06
Noviembre

06 NOVIEMBRE 2019 REPORTE24//

EL PRESIDENTE ELECTO HIZO UN FUERTE LLAMADO A LA UNIDAD REGIONAL Y DESTACÓ QUE "NO PUDIERON" CON CRISTINA KIRCHNER PORQUE EL PUEBLO LA VOTÓ Y TENÍA DETRÁS AL PERONISMO.

Desde el colmado auditorio Simón Bolivar de la Universidad Nacional de México, Alberto Fernández cerró su primera gira internacional como presidente electo con un sentido y profundo discurso, en el que homenajeó a los próceres de la Patria Grande, recordó la "década progresista" de comienzos de los años 2000 y llamó a retomar el camino de la unidad y la igualdad en la región. Luego de reunirse con el presidente Andrés Manuel López Obrador, Alberto Fernández reivindicó especialmente las figuras de Rafael Correa, Lula Da Silva y Cristina Kirchner, a quienes consideró como los líderes populares más afectados por la persecución política y judicial denominada "Lawfare".

JORGE CAPITANICH CONVOCA A VOTAR POR DIEGO ARÉVALO PARA LA INTENDENCIA DE RESISTENCIA

Flanqueado por las banderas de Argentina, México y la UNAM, el presidente electo fue interrumpido en reiteradas oportunidades por aplausos y ovaciones. Varias de ellas para celebrar sus palabras sobre la renovada hermandad entre México y Argentina y la creación de un eje "que no va del norte al sur para perjudicar a nadie", sino para "darle al continente la igualdad que no tiene, para garantizar la democracia que a veces no funciona lo bien que queremos que funcione, para darle institucionalidad pero, por sobre las cosas, para tender nuestra mano y sacar del pozo de la pobreza a los que están sumidos allí, para los olvidados de nuestro continente".

Entre citas de Atahualpa Yupanqui y el recuerdo del fallecido poeta argentino exiliado en México, Juan Gelman, Alberto Fernández destacó la figura de Marco Enriquez Ominami, el dirigente chileno promotor de la visita del mandatario argentino y de la creación del Grupo de Puebla, una organización de dirigentes progresistas latinoamericanos que se reunirá esta semana en argentina.

"Durante todos estos años escuché decir que Chile era el modelo a seguir. Todos me hablaban del milagro chileno y yo siempre contestaba: 'el único milagro chileno es que la gente no reaccione'. Y un día, reaccionaron", advirtió el referente del Frente de Todos para referirse a la enorme ola de protestas que atraviesa el país gobernado por Sebastián Piñera.

Todo su discurso estuvo atravesado por dos cuestiones principales: la enorme desigualdad latinoamericana y la necesidad de unirse para combatirla. "El gran desafío que tenemos como América Latina es dejar este estigma que tenemos que nos convierte en el continente con mayor desigualdad", insistió Alberto Fernández mientas movía su dedo índice de arriba a abajo.

En ese marco, el presidente electo recordó la "década progresista" que protagonizó como jefe de Gabinete argentino, y que tuvo como máximos exponentes Rafael Correa en Ecuador, a Néstor y Cristina en Argentina, a Michelle Bachelet en Chile, a Evo Morales en Bolivia y a Lula en Brasil. "Lula libre, no nos olvidemos", exclamó al pronunciar el nombre del ex presidente, preso y perseguido en su país por haber logrado, entre otras cosas, sacar a millones de brasileños de la pobreza.

"Pero eso que pasó con Lula pasó en todo el continente -continuó Fernández-. Pasó en Argentina, en Uruguay, pasó en Bolivia. ¿Qué es lo que no le perdonan a Evo? Que cambió la estructura económica de Bolivia y permitió que sea un país ejemplo en América Latina, que no deja de crecer, que tiene superávit fiscal y que da más igualdad de oportunidades a todos los bolivianos".

El mandatario argentino inmediatamente recordó cómo concluyó aquel giro a la izquierda de los Estados latinoamericanos. "Esos años lamentablemente terminaron con una enorme acción sobre los líderes progresistas del continente. Los tres más afectados fueron Correa, Lula y Cristina Kirchner. Todos víctimas de un sistema judicial que articularon para perseguir a los líderes populares. Correa terminó exiliado, Lula preso y CFK amenazada sistemáticamente", enumeró y luego diferenció el caso de su compañera de fórmula y actual vicepresidenta electa: "No pudieron avanzar contra ella porque sus mentiras fueron muchas, no pudieron avanzar porque las pruebas eran inexistentes, no pudieron avanzar porque el pueblo la eligió y le dio fueros, y no pudieron avanzar porque atrás estaba el peronismo".

"No pudieron avanzar contra ella porque sus mentiras fueron muchas, no pudieron avanzar porque las pruebas eran inexistentes, no pudieron avanzar porque el pueblo la eligió y le dio fueros, y no pudieron avanzar porque atrás estaba el peronismo".

Para cerrar su discurso, Alberto volvió a referirse a México y a retomar el camino de la esperanza. "Con la llegada de AMLO en México y nuestra llegada allá en el sur tenemos la oportunidad de barajar y dar de nuevo. Y esta vez tenemos que aprender de esa década en la que estuvimos. Sólo tenemos una obligación, terminar con la desigualdad en el continente y devolverle la felicidad a los que viven allí", señaló y prometió "trabajar incansablemente para unir a América Latina en un sólo continente".

Antes de los aplausos finales, dejó una frase que bien podría haber pronunciado más de una vez en la campaña que lo llevó a la presidencia. "Eramos una patria grande. Inexplicablemente terminamos divididos. Y en la división, alguien se aprovechó de nosotros. Seguimos teniendo la posibilidad de construir una américa latina más igualitaria, con independencia y autonomía, no hemos perdido la oportunidad. Eso es lo que nos quieren hacer creer. Estamos de pie, hemos vuelto, vamos a hacer lo que debemos".

05
Noviembre

05 NOVIEMBRE 2019 REPORTE24//

EL PRESIDENTE ELECTO ENFATIZÓ QUE SERÁ MUY IMPORTANTE CONOCER EL NIVEL DE RESERVAS QUE HABRÁ EN EL BANCO CENTRAL.

En relación al cepo al dólar que instauró el gobierno de Mauricio Macri, el presidente electo Alberto Fernández afirmó que el próximo 10 de diciembre se sabrá "cuántos dólares quedaron en las arcas del Banco Central". De esta frase se desprende que no se espera una salida instantánea del esquema de restricción cambiaria.

"El 10 de diciembre no es una fecha más ni tampoco una fecha mágica, ese día sabremos cuántos dólares quedaron en las arcas del Banco Central", expresó Fernández, tras el encuentro con el mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

JORGE CAPITANICH CONVOCA A VOTAR POR DIEGO ARÉVALO PARA LA INTENDENCIA DE RESISTENCIA

En conferencia de prensa tras la reunión, el ganador de las últimas elecciones presidenciales cuestionó la política implementada por Macri y consideró que los dólares que se "fugaron" no terminaron "en obras, ni en ahorros".

Antes del encuentro, el presidente mexicano declaró que está predispuesto a ayudar a que la Argentina supere la crisis. En ese sentido, sostuvo: "Vamos a mejorar nuestras relaciones económicas y comerciales. Hay muchas cosas que podemos hacer, y que nos ayudemos mutuamente".

Luego de la derrota del pasado domingo, el Gobierno reforzó aún más el cepo cambiario, luego de establecer el tope de U$S 200 mensuales para la compra para ahorro. El BCRA limitó las extracciones de efectivo en el extranjero y virtualmente prohibió otras actividades con divisas.

A través de la Comunicación A 6823, el BCRA endureció a U$S 50 millones el máximo para los adelantos en efectivo con tarjetas de crédito desde el exterior. Estableció en ese monto el tope por operación que podrán sacar de los cajeros automáticos los turistas afuera de Argentina.

04
Noviembre

04 NOVIEMBRE 2019 REPORTE24//

LA ONU ENVIÓ UNA CARTA A CANCILLERÍA POR LA PERSECUCIÓN A, ENTRE OTROS, ALEJANDRA GILS CARBÓ Y ALEJO RAMOS PADILLA.

La ONU envió una carta al gobierno de Mauricio Macri pidiéndole explicaciones por la persecución a jueces y fiscales que no respondían a los designios de la Casa Rosada. La nota, dirigida a la Cancillería por el Relator Especial sobre la independencia de los abogados y magistrados, se refiere a un posible "plan sistemático" contra funcionarios judiciales, entre ellos la ex procuradora Alejandra Gils Carbó y el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla.

La nota, escrita por Diego García Sayán, escribió: “Los alegados actos de intimidación y presión a los diversos órganos que componen el sistema judicial argentino, tales como el Ministerio Público y el Consejo de la Magistratura, habrían socavado su independencia obstaculizando la posibilidad de una actuación imparcial en decisiones que afectan a los intereses del Poder Ejecutivo; así como disciplinando a los magistrados que hubieran dictado resoluciones contrarias a la voluntad del Ejecutivo”.

JORGE CAPITANICH CONVOCA A VOTAR POR DIEGO ARÉVALO PARA LA INTENDENCIA DE RESISTENCIA

Según publicó El Cohete a la Luna, en una nota firmada por la periodista Luciana Bertoia, la nota llegó al ministerio que comanda Jorge Faurie el último viernes y allí le pidió informes y una respuesta en los próximos 60 días. Por los plazos que maneja, es posible que la respuesta sea una de las tantas tareas pendientes que Mauricio Macri le deje a Alberto Fernández para después del 10 de diciembre.

La misiva, de unas 15 carillas, incluye un detallado informe de varias situaciones irregulares en relación a la Justicia. Entre ellas, la designación por decreto de dos jueces para la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti, la ocupación de Pablo Tonelli de forma irregular en una banca del Consejo de la Magistratura, en 2016, y el intento de remoción de Gils Carbó de la Procuración General.

Sobre este punto, el jurista peruano destaca que el Gobierno contó con Clarín y La Nación como aliados. El documente detalla, entre otras acciones: presiones para que renuncie, amenazas de vulnerar la estabilidad del Ministerio Público Fiscal (MPF), anuncio de reformas vía decretos de necesidad y urgencia (DNU) o reformas legislativas de la ley orgánica del MPF, e inicio de acciones judiciales por parte de ONGs afines al gobierno nacional.

Pero no solo eso: también recordó la designación irregular del juez electoral en la provincia de Buenos Aires, Juan Manuel Culotta, el nombramiento de Carlos Mahiques de ministro de Justicia de María Eugenia Vidal a juez de Casación Federal y los ataques al fuero laboral, a los que Macri llegó a comparar con el narcotráfico.

Asimismo, recuerda los embates del oficialismo contra Alejo Ramos Padilla, juez federal de la causa por espionaje ilegal, luego de que comenzara a investigar a una banda acusada de extorsionar y espiar a testigos e imputados de causas que llevaba adelante el fiscal rebelde Carlos Stornelli.

“Tengo la intención de expresar públicamente mis preocupaciones en un futuro cercano, ya que considero que las informaciones recibidas son suficientemente fiables para indicar que existe un asunto que justifica una atención inmediata”, enfatizó García Sayán.

04
Noviembre

04 NOVIEMBRE 2019 REPORTE24//

FRANCISCO ROMERO PRESENTÓ EN ROSARIO LOS DOS TOMOS DE "CULTURICIDIO" Y AFIRMA QUE LA MATRIZ DE LA SECUNDARIA ES MERITOCRÁTICA.

Por Matías Loja / La Capital//En 2004, el escritor y docente Francisco "Teté" Romero sacaba a la luz el primer tomo de Culturicidio, un ensayo que historizaba la educación argentina entre 1966 y 2004. El año pasado revisó y corrigió aquella serie de escritos, sobre todo a la luz de la experiencia kirchnerista y del macrismo que gobierna actualmente en la Argentina. Así nació Culturicidio II presentado a fines de septiembre en Rosario.

Romero es chaqueño, profesor en letras egresado de la Universidad Nacional del Nordeste (Unne) y director académico del Instituto de Educación Superior de la Fundación Mempo Giardinelli. Pero además fue ministro de Educación del Chaco, presidente del Consejo Federal de Cultura y coordinador del Plan Nacional de Educación Obligatoria y Formación Docente del Ministerio de Educación nacional.

JORGE CAPITANICH CONVOCA A VOTAR POR DIEGO ARÉVALO PARA LA INTENDENCIA DE RESISTENCIA

Para Romero, el próximo gobierno que asuma a partir del 10 de diciembre tendrá que atender, en lo urgente, la emergencia alimentaria de amplios sectores de la población, sobre todo de niños, niñas y adolescentes. Pero además, comenzar a plantear la necesidad de "un gran congreso pedagógico del siglo XXI", que busque "desmercantilizar, descolonizar y despatriarcalizar" la educación. Crítico del gobierno de Macri, afirma a La Capital que el de Cambiemos representa, después del período de la última dictadura y el menemismo, un nuevo ciclo donde el Estado se quita la responsabilidad indelegable de garante de la educación pública. Y afirma que la matriz de la escuela secundaria "sigue siendo selectiva y meritocrática".

—¿Cómo surge el concepto de "culturicidio" para pensar la educación argentina?

—Culturicidio nace ante una carencia: la dificultad para nombrar algo que nos había sucedido y donde las categorías resultaban poco asimilables a lo que estábamos viviendo. En el año 2002 soy invitado a un foro por Mempo Giardinelli para pensar por qué la Argentina, que fue la sociedad más igualitaria de América latina antes de la dictadura, se estrelló en diciembre de 2001. Yo tenía estos datos: redistribución social de la riqueza antes del 76 se repartía un 50 por ciento entre el capital y 50 por ciento en el mundo de los trabajadores, pero al término de 2002 era 78 para el capital y 22 a los trabajadores. La conclusión era fácil: hubo una distribución brutal de la riqueza a favor de la economía más concentrada. Pero era necesario cruzar los datos de la cultura y del estado social de la lectura. La Unesco dice que éramos el octavo país más lector del mundo antes del 76, con una poderosa industria editorial. Leíamos entre cuatro y cinco libros por habitante al año hasta el 76. Las venas abiertas de América latina fue best seller dos años. Al término de la dictadura leíamos 0,8 libros por habitante al año y los best seller pasaron a ser los norteamericanos. Pero además, el 30 de agosto podemos rememorar dos hechos que aparecen disociados pero van unidos: el día del detenido desaparecido y el día de la vergüenza del libro argentino, porque en 1980 ardieron un millón y medio de libros del Centro Editor de América Latina (Ceal). La Unesco también establece el estado social del lenguaje. Dice que un hablante medio empleaba en la Argentina antes del 76 entre 4500 y 5 mil palabras y establece que se perdieron alrededor de 3 mil palabras durante la dictadura. Uno ahí dice: 4 mil palabras era un piso para poder y hacer pensar. Si te sacan 3 mil palabras te convertís en una sociedad adicta, que en latín significa falto del lenguaje. De ahí viene la tesis: culturicidio es entonces la destrucción deliberada de todo aquel patrimonio lingüístico, cultural, de memoria e identidad que había constituido a una sociedad, la más igualitaria de América latina. Porque no se puede explicar la colonización económica sin desocultar los mecanismos de la colonización cultural y pedagógica.

—Define al macrismo como un tercer ciclo de desresponsabilización del Estado en materia educativa ¿Qué similitudes hay con los anteriores?

—Lo que uno tiene que saber detectar, por fuera de la hojarasca, es la permanencia, siempre en tensión y en conflicto, de un modelo: el neoliberal, instaurado a partir de 1976. El de la dictadura fue un ciclo de endeudamiento que coincide con el primer ciclo de desresponsabilización del Estado respecto al derecho social a la educación. Es muy brutal cuando uno puede visualizar que el Estado nacional bancaba la salud y la educación en un 80 por ciento. En 1978 se da la primera ley de transferencia de los jardines de infantes y de las primarias, que eran nacionales, a las jurisdicciones sin fondos para sustentarla. En 1992 y 1994 se da un segundo ciclo de endeudamiento y de desresponsabilización, porque se transfieren todas las escuelas secundarias y los institutos de educación superior a las provincias, también sin fondos para sustentarla. Y ahora vivimos un tercer ciclo de endeudamiento externo y de desresponsabilización, porque la ley de financiamiento educativo, que a partir de 2005 había llevado el 3,68 por ciento del PBI para educación al 6,5, ahora bajó al 4,8. Pero además está inaplicable. Y el articulo 9 en especial fue derogado, que es el que fija un fondo de compensación salarial para que las nueve provincias más pobres alcancen un piso que sea el mínimo de toda la docencia argentina. Con cada ciclo de los mencionados se consagran nuevas caídas en los grados de desigualdad social.

—¿Por que caracteriza a la gestión Cambiemos como "República Matrix"?

—Me pareció un hallazgo la película de 1999 de las hermanas Wachowski. Me acuerdo que en un determinado momento el personaje Cypher negocia con la Matrix, con ese sistema virtual que nos hace creer que vivimos una realidad cuando estamos enchufados todo el tiempo. Bueno, Cypher dice que quiere rendirse, durante nueve años se desenchufó de la Matrix pero descubrió que la realidad es insoportable. Y ahí dice que la ignorancia es una bendición. Nora Merlin, una gran psicoanalista lacaniana dice, junto a Jorge Alemán, que el neoliberalismo no es solamente un proyecto económico, es sobre todo un proyecto de vida. Tiene su propia utopía, una gran fábrica virtual de construcción de sentido común y subjetividades. Noam Chomsky dice que cerca del 90 por ciento de las sociedades urbanas se informan a partir de las redes sociales, manejadas en gran medida por cuatro o cinco grandes corporaciones ¿Cómo nos comportamos en esa fábrica? A partir de la emoción, donde generalmente no abrimos el texto y simplemente ponemos “me gusta”. ¿Y en qué consiste esta gran victoria cultural del neoliberalismo? En definir a la democracia como liberalismo político y a la economía como economía de mercado. A partir de ahí populismo es todo aquello que vuelva a insistir con la redistribución más justa de la riqueza. El kirchnerismo reintroduce en la vida política argentina lo indeseable, el hecho maldito. Plantea a la democracia como litigio por la igualdad y de la emancipación. Palabras que estaban cargadas de un sesgo peyorativo o demonizadas. Ahí se da una batalla cultural donde se gano y se perdió. Entonces, “República Matrix” es porque vivimos una realidad construida desde una narrativa de los poderes fácticos, mediante dispositivos comunicacionales que son fábricas de subjetividades y de sentido común colonizados.

—En el libro hay varias frases de funcionarios nacionales respecto a la educación ¿Cuál es la mejor define el espíritu educativo de Cambiemos?

—Creo que cuando el presidente dice esto de “caer en la escuela pública” es un acto de sincericidio de alguien que piensa que a la escuela pública es lo peor que le puede pasar a su clase. Creo que nunca como antes hablaron en nombre de una clase que desprecia lo público, que desprecia al Estado. El Estado anterior procuraba que lo público fuese la gran ocasión para que los nadies de la historia tuvieran mejores condiciones de posibilidad. Por eso ahí está el intento de Cambiemos, como dijo Alejandro Finocchiaro (ministro de Educación nacional) de cambiar la matriz cultural de la Argentina. Marcos Peña mismo dice que esta elección no es por la economía sino para cambiar el alma de los argentinos. Ahí vuelvo a algo que dijo la dictadura muy claramente en el Operativo Claridad de represión. Ibérico Saint Jean, militar interventor de la provincia de Buenos Aires, decía: “La batalla que libramos se libra contra la guerrilla, pero sobre todo en el corazón y la mente de los jóvenes y los docentes”. Por eso creo que en el espíritu de Cambiemos está que lo público y la presencia del Estado joroba a ese hombre y mujer que, utopía neoliberal, son fruto de su propio esfuerzo. Le habla a lo aspiracional de una persona que, si le quitás el peso de la historia y sus legados, ve al vecino no como aliado sino como un obstáculo.

—Venimos del centenario de la Reforma Universitaria ¿Cómo interpela esta época a la educación superior?

—Venimos de un año muy intenso, porque el 30 de agosto de 2018 las universidades salieron a la calle, en gran medida, a plantear —acompañados de movimientos sociales y sindicales— que la educación pública es gratuita, libre y laica. Dieron batalla en principio movidos por una cuestión de desfinanciamiento, pero me parece que hoy necesitamos un gran congreso pedagógico del siglo XXI para desmercantilizar, descolonizar y despatriarcalizar. Porque la ley de educación superior de 1995 mercantilizó la educación superior. Lejos de transformar las matrices que había dejado la dictadura, lo que hizo es formar a generaciones enteras con la idea de que la autonomía es respecto del Estado. Resignificar los legados de la Reforma del 18 supone plantear que el gran enemigo de la universidad son las corporaciones. Cuando pensamos en las carreras de Medicina o Ciencias Exactas vemos cómo las corporaciones se meten en los programas de estudio, financian posgrados y le moldean la vida para que un profesional, después de estudiar en la universidad pública, piense en ponerse una clínica privada. Hay dos proyectos culturales en pugna: por un lado el de la meritocracia, hedonista, individual; y por el otro lado un modelo cultural donde decimos, que la sociedad es una trama de solidaridad, conflicto y organizaciones. Donde somos guardianes de la memoria y responsables de los nuestros hermanos y hermanas. El 42 por ciento de la matrícula secundaria se perdió en cuatro años de macrismo. Vamos a hacer una autocrítica: nosotros garantizamos el ingreso de los pibes y pibas de la asignación universal por hijo. Pero no pudimos garantizar la permanencia y el egreso en un tiempo razonable. Porque esos pibes y pibas que eran primera generación en sus familias de escuela secundaria venían de muy lejos. La matriz de la escuela secundaria sigue siendo selectiva y meritocrática. No piensa en las trayectorias escolares. Así que ahí hay una gran transformación que hacer. Pero ojo, no hay que regalarle ni a los meritócratas ni a los republicanos las banderas del mérito y el esfuerzo.

—Hace poco en Rosario el ex ministro Alberto Sileoni habló de tareas urgentes y otras de mediano y largo plazo. ¿Cuáles son para usted esas acciones?

—Lamentablemente a determinados procesos que sobrevienen a los etapas de destrucción no le es dado a elegir por dónde empieza. Hay que hacerlo simultáneamente. Nadie enseña sobre la base del hambre. Hay que parar el hambre. Por lo tanto, hay una emergencia alimentaria y al mismo tiempo hay que recomponer el mundo salarial, levantar el poder adquisitivo. Si no se recompone eso no se recompone nada. Pero al mismo tiempo, la escuela tiene que entrar rápidamente en un proceso de congreso pedagógico, porque hay dos preguntas que no nos estamos haciendo hace rato: cuál es la misión de la educación pública argentina en el siglo XXI y cuál es la misión de la educación superior. Por eso digo, primero tenemos que recomponer los salarios, porque se triplicó la cantidad de pibes en los comedores escolares. Eso lo vemos sobre todo los días lunes, porque no comieron y la pasaron mal el fin de semana. Entonces, con eso no se joroba. Tenemos que recomponer eso, y al mismo tiempo conseguir un nuevo contrato social pedagógico, que está quebrado. No hay credibilidad en nadie acerca de a qué se va a la escuela pública. Creemos en la escuela pública, pero nos falta eso. Necesitamos una nueva ley de educación superior y que la formación docente sea nacional, gratuita y que durante cinco años llegue al cien por ciento de los docentes. Porque la pregunta es cómo educar en los contextos de nuestras aulas reales. Esa pedagogía es la que necesitamos forjar. Tenemos una pedagogía que no piensa en nuestros pibes y pibas.

"Resignificar los legados de la Reforma del 18 supone plantear que el gran enemigo de la universidad son las corporaciones"

—¿Qué es hoy una buena escuela?

—Una escuela que pueda responder a las necesidades y demandas, tanto de los centennials, los nativos digitales, como las del mundo del trabajo, la industria, de la producción. Vengo de El Impenetrable chaqueño de ver a jóvenes que trabajan en dos cooperativas, una que exporta miel a Europa y Estados Unidos. Y ahí no tenemos una tecnicatura en apicultura, entonces viene el desarraigo. O estudian cosas que no les gusta. También hay que repensar la relación de la educación con esa sociedad. Invertir mucho en ciencia y tecnología. Tenemos un modelo de sustitución de importaciones donde somos ensambladores, pero producimos piezas de poco valor agregado. En el mediano y largo plazo hay que transformar la matriz productiva para generar puestos de trabajo más calificados. E invertir en ciencia y tecnología para tener mayor soberanía. Para eso necesitamos transformar la matriz cultural y una ley nacional de cultura, para debatir un proyecto cultural de nación.

—¿Y un buen docente?

—Un buen docente tiene que tener la gran capacidad de leer esta realidad. Interactuar críticamente con soportes, pantallas y con esas subjetividades. Poder entender que hoy tenés lectores y lectoras en otros soportes, con otras lógicas cognitivas. Entender esa lógica es decir “no vengan a mí, yo voy hacia ellos”. El puente de la historia es el diálogo entre generaciones, los docentes tienen que dialogar, milenio de por medio, con otra galaxia cognitiva.

Página 4 de 266