R24 EN VIVO

HIPERDIGITAL PARA REPRODUCTOR

Usted está aquí:LocalesReporte 24
20
Enero

DOMINGO 20 ENERO 2019 REPORTE24

UNA MUJER ORIUNDA DE CASTELLI MURIÓ POR HANTAVIRUS EN LA PLATA. YA SON 14 LAS PERSONAS FALLECIDAS ESTE AÑO POR EL BROTE QUE SE ORIGINÓ EN EL SUR DE LA ARGENTINA.

Una joven de 34 años, oriunda de Castelli, murió hoy por hantavirus en la clínica Ipensa de la ciudad de La Plata, a la que había ingresado días atrás con síntomas similares a los de la enfermedad, confirmaron fuentes médicas y del ministerio de Salud provincial a la agencia estatal Télam.

"Como Intendente tengo el deber de informar, con mucho dolor, que se confirmó una muerte por hantavirus en Castelli. Recién convoqué a una reunión de gabinete y vamos hacer TODO para prevenir más casos", informó el intendente de Castelli, Francisco Echarren.

"Necesitamos que nos ayuden, corten el pasto de sus casas, terrenos, cumplan con las medidas de prevención y hablemos con los propietarios que mantengan limpios sus lotes. Y ante cualquier síntoma no dudes en ir a nuestro Hospital", agregó el jefe comunal en su cuenta de Facebook.

Con la muerte de la mujer de 34 años ya son 14 las personas fallecidas este año por el brote que se originó en el sur de la Argentina.

BAJATE LA APP DE HIPER DIGITAL Y LLEVA LA RADIO EN TU MÓVIL

20
Enero

DOMINGO 20 ENERO 2019 REPORTE24

EL INTENDENTE JORGE CAPITANICH RUBRICÓ ESTA SEMANA LA RESOLUCIÓN DEL LLAMADO A LICITACIÓN PARA LA EJECUCIÓN DE LOS TRABAJOS DE REMODELACIÓN Y MEJORAMIENTO GENERAL DE LA PLAZA BELGRANO.

A partir de esta firma, el análisis de la oferta, la resolución de adjudicación del proyecto y la rúbrica del contrato que conllevan entre 30 y 35 días corridos, desde el municipio capitalino estiman que los trabajos comenzarían a fines de febrero o principios de marzo de este año.

El presupuesto estimado ronda los 30 millones de pesos y se trata de una obra emblemática solicitada por los vecinos de la zona a la cual el municipio brinda respuestas con recursos propios.

La Belgrano es una de las cinco plazas ubicadas en el centro de la ciudad desde su trazado fundacional.

Este espacio verde tiene una gran importancia tanto a escala barrial como urbana, siendo utilizada por un amplio sector de la sociedad de la capital provincial.

Cuenta con un área aproximada de 12.700 metros cuadrados, lo que la convierte en un significativo pulmón de la capital provincial.

Puesta en valor

El objetivo principal es la puesta en valor de la plaza y el mejoramiento general, mediante la realización de las obras necesarias, tales como: ejecución de veredas nuevas, iluminación peatonal y alumbrado público, nueva área de juegos y ejercitadores los cuales tendrán piso antigolpe eliminando por completo los areneros e incorporando juegos modernos y de diseño, vinculación del anfiteatro con el monumento central y mástil jerarquizando el eje cívico de la Plaza.

También se incorpora un nuevo núcleo sanitario, estares y recorridos, parquización, entre otras. La licitación se establece con un presupuesto oficial de 30.050.264,63 pesos en el que se contemplan el total de los rubros necesarios para la obra de la plaza y el entorno de la misma.

La ejecución de esta obra se suma a la remodelada plaza España durante esta gestión de gobierno municipal, que congrega día a día a numerosos vecinos que disfrutan de ése espacio público.

Además, periódicamente se realizan diversos eventos que congregan a una multitud en un espacio acogedor y planificado al efecto. A su vez, todas las plazas del macrocentro capitalino fueron iluminadas con luces led, mientras se realizaron trabajos de reparación de sanitarios y otros, en muchas de ellas.

BAJATE LA APP DE HIPER DIGITAL Y LLEVA LA RADIO EN TU MÓVIL

20
Enero

 

DOMINGO 20 ENERO 2019 REPORTE24

EL CAMBIO DE CORRELACIÓN DE FUERZAS A FAVOR DE LA CORRIENTE CONSERVADORA Y LA RECIENTE APARICIÓN DE JAIR BOLSONARO CONTRIBUYEN A LOS DISCURSOS EN SINTONÍA CON LAS POSTURAS RADICALES DE DONALD TRUMP.

Pedro Brieger/Jair Bolsonaro (Brasil), Nicolás Maduro (Venezuela) e Iván Duque (Colombia).AFP.

Las declaraciones del presidente de Colombia, Iván Duque, a una radio de Cali, anunciando que su gobierno impulsará un nuevo organismo regional para reemplazar a la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) sacudieron el panorama continental.

Si bien es cierto que en América Latina y el Caribe hay múltiples organismos y algunos parecen superponerse en sus funciones, la necesidad de organismos regionales responde a dos necesidades; por un lado, la económica, por el otro, la política.

Uno de los problemas históricos de una región tan rica y vasta es que el comercio intrarregional es mucho menor que el comercio con las grandes economías mundiales. No se puede ignorar que un país exporta a quien tiene la capacidad de comprar sus productos, pero la historia del desarrollo latinoamericano ha sido una consecuencia de la dependencia de Europa primero, de Estados Unidos después y de la República Popular China en la actualidad. Algunos organismos regionales —como el Mercado Común del Sur, MERCOSUR— han contribuido a facilitar el comercio intrarregional, aunque, por lo general, en beneficio de algunas grandes empresas cuyo objetivo fue —y es— incrementar sus ganancias sin ayudar a construir mecanismos de integración fuera de lo económico.

La UNASUR y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que nacieron en este siglo, tuvieron desde su concepción una innegable impronta política y uno de ellos fue la incorporación de Cuba a la CELAC sin la presencia de Estados Unidos y Canadá y para dejar en un segundísimo plano a la OEA, la Organización de Estados Americanos, donde EE.UU. juega un rol predominante. La correlación de fuerzas a favor de la corriente llamada “progresista” impidió que los gobernantes conservadores y de derecha se opusieran, a pesar de que varios de ellos consideraban —y consideran— que en Cuba hay dictadura.

El cambio de correlación de fuerzas a favor de la corriente conservadora y la reciente aparición de Jair Bolsonaro contribuyen a que los presidentes de derecha radicalicen su discurso contra Venezuela en sintonía con las posturas radicales de la Casa Blanca. Si se analizan en detalle los argumentos críticos del gobierno de Nicolás Maduro para desconocerlo, varios de ellos se podrían aplicar a otros países latinoamericanos como los éxodos masivos, los altos niveles de pobreza, o los cuestionamientos por la falta de transparencia en procesos electorales. Vale la pena destacar que ningún gobierno planteó excluir al México de Enrique Peña Nieto de organismos regionales a pesar del asesinato de políticos, periodistas o sacerdotes, la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa o el descubrimiento de fosas comunes en numerosas oportunidades.

La iniciativa de disolver la UNASUR y crear un nuevo organismo regional sin Venezuela parece responder más a una cuestión ideológica que a una mirada objetiva de las violaciones a los derechos humanos en el continente. Más aún si esta proviene de un país como Colombia, cuya Fiscalía publicó un informe que desde 2016 hasta el 31 de diciembre de 2018 fueron asesinados 231 defensores de derechos humanos.

El expresidente de Colombia, Ernesto Samper, alertó por su cuenta de Twitter que la decisión de Iván Duque “está creando las condiciones para una confrontación armada” entre Colombia y Venezuela. Si esto sucede, poco importarán los nombres de los organismos que intervengan, porque podría ser demasiado tarde.

BAJATE LA APP DE HIPER DIGITAL Y LLEVA LA RADIO EN TU MÓVIL

 

20
Enero

DOMINGO 20 ENERO 2019 REPORTE24

LA TEORÍA CLÁSICA NO SIRVE PARA ENTENDER POR QUÉ ARGENTINA TUVO UNA INFLACIÓN DE CASI EL 50%. LA EXPERIENCIA EN NUESTRO PAÍS MARCA LOS REALES MOTIVOS.

Claudio Scaletta/Agencia NA/Los anuncios de los números oficiales cumplen la misma función que las efemérides, o las convenciones del tiempo. Era sabido que los números de la inflación serían tan tremendos como los conocidos esta semana, pero cuando finalmente se anuncian parecen provocar un click, vuelven a ser noticia y concitan titulares. La inflación minorista rozó el 50 por ciento y la mayorista más del 70. Los números son realmente impresionantes por lo que significan en términos de distribución del ingreso y organización de la producción. Ninguna economía puede funcionar con semejante desfasaje nominal. La aguda recesión es la muestra más acabada, aunque no la única.

No es lo mismo una inflación del 50 por ciento con salarios que se recuperan al 60 que con ajuste del 30

Sin embargo, cuando se habla de inflación no es solamente el número absoluto el que importa, sino cuánto del número significó pérdida de poder adquisitivo para los asalariados. Este es el dato que determinará el nivel de consumo y con ello, de la actividad económica. A riesgo de ser excesivamente taxativo, no es lo mismo una inflación del 50 por ciento con salarios que se recuperan al 60 que con ajuste del 30. Pero hasta en el hipotético caso de que los salarios se recuperen con un número similar al de la inflación, debe recordarse que los aumentos de precios son instantáneos, ocurren todos los días, mientras que los ajustes salariales se producen siempre a posteriori, es decir, las pérdidas de ingresos durante los procesos de aumento de precios no se recuperan más. Quienes reciben ingresos fijos, salarios, siempre pierden.

La inflación no es, como pretenden hacer creer los economistas profesionales, un problema, por decirlo de alguna manera, “técnico”. No deviene de que en Argentina, a diferencia de otros países, nunca hayan existido economistas que entiendan su dinámica. Por eso causaban gracia los grafiquitos descendentes de Federico Sturzenegger y Lucas Llach, con su falso aire de cientificidad matemática para un fenómeno que es producto de las relaciones de poder. Menos ridículas fueron, “técnicamente, las declaraciones de Mauricio Macri que relacionaban la evolución del nivel de precios con la capacidad de gobernar. Pero hoy ya no tiene sentido ocuparse de las predicciones. Los hechos hablan por sí mismos: 50 por ciento en un año cuando la pseudo ciencia pronosticaba un techo del 12. “Contala como quieras”.

Los números actuales, además, hacen más nítida la falsa teoría. No se aumentó el déficit ni se expandió ex ante la cantidad de dinero. Incluso la expansión ex post fue inferior a la inflación en los tres años de macrismo (y no solamente). La teoría económica dominante vuelve a demostrar que no sirve para explicar nada, es decir, no cumple el requisito básico que epistemológicamente se le demanda a cualquier ciencia. Es apenas un vulgar discurso ideológico que legitima relaciones de poder. El fenómeno no se agota localmente. Sobran los ejemplos de países que tienen déficit fiscal y alta emisión monetaria con… baja inflación. Pero aunque sea universal, lo que importa aquí es comprender por qué la economía local tiene alta inflación, con matices, desde hace al menos “70 años”. Entenderlo permitirá además rechazar las explicaciones falsas.

Lo primero que debe considerarse es cuál es el “mecanismo de transmisión” de los aumentos de precios. Por ejemplo, cuando se dice que la inflación es resultado del aumento de la cantidad de dinero debe preguntarse: ¿cómo llega a su bolsillo, lector, esa mayor cantidad de dinero “emitida”? Pero aun concediendo que la mayor emisión se transforma en mayor demanda, es decir que llega a su bolsillo, resta preguntarse: ¿por qué el aumento de la demanda aumentaría los precios? ¿No podría ocurrir, dada la existencia de competencia, que la mayor demanda también aumente las cantidades producidas? Sólo dos preguntas alcanzan para poner en jaque la teoría convencional.

Ahora vayamos a las respuestas correctas. En la economía real el mecanismo de transmisión de los aumentos de precios son los costos de producción. Cuando a un empresario le aumentan los costos debe trasladarlos al precio final del bien que produce. Luego, este traslado no es una decisión puramente individual. Si existen muchas empresas, es decir competencia, el empresario sólo puede aumentar precios sí todos aumentan. Sino dejaría de vender.

Si el mecanismo de transmisión son los costos ello significa que los precios cambian cuando cambian los “precios relativos”, que son los precios que componen los precios de todas las cosas. En la economía local estos precios son el dólar, es decir el tipo de cambio, las tarifas de servicios públicos y combustibles y los salarios. Podrían sumarse otros costos como la tasa de interés, pero optamos por mantener simple el modelo interpretativo. A su vez, dólar, tarifas y salarios son “variables distributivas”, lo que significa que de su nivel depende el “reparto del excedente generado en el momento de la producción”, es decir la distribución del ingreso.

Con estos pocos elementos interpretativos, los tres principales precios relativos de la economía y el mecanismo de transmisión vía costos, ya es posible responder la gran pregunta: ¿Por qué la economía argentina registró en 2018 uno de los procesos inflacionarios más altos del mundo? Y también la pregunta derivada ¿Por qué si se prevé déficit cero y una política monetaria súper restrictiva también se prevé para 2019, si no hay sobresaltos, un piso inflacionarios del 30 por ciento?

La primera respuesta es que la alta inflación de 2018 fue el producto principal de la duplicación del precio del dólar, a lo que se sumó la continuidad de los aumentos de tarifas y combustibles, una parte producto de la misma devaluación, ya que uno de los ejes de la política económica macrista fue la dolarización de los precios de las tarifas. Los salarios --el tercer precio relativo que, por ejemplo, explicaba el grueso de la inflación durante el kirchnerismo-- funcionaron en cambio como contratendencia, es decir bajaron su incidencia en los costos de producción. La segunda respuesta es que como ya se anunció para 2019 la continuidad de las subas tarifarias y de la devaluación, también se prevé una inflación elevada para este año, aun presuponiendo que logre mantenerse relativamente a raya el dólar. Y todo ello, por supuesto, a pesar de las políticas monetarias y fiscales restrictivas.

Finalmente, al ser los precios relativos variables distributivas son el resultado de relaciones de poder entre sectores y clases sociales. La primera conclusión es que en las últimas siete décadas la economía argentina fue inflacionaria porque no tiene resuelto su conflicto distributivo. Los períodos de más alta inflación, en tanto, reflejan momentos de grandes transferencias de ingresos. Entre 2015 y 2018 fue desde los salarios al capital. Como las leyes de la ciencia económica son universales, de esta conclusión se deriva una más general: los países con baja inflación son aquellos que tienen ordenado su conflicto distributivo, su lucha clases.

Los ganadores y perdedores en la lucha de clases bajo la administración macrista surgen también del resultado de la puja por los precios relativos: La duplicación del precio del dólar significó efecto riqueza para los exportadores, el shock tarifario súper ganancias para las energéticas y proveedoras de servicios públicos y los salarios creciendo por debajo de la inflación pérdida de ingresos para los trabajadores. ¿Y usted lector, de qué lado quedó? -

BAJATE LA APP DE HIPER DIGITAL Y LLEVA LA RADIO EN TU MÓVIL