundente al considerar que bajo esa modalidad no sólo se suprimía el debate oral, sino que al reconocer el procesado su culpabilidad se iban a acordar penas menores que no estaban acordes a la altura de la gravedad de los hechos. El Tribunal de La Plata rechazó el pedido de la defensa y del fiscal en coincidencia con la oposición planteada por los querellantes de la AFIP “Destacó el rol clave que tuvieron los abogados de la AFIP para llegar a esta sentencia”, sostuvo Echegaray y agregó que los profesionales del organismo fueron capaces de “recrear” cómo habían sucedido los hechos en la etapa del juicio oral permitiendo así que el Tribunal conozca la efectiva burla desplegada por los cabecillas de la organización.

Finalmente, es importante recordar que a partir de esa exportación truncada de 1.000 kilos de cocaína, la AFIP junto con la Gendarmería iniciaron investigaciones sobre el accionar de esa banda en nuestro país y se encontró a un motor home con 190 kilos de

cocaína, ocultos también en una carga de carbón vegetal, en la localidad de Capilla del Señor. Esa sustancia tendría seguramente el destino que tuvieron los embarques de exportación, aunque como consecuencia de las tareas de prevención se logró su secuestro. 

06
Enero

Las fuerzas policiales tras tomar conocimiento del caso tomaron rápida intervención. Descartan que haya sido un secuestro.

TRASCENDIDO: EL DESTINO DE LA BEBA HABRÍA SIDO LA LOCALIDAD DE SAENZ PEÑA, PRESUMIBLEMENTE, CON LA ANUENCIA DE LA MADRE ¿SE TRATARÍA DE UNA VENTA?...

“Estamos trabajando sobre el tema”, se señaló desde la Policía este medio este mediodía sobre la consulta del caso de presunto secuestro que había denunciado una joven madre a la mañana.

“En primera instancia está ubicada la beba”, se acotó sin dar mayores precisiones para no entorpecer la investigación.

Asimismo la Policía descartó que lo sucedido con la menor haya sido un secuestro. “Está descartado que haya sido un secuestro”, se informó y se señaló que en éstos momentos estaban abocados al “rescate de la niña”.

LA INVESTIGACIÓN

La investigación inició por la mañana, cuando la Policía requirió la colaboración de toda la comunidad para dar con una beba de seis meses, cuya fotografía fue difundida, tras la denuncia efectuada por una madre de 19 años quien adujo que dos personas le arrebataron a su hija de 6 meses. Los supuestos secuestradores se movilizarían en un automóvil negro.

La Policía del Chaco de inmediato solicitó la colaboración de la comunidad a fin que puedan aportar datos sobre una beba de 6 meses que le habría sido arrebatada a una joven de 19 años, momentos en los que se encontraba caminando por calle 4 entre Juan B. Justo y Avenida 9 de Julio.

Tras algunas pistas y testimonios de testigos ocasionales la Policía descartó que se trata de un secuestro, ya dio con el paradero de la menor y en el transcurso de la jornada brindará mayores detalles del caso.

investlateral